Redes

Previous
Next
  • EN SALUD ES EL MODELO, ES EL MODELO, NO LAS LEYES

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: jueves, 19 de julio de 2018
    A- A+


    Humberto Salazar



    Humberto Salazar.Médico y político

    Lo que hemos estado escuchando en los últimos días sobre la seguridad social en salud, puede compararse con algunas de las frases disparatadas dichas en distintas épocas y que hoy pertenecen a la historia de la medicina dominicana, como aquella de que para acabar con el dengue solo bastaba con que cada ciudadano matara tres mosquitos diariamente.
    Hubo un colega que acuso a las administradoras de riesgo (ARS) de querer ¨apoderarse de SENASA¨, a este se le olvidó que la ley divide a estas organizaciones en privadas, públicas y autosugestionadas, pero ademas que el financiamiento y la población objeto de su existencia esta bien definida, por lo que su planteamiento es un imposible.
    Otro dice que las ARS hay que cerrarlas, sin darse cuenta de que no es posible la existencia de ningún seguro sanitario donde no existan los agentes de contención de costo, a este señor se le olvidó que administrar el riesgo en cualquier tipo de aseguramiento es una materia de administración financiera consustancial con la misma existencia del sistema.
    Un amigo entrañable saltó con la frase de que la salud no es un negocio que eso es un derecho garantizado por la Constitución, el problema es que ambas cosas son ciertas y una no existe sin la otra; es tan negocio que representa el 19% del PIB de la principal economía del mundo, la de los Estados Unidos, y es tan derecho que si no hay acceso a ella la gente se muere.
    Entonces a ese negocio, el segundo mas grande del mundo cuando sumamos medicamentos, ingeniería aplicada a equipos médicos de última generación, hotelería hospitalaria, laboratorio y pago a los profesionales de cada área, lo que hay es que convertirlo en sostenible financieramente para los gobiernos de modo que se garantice el acceso a todos los ciudadanos.
    Y hubo otro que habla de que la forma de cualquiera debe ser reconocida por las ARS para el pago de cada cosa que se le antoje al lapicero de un medico, que es lo mas alegre que existe, porque sino se estaría violando no sabemos que ley, cuando lo cierto es que dentro del circulo de pago establecido por la ley 87-01 estas compañías, públicas y privadas, lo que tienen es la obligación de proveer una lista de prestadores a los usuarios y estos referirse a estos cuando necesiten un servicio.
    Esto y mucho mas ha llenado las páginas de los periódicos y sido objeto de los comentarios de televisión y radio de parte de personas que no conocen la precariedad, y sobretodo provisionalidad, en que se desenvuelve el sector sanitario dominicano, que hace bastante tiempo debió haber sido confrontado con el blanco y el negro donde están escritas las leyes sobre las que se debe sostener.
    Sabrán todos los que opinan que en la República Dominicana todavía es la fecha donde no se ha podido implementar el Plan Básico de Salud (PBS), que es lo que establece la ley, y tanto las prestadoras (clínicas, hospitales, laboratorios, etc), como las ARS se manejan con un Plan Provisional (PDSS) que se pactó en diciembre del 2017, se dio un plazo de un (1) año para terminar la provisioonalidad y mas de 10 años después lo que se ha hecho es ponerle parches.
    Si estamos trabajando dentro de lo provisional, porque ha sido imposible sentar a los actores y llegar a una acuerdo para poner en vigencia el PBS, a estas alturas nadie sabe si lo que se paga es suficiente o no, si el modelo es sostenible desde el punto de vista financiero y sobretodo si la implementación de lo que esta escrito en la ley tendrá un impacto en los indicadores tan negativos con que cargamos hace años en el sector.
    ¿Porqué no se pone en vigencia el PBS?, pues porque de la boca para afuera todos abogan porque se ponga en vigencia el modelo estratificado en niveles que está escrito en la ley, comenzando por la puerta de entrada que se llama ¨atención primaria¨, pero la realidad es que esas dos palabras son como escuchar al diablo cuando se mencionan delante de los médicos y los dueños de clínicas.
    ¿Porqué?
    Pues porque esto, que es la única salvación financiera que tiene el modelo vigente, afecta los bolsillos de lo que llaman medicina especializada, las sociedades medicas (yo soy parte de una de ellas) para nada quieren que médicos familiares o especialistas lleguen a acuerdos para atender usuarios en base a un plan básico de atención primaria y mucho menos los dueños de clínicas, que piensan en términos económicos, a pesar de que algunos funcionarios del gobierno sostienen con su cara seria de que la salud no es un negocio.
    No existe un modelo financieramente sostenible en ninguna parte del mundo como el que queremos instalar en la República Dominicana, el aseguramiento en salud exige una puerta de entrada al sistema, un cedazo para que la prestación de los servicios a nivel especializado sea eficiente y de primera calidad, y además un personal comprometido con la calidad de la atención desde su proceso de formación profesional.
    Los modelos en salud en todo el mundo se encuentran en evaluación y reforma permanente porque la composición de la ha ido cambiando desde el punto de vista demográfico, ahora los seres humanos nos morimos mas viejos en sentido general, y esto impacta de modo importante sobre la prestación de los servicios de salud encareciéndolos, por lo que hay que ser muy creativos para evitar la quiebra financiera.
    Podrá no ser un negocio, podría solo considerarse un derecho, solo que en salud hay un axioma innegable: ¨siempre alguien paga¨, de un modo u otro en todo el ciclo de salud enfermedad y viceversa, alguien siempre tendrá que pagar y los modelos sanitarios lo que buscan es la solidaridad, es decir, todos pagamos una cuota para que el 100% de la población tenga acceso al sistema.
    Entonces entre tanta bruma, lo mejor que podrían hacer las actuales autoridades del sector salud, es sentarse con los actores con las leyes en las manos, confrontar a cada uno de los que dicen ¨estarse sacrificando por la patria¨ con lo que está escrito y comenzar a exigir que cada quien cumpla, mientras se dedican a organizar el ¨arroz con mango¨ en que se ha convertido el sector.
    Que lo hagan pero ya, que como dice el refrán ¨escobita nueva barre bien¨, si seguimos dándole vueltas al tema y no se asumen las responsabilidades pertinentes, nos va a pesar a todos.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " EN SALUD ES EL MODELO, ES EL MODELO, NO LAS LEYES "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas