Redes

Previous
Next
  • La derrota del Turismo de RD

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: sábado, 28 de julio de 2018
    A- A+


    Como dejaron por sentado, al parecer para que lo verifiquemos en la cotidianidad, al decir del intelectual Manuel Arturo Peña Batlle: "este es un país !insólito!".
    Dicen que el autor de la obra "La Isla de la Tortuga", repetía en sus diálogos con los de su entorno que este era un país insólito,donde cualquier cosa puede ocurrir.

    Mas adelante, el maestro de la palabra,productor y presentador de televisión Yaqui Núñez del Risco diría "este es un país muy especial".

    Y no es para menos. Tomemos como ejemplo entre numerosos causales, el tema de cómo por ser históricamente fanáticos de la improvisación y de la espontaneidad, estamos afectando la sostenibilidad de la industria turística, a pesar de su empuje y de su aporte con un 22% al Producto Interno Bruto.
    Tanto el gobierno, como el sector privado se han esforzado en promover a nivel internacional el potencial turístico del país.
    Gracias a ello, estamos bien posicionados, somos una potencia del Caribe y recibimos hasta 6 millones de visitantes al año.
    Cuando nos visitan, la mayoría se quedan entre los resorts. Pero otros que buscan algo más que sol y playa, que buscan contacto, conocer, recorrer lugares, de repente descubren que aquí hay dos República Dominicana, la de los lujosos hoteles de la zona Este, de Samaná y Puerto Plata, y en la que vivimos los dominicanos de a pie, con pocos recursos y expulsados de la calidad de los servicios básicos y la posibilidad de llevar una vida digna y decente.
    No necesariamente tenemos que defendernos de la competencia libre, sino de nuestras propias imprevisiones,de que estamos acostumbrados a actuar sobre la marcha, por impulso, y obviando la planificación, las políticas vinculantes, y hoy, tenemos sectores que como la municipalidad,no está preparada para dar respuesta al dinamismo del turismo ni a la demanda.
    ¿Cómo explicarle a un turista que las marcas "Punta Cana", "Bávaro",Puerto Plata,Samaná, el "Destino República Dominicana", están enclavadas en "un país muy especial", un "país insólito", donde no existe una política que vincule el turismo con otra cosa que no sea la "verguenza nacional" de no poder aún garantizarle un medio ambiente protegido y saludable al visitante?.
    ¿Cómo se convence un turista de calidad de repetir visitas,invitar amigos, familiares a un país donde podría enfermar,contagiarse por un ambiente agresivo y sucio, y hasta perder la vida por la inseguridad, no en el claustro de los resort y los hoteles, sino en las calles de nuestras ciudades, o en una excursión?.
    Nos esforzamos para que nos elijan como "destino", para que vean lo que realmente somos como país, y le demos motivos a los competidores para poner en riesgo tantas inversiones y esfuerzos para tener una pujante industria sin chimenea.
    Debemos sentirnos afortunados, que a pesar de nuestras miserias, inequidad,descuido,dejadez en no vincular el turismo con una política sostenible,en correspondencia con nuestras potencialidades, aún así seguimos recibiendo millones de visitantes.
    Siguen llegando a pesar de que los turistas puedan ver o sepan de espectáculos vergonzoso como las toneladas de plástico que se debió recoger no de una playa, pero sí de la desembocadura de los ríos Ozama e Isabela a Mar Caribe y que ha puesto al desnudo nuestra falta de coordinación entre lo municipal, el medio ambiente y la imagen nacional e internacional.
    Vienen y ojalá sigan llegando, porque los necesitamos, visitantes a pesar del monumento a la suciedad y al abandono que representa el vertedero de Puerto Plata.
    Vienen aunque vean nuestras carreteras de acceso a las zonas de interés, peligrosas e intransitables en ocasiones, de que haya dificultades para servir agua potable en provincias donde se desarrolla el turismo como la provincia Altagracia.
    Así como se activan numerosas dependencias oficiales en el Comité de Operaciones de Emergencias (COE), así debiéramos disponer de una capacidad de respuesta y una coordinación permanente para proteger nuestra industria turística, cada cual haciendo su parte para un propósito nacional, desde los municipios, hasta el más encumbrado de los ministerios, porque el turismo nacional, su defensa, impulso y sostenibilidad, es responsabilidad desde el dominicano que regala una sonrisa al visitante, hasta el dominicano con mayor autoridad.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " La derrota del Turismo de RD "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas