Redes

Previous
Next
  • Binomios electorales del 2020

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: lunes, 17 de septiembre de 2018
    A- A+
    Binomios electorales del 2020
    En ese escenario de unión, la mejor carta que puede el PLD blandir es la popularidad de la Vicepresidenta Margarita Cedeño. Los dos grandes líderes peledeístas pueden cohabitar con ella y su compañero de boleta podría ser uno de los otros aspirantes. Domínguez Brito o Andrés Navarro responderían idóneamente a los reclamos de pulcritud del electorado.
    Juan Llado - Vocería de los dioses = 17 de septiembre de 2018 – Acento.com.do
    Juan Llado
    0
    Frente a la expectante situación política que vive el país, creada por el estentóreo reclamo de cambio prohijado por el fenómeno sin precedentes de la Marcha Verde, resulta oportuno y conveniente visualizar posibles candidaturas para los comicios presidenciales del 2020.  Sin descartar todavía la posibilidad de que surja un movimiento independiente al margen de la partidocracia, lo más lógico es apostar a que los partidos principales, el PLD y el PRM, acaparen las simpatías y las posibilidades de triunfo. Ojalá y los candidatos sean los presentados más abajo.
    Las posibles candidaturas estarán enmarcadas por algunas situaciones claves. La primera tiene que ver con la misma Marcha Verde, en tanto una expresión de claro descontento de una franja de la población –la clase media—nunca antes inclinada a manifestarse políticamente. La indignación ciudadana que su última marcha puso de manifiesto representa un reto singular para la partidocracia. En la elaboración de su estrategia electoral cada partido deberá plantearse cuál sería su mejor respuesta. La fórmula para mejorar significativamente la magullada moralidad pública debe ser una pieza central de esa estrategia.
    Una segunda consideración es que el 34% de la población dominicana tiene entre 15 y 34 años de edad, mientras el 63% de la población tiene menos de 35 años de edad (http://hoy.com.do/el-34-de-poblacion-de-rd-tiene-entre-15-a-34-anos-pais-debe-aprovechar-bono-demografico/).  Por tanto, el discurso de las gloriosas batallas libradas por el añejo liderazgo partidario –para conquistar derechos fundamentales como la libertad de expresión y de organización– no encandilará las preferencias de los jóvenes. En tiempos de las redes sociales y la masiva penetración de los medios informativos, el canto de sirena tendrá que ser otro o seguiremos teniendo una mayoría de jóvenes que quiere emigrar por la falta de oportunidades.
    Image result for margarita cedenoImage result for andres navarroImage result for luis abinaderImage result for fabiola medinaImage result for david colladoImage result for faride rafulImage result for franklin baez brugaImage result for maria teresa cabrera
    Margarita Cedeno y Andres Navarro                          Luis Abinader y Fabiola Medina                                      David Collado y Faride Raful               Fraklin Báez Brugal y María Teresa Cabrera
    “En República Dominicana, la tasa de desempleo entre la población de 20 a 24 años es el doble que de la de entre 35 y 39 años. Y de la población menor de veinte años es casi el triple”. (https://dominicanrepublic.unfpa.org/sites/default/files/pub-pdf/datos_juventud_UNFPA_010416%281%29.pdf) En consecuencia, gran parte del discurso de los candidatos tendrá necesariamente que centrarse en las oportunidades a ser ofertadas a una juventud ávida de participación económica. Puesto que la falta de empleo influye también en los niveles de delincuencia, la promesa de cómo se generará empleo para satisfacer los 120,000 nuevos entrantes que cada año engrosan la fuerza laboral deberá ser creíble y patentemente viable.
    La tercera consideración tiene que ver con el hecho de que las mujeres son la mitad de la población (y del electorado). A pesar de que la cultura machista todavía domina la sociedad, la proporción de mujeres en la fuerza laboral ha venido creciendo sin pausa y, en consecuencia, su importancia electoral también. El hecho de que representan el 44% de la fuerza laboral empleada, sitúa al voto femenino como clave (https://www.eldinero.com.do/44930/esfuerzo-y-aporte-de-la-mujer-en-el-mercado-laboral-dominicano/). De ahí que deberán incorporarse a las candidaturas, aun cuando pueda suponerse que no estamos preparados para tener una mujer presidente.
    No se requiere prosapia partidaria ni clarividencia privilegiada para suponer que el PLD irá unido a las próximas elecciones. Los riesgos de una división se ahogan fácilmente ante las macabras perspectivas que se ciernen sobre un liderazgo anquilosado y afectado por la sarna y el tufillo de la corrupción. En ese escenario de unión, la mejor carta que puede el PLD blandir es la popularidad de la Vicepresidenta Margarita Cedeño. Los dos grandes líderes peledeístas pueden cohabitar con ella y su compañero de boleta podría ser uno de los otros aspirantes. Domínguez Brito o Andrés Navarro responderían idóneamente a los reclamos de pulcritud del electorado.
    Para enfrentar el binomio peledeista el PRM tendría dos opciones válidas. Dado la experiencia de una previa campaña y las señales de crecimiento de sus simpatías que muestran las encuestas, el precandidato Luis Abinader se perfila como una opción creíble. El complemento interno seria Geanilda Vásquez, una líder del partido que, a juzgar por  la votación obtenida en la reciente Convención del PRM, está autorizada a representar el elemento femenino dentro de su partido. (Si se considerara conveniente un extra partido, la destacada abogada Fabiola Medina podría ser una opción válida). Sin embargo, corren rumores de que algunos sectores importantes no se sienten inspirados por el liderazgo de Abinader y preferirían caras nuevas y refrescantes.
    Dentro del mismo PRM las caras nuevas y refrescantes serian David Collado y Faride Raful. Según las encuestas y los comentaristas políticos, cada uno de ellos está calando hondo en el seno del electorado. El primero “se ha fajado” en el puesto de Alcalde de Santo Domingo y logrado múltiples reconocimientos por su asiduo y efectivo trabajo. Faride, por su lado, ha emergido como una límpida figura opositora que muestra el coraje, la inteligencia y determinación necesarios para conquistar puestos de mando. Collado para presidente y Faride para la vicepresidencia sería una plausible alternativa y una bocanada de aire fresco en el PRM.
    A las perspectivas de los diferentes binomios presidenciales se contrapone el alarmante dato de que el 59% de los encuestados en las últimas encuestas Gallup y Mark Penn reportan ser independientes. Es decir, no se consideran sujetos a los dictados de ningún partido, tal vez imbuidos por la baja credibilidad que concitan en la población. (Solo el 15% dice tener confianza en los partidos, según Latinobarómetro.)  En tal escenario es dable suponer que un binomio de independientes podría resultar ganador al margen de los partidos. Ese binomio no tendría que surgir de las filas de la Marcha Verde, a pesar de que esta haya prohijado muchas especulaciones acerca del potencial presidenciable de sus organizadores.
    El escenario indispensable para el binomio de independientes sería la de un “frente amplio” de organizaciones de la sociedad civil. (Existen varios intentos de articular dicho frente, aunque en los corrillos políticos se comente que la mayoría esta previamente alineado con algún candidato de los partidos.) Una figura presidenciable para los independientes seria Franklin Báez Brugal, un empresario exitoso con experiencia de estado, habiendo sido Gerente General del BNV por cuatro años. (Otra figura seria Luis Scheker Ortiz, un abogado intachable con experiencia de estado y amplia aceptación en la sociedad civil.) Su acompañante en la boleta se podría pensar en María Teresa Cabrera por sus sobresalientes dotes de organizadora, antigua dirigente de la ADP y una destacada coordinadora de la Marcha Verde.
    Los binomios tendrían que decidir, además, si definen por adelantado a los miembros del gabinete que le acompañarían en su eventual gobierno.  El ejemplo de López Obrador en México es pertinente y sugiere que hacer tal cosa podría ser beneficiosa ante el electorado. Aquí eso no tiene precedente y es dable suponer que la inclinación de los candidatos podría ser en contra, reflejando el personalismo teutónico que ha prevalecido entre nuestros caudillos.
    Los binomios en las candidaturas presidenciales y vicepresidenciales se han usado siempre en la época postrujillista. Los cuatro identificados anteriormente tienen, por supuesto, luces y sombras y el cristal partidista o las simpatías personales se definirán de diferentes maneras.  Lo importante es que presentan una palestra nueva muy propia de la etapa de transición de los liderazgos que vivimos. Al elector le tocará decidir si se inclina por los más jóvenes o por los más viejos candidatos. Pero en ambos casos su oferta electoral y su discurso habrán de jugar un papel importante en las decisiones.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " Binomios electorales del 2020 "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas