Redes

Previous
Next
  • Puerto Plata, un ejemplo de anomia de ciudad

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: lunes, 30 de julio de 2018
    A- A+
    Puerto Plata, un ejemplo de anomia de ciudad


    OPINIÓN
    Desde el punto de vista sociológico, la anomia es un estado que se origina cuando las reglas de la sociedad se han deteriorado o se han eliminado y no son respetadas por los miembros que componen una comunidad determinada.
    En la ciudad de Puerto Plata, la anomia ha tomado espacio, cuando observamos como impera el desorden y el no respeto a las normas, a nivel del tránsito, la recogida de basura y la contaminación acústica, acompañada con la desidia e irresponsabilidad del gobierno municipal, que no hace nada para que se cumplan con las leyes municipales.
    Es algo increíble, que a esta altura del partido la municipalidad, no ha tomado ningún tipo de iniciativa para resolver el problema del tránsito de la ciudad.
    La ciudad sigue sumida en el atraso, donde el transporte este basado en el motoconcho, y no en un transporte público o municipal moderno, en una ciudad que resulta ser turística y cuyo transporte debe ser organizado y sostenible.
    Esa anomia impide que los ciudadanos, cumplan con las leyes de tránsito, a nadie les importa si cumple o no con la ley, es algo increíble en una sociedad, donde se dice que debe prevalecer el estado de derecho.
    La actividad del motoconcho se ha multiplicado de una manera insólita, no organizado ni regulado, son cientos de conductores, que diariamente viven violando la ley, los semáforos o recorriendo su moto por encima de las aceras, poniendo en peligro la vida de muchos ciudadanos, que no tienen la capacidad de defenderse del desorden de los motoconchitas.
    La violación y el irrespeto a la ley, es tan grande que nos encontramos motoconchitas transportando en su moto hasta cuatro personas y sin casco protector, donde esto último, se ha convertido en un sistema de negocio de la municipalidad y de la policía, para la “mordida”, cuando exigen el cumplimiento de la ley.
    La ciudad de Puerto Plata, no puede ser organizada ni sostenible, cuando son las propias autoridades, las que propician el desorden y la anarquía y violan la ley, para darle curso a la anomia en la comunidad.
    La anomia tiene diversas expresiones en la ciudad, cuando nos encontramos con autoridades municipales, de turismo, de medio ambiente, violando los espacios públicos, para instalar negocios particulares de políticos corruptos, de funcionarios y bajo la complicidad de CESTUR y la propia policía.
    Tenemos ciudadanos, que violan las leyes ambientales, no cumplen con los horarios de recogidas de basuras de la municipalidad, y lanzan los desechos sólidos y plásticos hacia las aceras, calles, ríos, cañadas y el mar, sin que se aplique ningún tipo de sanción de parte las autoridades competentes.
    Nos encontramos con políticos, y funcionarios, que se presentan a cuarteles de la policía, a presionar e intimidar al general o coronel de la policía, para que suelten a unos de sus preferidos, que puede ser un delincuente, un drogadicto confeso, un violador o un simple ciudadano, que ha violado la ley.
    No hay cuadra de la ciudad, que no esté ocupada por tarantines, talleres, comercios, ventas de comidas, la cual, impiden la circulación de los peatones, sin que las autoridades tomen medidas de sanción, contra esos violadores a la ley y el interés común.
    La violación de los espacios públicos de la ciudad, generan desorden, intranquilidad, inequidad y violencia en la ciudad, ya que se obstaculiza la socialización y convivencia de los ciudadanos, en una ciudad que pretende ser moderna.
    El sistema de parqueo de la ciudad, principalmente en su centro histórico, es todo un desorden y caos, donde los taxistas tienen sus propios espacios, los vendedores ambulantes por igual y donde la municipalidad, concede parqueos especiales con pago de dinero, a negocios o empresas y para muchos ciudadanos, es una osadía encontrar un parqueo en el centro de la ciudad, pues las autoridades, han estrechados la mayoría de las calles, sin ningún tipo de planificación, lo que ha provocado un desorden en el tránsito y el parqueo de la ciudad.
    Mientras las autoridades competentes y en particular continúen con su estado de incompetencia e ineficiencia de la gestión municipal, la anomia seguirá su agitado curso, y la ciudad corre el peligro de ser una ciudad insostenible y fallida.
    La ciudadanía debe ser activa y responsable, cumpliendo con sus deberes y derechos, para poder exigir a las autoridades a que cumplan sus funciones municipales, como gestores de la ciudad y a que la anomia, no se convierta en un obstáculo del desarrollo, bienestar y del irrespeto a la ley.
    Por: Juan Payero Brisso
  • Aún sin comentarios " Puerto Plata, un ejemplo de anomia de ciudad "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas