Redes

Previous
Next
  • LA DIPUTADA Y SU VOCACIÓN POLÍTICA PARA EL ESPECTÁCULO

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: miércoles, 18 de julio de 2018
    A- A+

    Por Humberto Salazar



    Faride Raful,diputada por el PRM


    Hace muchos años tuve la oportunidad de leer un libro de Guy Debord que tituló ¨La Sociedad del Espectáculo¨, donde describe cómo la vida social se ha convertido en una simple representación en la cual todos asumimos un papel, tal como si viviéramos dentro de una obra de teatro.
    En unos de sus pasajes mas famosos, el autor, un marxista confeso dice lo siguiente: ¨la desinformación es el mal uso de la verdad. Quien la difunde es culpable, y quien la acepta es imbécil¨,
    Ahora ¿qué es la desinformación?, según la definición de la Real Academia Española, esta consiste en: ¨Dar información intencionadamente manipulada al servicio de ciertos fines. También hace referencia a una información incompleta¨.
    Actores principales en esa sociedad del espectáculo, al fin y al cabo se hacen llamar figuras publicas, son los políticos, cuya trascendencia depende de la cantidad de minutos de radio o televisión así como líneas de periódicos que obtengan con sus acciones diarias.
    Esta es la razón por la cual los que se dedican a ese actividad, sobretodo si son parte de un partido de oposición, tienen al ¨denuncismo¨, que no es mas que poseer una metralleta llena de denuncias, las que casi nunca profundiza, para obtener la trascendencia que no se puede legrar por los medios lícitos del debate publico que caracteriza a los políticos de altura.
    Y esto es simplemente un ejercicio de desinformación hecha con mala fe y a sabiendas de que se esta manipulando una información, dándola incompleta, manipulada y hasta con cifras o afirmaciones exageradas con el único objetivo de llamar la atención, una verdadera guerra sucia en términos políticos.
    Nos imaginamos que algunos diputados trabajan tanto y son tan eficientes, discuten y aprueban tantas leyes para beneficio de la nación, que ahora también tienen tiempo para dedicarse a jugar a ser detectives o realizan el famoso periodismo de investigación, que tantos réditos deja a algunos.
    Porque si analizamos el intento de hacer un escándalo de la Diputada Faride Raful sobre los contratos otorgados a la agencia publicitaria de Joao Santana en el país, esto es simplemente un intento mas de construir un tema de la nada, ya que al parecer los que hacen oposición en lo único que tienen es la denuncia como arma política.
    Pero no solo la denuncia, sino también la manipulación y la desinformación, pues modificar a su antojo las cifras entregadas después de ser pedidas por la Ley de Información Publica, que obliga a las instituciones del estado a entregar las informaciones que les solicite cualquier ciudadano, es una perversidad que solo busca titulares de prensa a cualquier precio.
    Se supone que quien pide una información de este tipo es porque tiene alguna duda que, en caso de no ser satisfecha por lo que se le entrega, estaría obligado, siempre y cuando le interese el tema, a pedir mayor cantidad de datos para crearse una imaginario capaz de satisfacer lo que es su preocupación.
    Solo que esto no fue lo que sucedió con la señora Raful, quien hizo un uso manipulado de la información que pidió, la cual fue entregada hace varios meses, y en medio de una sesión de la cámara de diputados cual si estuviera en un programa de televisión, modificó cifras, manipuló fechas y definitivamente mintió con conocimiento de causa, porque le interesaba llamar la atención.
    En el caso nuestro, que tuvimos la oportunidad de investigar el tema Joao Santana y su presencia en el país cuando a nadie se le había ocurrido ni conocía el nombre, podemos afirmar que este consultor político fue contratado por un empresario amigo del PLD, que fue pago por un grupo de amigos de ese partido y sirvió de asesor bajo estas circunstancias en la campaña electoral del 2012.
    Esa es la pura y real verdad, el resto son tonterías de personas mal intencionadas, pero a su vez, como queda claro en los contratos entregados a la señora Raful y que son públicos, su empresa fue contratada para realizar campañas publicitarias del gobierno y en base a esto recibieron como pago sumas de dinero que son acordes con trabajos similares realizados por empresas del este mismo género.
    Toda esta información fue dada a la señora Raful y se deja claramente establecido en una comunicación enviada a la Camara de Diputados por los funcionarios del gobierno a quienes se le pidió la información, estos entregaron a quienes le pidieron los datos de una manera presta y transparente, simplemente para que se haga uso de los cuestionamientos de lugar o satisfacer la curiosidad de esta diputada.
    Pero que ella, haga uso de lo que se le entregó, lo distorsione, multiplique las cifras de los contratos por tres, ponga en duda las fechas, a pesar de que se le entregaron, y vierta prejuicios sobre los mencionados como si alguien fuera brujo o vidente para saber lo que vendrá sobre personas que tienen contratos con cualquier gobierno, es simplemente un abuso incalificable y hecho de mala fe; una manipulación informativa cualquiera.
    Ya lo dijo ayer en Sudáfrica el Presidente Barack Obama, refiriéndose a otras manipulaciones de mayor importancia que este chisme barato puesto a circular la señora Raful: ¨hay líderes que desprecian la verdad objetiva y prefieren inventarse cosas¨.

  • Aún sin comentarios " LA DIPUTADA Y SU VOCACIÓN POLÍTICA PARA EL ESPECTÁCULO "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas