¿Puede la legalización de las pandillas callejeras reducir el crimen?




¿Y si un problema se convierte en su propia solución? Desde 2007 Ecuador empezó a legalizar varias pandillas callejeras a fin de reducir los altos niveles de crimen y violencia que azotaban al país. Una década después, la tasa de homicidios violentos ha pasado de 15,35 muertes por cada 100.000 habitantes (2011) a 5 por cada 100.000 (2017).

Este libro analiza hasta qué punto la legalización de las pandillas en Ecuador ha contribuido a reducir drásticamente la violencia en el país, a la vez que ha otorgado a estos grupos callejeros un espacio cultural para convertirse en agentes de cambio.
Descarga el libro AQUÍ

Publicar un comentario

0 Comentarios