Redes

Previous
Next
  • BALAGUER Y LEONEL CONVERSACIÓN SOBRE LA REELECCIÓN

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: domingo, 12 de agosto de 2018
    A- A+
    Foto de archivo de fuente externa.


    Humberto Salazar

    La eterna discusión sobre la posibilidad de reelegir a un presidente en ejercicio fue tratada en una conversación privada en el año 1998, que sostuvieron el entonces Presidente de la República Leonel Fernández y el ex Presidente Joaquín Balaguer, poco tiempo después de realizadas las elecciones de medio término, donde el fenómeno de la muerte de Peña Gómez produjo un resultado adverso al PLD y al PRSC.
    Los detalles de esta reunión, que solo podían conocerse por la confesión de una de las dos únicas personas involucradas, fueron dados a conocer por Leonel Fernandez en un discurso que dirigió el país el día 8 de abril del año 2011, cuando anunció que no se presentaría como precandidato para optar por una repostulación en el torneo electoral que se celebraría en mayo 2012.
    No hay dudas de que conocer de primera mano lo que se habló en una reunión histórica como esta, tiene como importancia analizar cuáles fueron las consecuencias de la negativa de abrir el espacio para la reelección en la Constitución , lo que sin dudas tuvo una influencia decisiva en lo que ocurriría dos años después, cuando el PLD tuvo que entregar el poder y con ello abrir el paso a un gobierno de un partido alternativo.
    Lo cierto es que Joaquín Balaguer creía hasta la hora de su muerte en el año 2002, en la posibilidad de plantearse gobiernos de largo plazo, como forma de crear un ambiente político y social estable, que es la vía en que muchos pueblos han podido dar el salto al desarrollo, y para lograr este objetivo debía dejarse a la voluntad libérrima de los pueblos el cuando y el como cambiar de gobernante, para esto la Constitución debía dejar abierta la posibilidad de que un buen presidente pudiera optar por reelegirse.
    No sabemos de donde sale la idea de que los modelos de gobiernos donde estas prohibida la continuidad de un presidente es lo mas saludable, cuando en Asia por ejemplo, aun en el día de hoy, los países con gobernantes y partidos políticos donde se han mantenido proyectos que se repiten en el poder, algunos por décadas, son los que han logrado construir sociedades que compiten, a veces sobrepasan, los estándares de bienestar de los estados más desarrollados del mundo.
    El mejor ejemplo de esto es Singapur, que no era mas que un puerto infestados de mosquitos en la década de los 60, tan pobre y complicado que fue echado de la Federación Malaya, pero que hoy en día presenta indicadores por encima de los países ricos, a pesar de que bajo el esquema de pensamiento de la llamada alternabilidad que aplicamos de este lado del mundo no encajaría, pues desde su fundación ha estado gobernado por el mismo partido político, el Partido de Acción Popular, que ha ganado todas las elecciones desde su independencia.
    Joaquín Balaguer es el mejor ejemplo en la República Dominicana, heredó un país destruido, sin recursos económicos ni para pagar los sueldos de los empleados públicos, en medio de una lucha armada de baja intensidad como resultado de la división de las Fuerzas Armadas en 1965, y gracias a que supo interpretar el momento histórico por el que atravesaba la Nación, pudo consolidar un régimen que garantizó procesos electorales continuos desde 1966 hasta la fecha.
    Lo que se planteaba Balaguer en 1998, era lo mismo que contenía su discurso en el acto de Frente Patriótico que elevó al PLD al poder en 1996, y lo que practicó durante toda su vida, tratar por todos los medios de evitar que la República Dominicana cayera en el caos y el desorden que todavía en el día de hoy representan fuerzas políticas y sociales muy bien identificadas en el espectro político nacional.
    En el discurso que citamos anteriormente, el ex-Presidente Leonel Fernandez narra como por medio de dos dirigentes del Partido Reformista Social Cristiano, se le hizo saber de la necesidad que tenía, según ellos, el país, de que se modificase la Constitución para hacer viable una posible repostulación de su persona para las elecciones del año 2000.
    Según su relato, a pesar de agradecerlo se negó, pero que ante la insistencia del ofrecimiento y su negativa reiterada, le pidieron que tuviera una conversación directa con el presidente Balaguer, reunión que se realizó, y describe de la manera siguiente:
    ¨Acudí a la cita con el viejo zorro de la política criolla, quien también, con su clásica sabiduría, hizo esfuerzos por persuadirme de que de no aceptar una nueva repostulación en el año 2000, el país se encontraría en riesgo de caer en manos demagógicas e irresponsables que lo conducirían al caos¨.
    ¨A la luz de lo acontecido, muchos dirán que las palabras del ex Presidente Balaguer resultaron proféticas, pero también a el le razoné que, desde el punto de vista de la institucionalidad democrática, no era lo que el pueblo dominicano estaba esperando¨
    Quizás lo primero que habría que rescatar de esta entrevista, era la clarividencia y capacidad de juicio que tenia Balaguer, quien a pesar de sus años, pudo visualizar claramente lo que le pasaría a la República Dominicana en caso de que el proyecto que representaba al Partido Revolucionario Dominicana en esos años llegara al poder.
    Pues lo que visualizó ¨el viejo zorro¨ fue exactamente lo que pasó, solo hay que analizar los indicadores económicos, los indices de pobreza y el crecimiento en todos los ordenes de que disfrutaba la República Dominicana en esos años, eran los de aquel ¨avión en la cabecera de la pista¨ que describió Balaguer entregaba cuando pasó la antorcha del gobierno al PLD, para entender como una decisión personal provocó que la nave nacional se estrellara con todos nosotros dentro.
    Para darnos una idea de las consecuencias de la decisión política de no abrir la posibilidad de reelegir al gobernante de turno, lo que significó una ruptura con Balaguer y por consecuencia con los reformistas, pues a partir de ahí se ahondaron las diferencias de la alianza que ganó las elecciones en 1996, solo hay que echar mano de la evolución del indicador de pobreza de la República Dominicana desde el año 2000 hasta nuestros días.
    Cuando el PLD entregó el gobierno en el año 2000, el país tenía una tasa de pobreza medida por el Banco Mundial de un 27% de su población, cuatro años después, en el 2004, esto subió al 44%, apenas este año 2018, la tasa de pobres está en el 26%, es decir, nos tomó 14 años volver al lugar que teníamos al entregar el poder a aquellos que representaban el caos y el desorden de que habló Balaguer en la conversación antes citada.
    Pero mas que eso, al no abrir el espacio para una repostulación en 1998, aquella acción a la que Amable Aristy llamó a ¨ponerse los pantalones¨, el resultado fueron dos años de un gobierno débil, una invitación tácita a los opositores a que se organizaran para asumir el espacio que esa decisión les dejaba y la imagen que dio el PLD de ser un partido en retirada, con miedo y dispuesto a ceder el poder, que fue exactamente lo que sucedió.
    Y es que la apertura a la reelección en cualquier Constitución en la República Dominicana, antes que un signo de inestabilidad es un espacio a la consolidación de un proyecto político de largo plazo, lo que es sinónimo de fortaleza institucional, ese invento de la alternabilidad como prueba de que un país es democrático, es una contradicción con lo que ocurre en los países más avanzados del mundo, donde ejercen su sistema político por medio de regímenes parlamentarios y no se establecen límites a los que encabezan los gobiernos.
    A nadie por ejemplo se le ocurriría en Alemania llamar la atención de la Canciller Angela Merkel, quien comenzó hace unos meses su cuarto periodo consecutivo al frente del gobierno del país que se denomina el ¨motor de Europa¨, en ese país centro europeo sería algo inaudito hablar de continuismo o reelección en el caso de la persona que se ha convertido en la líder más poderosa del continente en los albores del siglo XXI.
    Contra lo que muchos piensan la Constitución que mas tardó en modificarse en nuestro país fue aquella de 1966, proclamada en el primer gobierno constitucional del Joaquín Balaguer, donde, a pesar de la oposición a que se dejara sin límites la reelección presidencial, la mayoría reformista la aprobó, y no fue hasta 1994 con el llamado ¨pacto por la democracia¨, cuando fue reformada para prohibirla, lo que quiere decir que duró 28 años sin que nadie la tocara o cambiará.
    Nadie sabe lo que hubiera pasado si en el PLD se hubieran atrevido a modificar la Constitución en 1998 y dar paso a una repostulación del entonces presidente Leonel Fernandez, es probable que con el apoyo de Balaguer hubiera ganado de nuevo las elecciones, o quizás no, se hubiera profundizado las reformas estructurales iniciadas en 1992, o quizás no, se podrían haber cumplido con los planes de reforma del sector eléctrico, o quizás no.
    Podríamos enumerar tantas posibilidades de quizás si o quizás no, solo que la decisión personal de no abrir ese espacio tuvo consecuencias funestas para el país, porque el final, como hemos sostenido en múltiples ocasiones en una sola persona descansa la posibilidad de presentarse a la reelección, y eso pertenece única y exclusivamente al presidente en ejercicio.
    Lo que si sabemos que no hubiera pasado es el relajo en que se convirtió el Palacio Nacional en el cuatrenio 2000 al 2004, no se hubiera producido la quiebra bancaria en cadena del año 2003, tampoco tuviéramos déficit cuasifiscal del Banco Central, pero mucho menos se habría construido la fabrica de pobres en que se convirtió el gobierno del antiguo PRD hoy PRM.
    ¿Donde estaría la República Dominicana hoy si se le hubiesen cerrado las puertas a la improvisación y el caos que visualizó Balaguer modificando la Constitución en el año 1998?, eso no lo sabremos nunca, lo que si sabemos es que se minimizó la visión política de un hombre ciego pero con una sin igual experiencia de estado e inestimable conocimiento de los dominicanos, y los resultados en pobreza y miseria todavía los padecemos.



    Categoría:

  • Aún sin comentarios " BALAGUER Y LEONEL CONVERSACIÓN SOBRE LA REELECCIÓN "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas