Redes

Previous
Next
  • SEGURIDAD PÚBLICA Y EL MUNDIAL DE RUSIA

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: domingo, 15 de julio de 2018
    A- A+
    Humberto Salazar




    Si hay un deporte asociado a violencia y enfrentamientos de grupos radicales, es el futbol, esta competencia de dar patadas a un balón intentando hacerlo penetrar a la portería contraria, también arrastra como problema a personas que se organizan bajo la bandera de sus clubes o países, para provocar muertes y destrucción donde quiera que se realizan eventos de gran magnitud, como la Copa del Mundo, la Eurocopa o la Liga de Campeones de Europa, que son las competencias de mayor proyección mediática.
    Pues en el día de ayer se terminó en Rusia la Copa del Mundo de fútbol, y no se ha producido un solo acto de violencia entre fanáticos, no hay heridos ni muertos, no hubo pleitos en las calles, en los estadios lo que se vivió fue una fiesta deportiva, y todo esto a pesar de que en las ciudades europeas se conoce que los llamados hooligans rusos son de los más organizados y violentos de todo el continente, mas famosos por su poder de destrucción y agresión que por la calidad de sus equipos.
    Algo extraño debe haber pasado en poco más de dos años, entre aquellos fanáticos rusos que provocaron todo tipo de daños en Marsella cuando se enfrentaron a Inglaterra en la Eurocopa que se celebró en Francia, allí en un pleito que duró tres días, antes y después del partido, incluso dentro del estadio, se produjeron batallas entre fanáticos de ambos países donde hubo cientos de heridos, algunos de ellos de gravedad, policías lesionados, incendios de locales comerciales, en fin, un enorme desorden con la excusa de un partido de fútbol.
    Parece que le echaron un somnífero o hasta burundanga al agua en Rusia, porque por ningún lugar aparecieron los violentos locales, los hooligans ingleses, los barra bravas argentinos, los de la ¨torcida brasileña¨, Les Bleus franceses o los de cualquier otro lugar del mundo de esos que han llenado las paginas de los periódicos de muertos, heridos y detenidos, cuando su tendencia delincuencial la llevan al escenario del fútbol local o mundial, lo cierto es que algo pasó en ese país que exporta a los estadios de fútbol a sus temidos fanáticos.
    El secreto sin embargo de que la Copa del Mundo haya sido la más pacífica y organizada de casi todas las que se tiene memoria, se llama Vladimir Putin y las estrictas instrucciones que dio su gobierno a las autoridades del orden público, policía y justicia, de actuar de forma preventiva y rápida ante cualquier posibilidad de fractura del orden público, movilización de los hooligans rusos o entrada al país de los violentos conocidos de todo el mundo, para el presidente ruso era inaceptable que en alguna ciudad de su país se repitieran las acciones vandálicas que se habían vivido en Francia.
    Y esto debe servir de lección a todos los que viven opinando de seguridad pública, se ponen las manos en la cabeza frente a los asaltos o gritamos, con muchísima razón, por la ola de violencia que nos arropa, que no es mas que hemos preferido, en nombre de una democracia y un clima de libertades mal entendido, quitarle toda autoridad a la policía y a los jueces, de modo que los que se dedican a estas labores se sienten tan desprotegidos, que suponemos muchas veces prefieren guarecerse debajo de la sombrilla del pacto por debajo de la mesa con los delincuentes, antes que cumplir con el deber para el que se supone los contratan.

    ¿Porqué no hubo trifulcas en la Copa del Mundo?.

    Pues porque el gobierno ruso endureció la ley en contra de cualquiera que cometiera o fuera sorprendido provocando enfrentamientos violentos, fue aumentada la pena de 8 a 15 años de prisión y multas de 25 a 30 mil dólares, esto para los nacionales rusos, proveyendo a los jueces de los instrumentos para juicios abreviados y sin tantas garantías como las que proveemos nosotros a los delincuentes, es decir, el que se pasara de la raya iba directo a la cárcel.
    Una medida similar se aplicó a todo extranjero que se pasara de la línea del buen comportamiento, si es que se le emitía un permiso de entrada, a los identificados en los diversos países se les negó en muchas ocasiones, se advirtió que a cualquiera que cometiera un hecho de violencia se enfrentaría a una cárcel rusa o en el mejor de los casos sería puesto de inmediato en un avión para ser deportado en el acto por las autoridades.
    Pero además el gobierno ruso ordenó tolerancia cero con los violentos, dio instrucciones a usar fuerzas del ejército con el rostro cubierto, los famosos derechos humanos (que solo protegen a los delincuentes) se advirtió que serían ¨letra muerta¨ si se producían desórdenes públicos, y quienes fueran apresados serían juzgados de urgencia, condenados y trasladados de inmediato a la cárcel a cumplir su pena.
    El resultado: no hubo un solo acto de violencia, las únicas noticias sobre este tema fueron los besos que dieron a las comentaristas de televisión algunos propasados, unos colombianos que pasaron de contrabando bebidas alcohólicas prohibidas en un estadio y fueron localizados y deportados, es decir, todo el mundo se portó bien porque había un régimen de consecuencias que todos conocían y sabían que sería aplicado sin contemplaciones a cualquiera que violara la ley.
    Entonces todas las teorías sobre seguridad publica se cayeron con el Mundial de Rusia, parece que el secreto es la prevención con advertencias claras, la devolución a la autoridad de los medios de disuasión con el poder suficiente para controlar a los que se suponen incontrolables y el acceso rápido a tribunales con condenas de acuerdo a la ley a todo aquel que cometa un hecho delictivo y asunto concluido.
    O será que no nos hemos dado cuenta que a partir de la promulgación y puesta en vigencia en el 2004, del funesto código penal que padecemos, ese que puso de moda las palabras ¨medidas de coerción¨, que no es mas que el eufemismo que se usa para identificar el molinete por donde entran y salen los delincuentes de las cárceles, se multiplican los casos de personas que delinquen en forma reiterada y cuando el hecho ocurre es que nos preguntamos que hacía esa persona en la calle con tantos expedientes en la justicia.
    Por supuesto ahora miles de personas ejercen el oficio de abogados en los tribunales porque es tremendo negocio buscar las fallas evidentes que tienen los expedientes de una policía que no esta preparada para ese documento llamado código penal, tan garantista para los delincuentes que son ellos quienes imponen la ley del mas fuerte en las calles, entonces queremos hipócritamente hablar de interpelación y todas esas estupideces en el congreso nacional.
    Pero es que les hemos quitado a las autoridades policiales de toda autoridad, policía que se defiende de un delincuente, si sale vivo, es seguro que irá a dar con sus huesos a la cárcel porque parece que cumplir con su deber incluye dejarse matar, cuando todos sabemos que en cualquier país desarrollado, incluido especialmente el admirado por tantos Estados Unidos, malviviente que levanta un arma contra una autoridad puede considerarse muerto y enterrado, aquí castigamos a los policías que no se dejan matar, y los representantes de los ¨derechos humanos¨, unos vagos que nadie sabe de que viven, protestan por los ¨intercambios de disparos¨.
    ¿Saben como lo logró Putin?
    Pues Alexander Shprygin es la cabeza de los hooligans de uno de los equipos mas populares del fútbol ruso y actor identificado en los disturbios que se produjeron en la Copa Europea en Marsella en el 2016, un mes antes del inicio de la Copa del Mundo, fue detenido en una reunión de su grupo de violentos, interrogado y advertido por la policía de lo que le ocurriría en caso de que participara en cualquier acto violento, fue puesto en libertad y cuando llegó a su casa el automóvil de su propiedad había sido quemado, lo que hizo este individuo fue irse bastante lejos de todo lo que pareciera un estadio de fútbol.
    Democracia no es un termino que incluya la falta de controles y el desorden, decía Joaquín Balaguer que el orden es para la democracia como el oxigeno para los seres humanos, sin oxigeno no vivimos, sin orden no existe la democracia, ese termino tan manoseado y poco entendido; nos llenamos la boca diciendo que vivimos en un régimen democrático y derechos, olvidándonos como todo en la vida eso que llaman derechos tiene una ¨contracara¨ llamada deberes de los cuáles nunca nos acordamos porque no nos conviene.
    Quizás en las próximas elecciones a alguien se le ocurra traer a un ruso para que de una conferencia sobre seguridad pública, después de todo hubo un genio que trajo a un ex alcalde de Nueva York dizque para que lo asesorara en plena campaña electoral, y esto en inglés o en ruso tiene la misma traducción: ley y orden.
     

  • Aún sin comentarios " SEGURIDAD PÚBLICA Y EL MUNDIAL DE RUSIA "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas