Redes

Previous
Next
  • La fuerza publicitaria de la buena gestión

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: domingo, 12 de agosto de 2018
    A- A+
    Publicidad.Ilustración de fuente externa.


    Una buena gestión de gobierno, no tiene que explicarse en la abundancia de propaganda y mucho menos en medio de evidentes carencias y déficits en los servicios básicos.
    Las llamadas de las comunidades, cuando desde lo profundo desde lejos,desde el llano o la montaña reclaman respuestas a una que otra problemática, la respuesta que funciona, no es propagandear lo que se ha hecho.
    Queda pendiente el reclamo y disponer ir allí, formar un equipo, recoger las propuestas, planificar con ellas y entrar en acción.
    Para eso es el Presupuesto General de la Nación, y el trabajo que deberían hacer los políticos en el poder, trabajar para encontrar esas soluciones.

    Las buenas obras y las mejores decisiones, se explican así mismas por su utilidad y sus resultados.

    Tenemos que superar la costumbre de construir la obra y luego sin necesidad,gastar el valor de la obra en promoción subliminal,resaltando la figura del gobernante de turno, en campaña soterrada privilegiada a partir de los fondos públicos.

    Eso no es competencia democrática,ni se justifica,y menos cuando la campaña no ha sido oficialmente iniciada, son malas artes desde el poder,que repiten gobiernos tras gobierno.UNA PROPAGANDA desde el sector oficial sólo se justifica si el país se beneficia y necesita orientaciones,conocer los detalles que, o no son comprendidos o se ignoran.

    NO HAY QUE esforzarse en resaltar que uno u otro presidente de turno dispuso una que otra obra, pues ese es su trabajo, y está de más exponerlo y reiterarlo hasta el cansancio.¿A quién es que hay que convencer de que un trabajo gubernamental esta hecho?.El trabajo del gobierno, no tiene nada de extraño ni de extraordinario.

     Nada justifica en el poder, a un presidente que como primer empleado del pueblo que le paga, no haga el trabajo que se le encomendó.Y mucho menos a un equipo de gobierno, que no cumpla con sus empleos.

    ADEMÁS, ningún gobernante que recordemos, invierte su patrimonio en LO PÚBLICO, sino que dispone conforme a la convención de la LEY que la sociedad se beneficie con inversiones en infraestructuras que desarrollen el país y ayude a solucionar problemas a las comunidades. 

    LO OTRO, junto a la "inundación de propaganda" innecesaria es "DISPENDIO". Los altos gastos en propaganda oficial, podríamos ahorrárnoslo y comprarle aunque sea aspirinas ,calmantes, antibióticos y jeringas a los hospitales, porque es una forma más directa de que el pueblo sienta que se le está cuidando. El el pueblo una propaganda hueca y vacía, no es rentable, ni justificable en la forma de redituar imágenes particulares, a partir de los fondos públicos.
    Para promover personas y proyectos fuera de las funciones en el Estado para eso están las oficinas administrativas de los medios de comunicación social llamados departamentos de contabilidad.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " La fuerza publicitaria de la buena gestión "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas