Redes

Previous
Next
  • Almagro plantea adelantar elecciones representaría la paz para Nicaragua

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: miércoles, 11 de julio de 2018
    A- A+
    Discurso del Secretario General de la OEA durante el Consejo Permanente sobre la situación en Nicaragua 



    Apoyo el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Saludamos asimismo el comienzo del trabajo del XX y del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y del MESENI (Mecanismo de Seguimiento de la CIDH en Nicaragua) para los cuales pedimos el más pleno apoyo oficial.
    Nicaragua es hoy –sigue siendo- víctima de violencia, represión y asesinatos, cuyas consecuencias han sido absolutamente nefastas para el país. Condenamos cada acto de violencia, cada asesinato que hace retroceder al país a condiciones de barbarie. La responsabilidad del Estado y del Gobierno es particularmente agravada, el ejercicio de la violencia desproporcionada por parte del mismo es inadmisible.
    La posición de la Secretaría General de la OEA es clara: los compromisos internacionales en materia de derechos humanos son ineludibles y nos exigen no retroceder jamás, nos llevan a lo que mueve a la Secretaría General de la OEA diariamente, buscar y garantizar los derechos de la gente.
    Nuestras herramientas para responder ante el sufrimiento de Nicaragua, ya existen y son los instrumentos del sistema interamericano de defensa de la democracia, el Estado de Derecho y los Derechos Humanos. Debemos reivindicar el valor de la política actuando en concordancia con nuestros compromisos asumidos, desde la moral, no desde la abstención o la parálisis, que como ya dijimos, no hace más que agravar la situación.
    Poner en funcionamiento las estructuras institucionales que hemos creado, activar los resortes políticos y jurídicos correspondientes a tales efectos. Porque no hay nada más urgente ni más relevante que salvar vidas, ni rol más trascendental para nuestra comunidad hemisférica que el de dar fuerza a los derechos del pueblo y a la democracia.
    Fuerzas policiales y paramilitares vinculadas al Gobierno hace dos días realizaron acciones que han costado la vida de muchas personas.
    Muertes que no podemos admitir. Y que mucho menos podemos aceptar en silencio.
    Personas encapuchadas y armadas aterrorizan y aterrorizaron a la población civil en el proceso de desmontar los tranques que se levantaron en ciudades como Diarimba, Dolores, Jinotepe y Matagalpa.
    El domingo se estima que murieron por lo menos entre 11 y 14 personas, entre ellas se cuentan 2 policías y un paramilitar. La violencia como herramienta política hace perder legitimidad inexorablemente a cualquier propósito ético-político. La violencia hace retroceder a la democracia.
    Obviamente es condenable el asesinato de policías. Por supuesto. La muerte de dos policías y un paramilitar también nos dan una idea de la dimensión del enfrentamiento. Pero la violencia del Estado sobre población civil nunca puede ser admitida. La desproporción de la misma, la diferencia de medios hace de la violencia del Estado y de la violencia también de los actores represivos vinculados al mismo, absolutamente abusivo y criminal. El Estado esta para proteger los derechos de la gente no para avasallarlos, cuando lo hace es especialmente responsable de esas violaciones de DDHH.
    Leía hace poco que Hannah Arendt, nos advirtió, que de la violencia nunca surge el poder y añadió que el poder solo surge de la acción política. Y que la violencia surge cuando hay ausencia de poder, o cuando el poder está en peligro y se recurre a la violencia armada para implementarlo por la fuerza. Hecho que a su vez conducirá a una espiral que eliminará la democracia.
    Condenamos los asesinatos y demandamos justicia, asimismo condenamos los encarcelamientos de opositores. Condenamos los secuestros de un lado y de otro.
    Hemos definido en nuestros acuerdos fundamentales proteger y garantizar los derechos humanos de nuestros pueblos. De la misma manera, asumimos la obligación de denunciar como comunidad hemisférica todo abuso que pueda ocurrir en nuestros territorios.
    Más aún cuando la responsabilidad de dichos abusos proviene del Estado. En su peor expresión, Cuando el estado deliberada e injustificadamente viola los ddhh a su propia población. Porque jamás, en ninguna circunstancia existirá una justificación para esta aberración.
    No hay ser humano más vulnerable que aquel que es agredido por quien debe protegerlo.
    La falta de lógicas políticas sanas ha llevado a contar por decenas y centenas las muertes en el país.
    Es algo que no podemos asumir como normal ni como resultado de las dinámicas políticas.
    La política implica la potestad de la toma de posiciones y decisiones, pero también implica responsabilidad y rendición de cuentas.
    Es urgente cerrarle los caminos a la muerte, el terror y las lógicas de represalias en el país.
    Debemos denunciar también que continúan las detenciones arbitrarias.
    La CIDH, por su cuenta, también ha actuado en la liberación de 29 personas que estaban detenidas producto de las manifestaciones. Esas son buenas noticias.
    La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha dado cuenta de la represión de grupos armados progubernamentales y de la policía y solicitó medidas para garantizar la vida e integridad de las personas.
    Al mismo tiempo, reiteramos nuestro apoyo –como señalaba recién- al trabajo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), su trabajo es imprescindible para encontrar el camino de la verdad y justicia en el país.
    A su vez el apoyo político y financiero a los trabajos del GIEI por parte de los países integrantes de este Consejo Permanente y de los observadores y la comunidad internacional es necesario para el cumplimiento de sus cometidos. Y lo agradecemos.
    La Secretaría General de la OEA se compromete a mantener sus trabajos con el gobierno para que Nicaragua tenga un proceso electoral limpio y transparente. Seguimos trabajando en dicho sentido, y la semana pasada una delegación de la Secretaría General de la OEA estuvo en el país para avanzar en estas tareas. La Secretaría General sigue considerando que la realización de elecciones es el mejor instrumento para resolver la polarización y la violencia que sufre el país. La represión nunca es un mecanismo sustentable para un país, la represión significa más pobreza, menos derechos, menos bienestar.
    La sana competencia democrática debe darse en un marco de elecciones justas y transparentes, en las cuales lo importante son los votos. No las muertes, ni los encarcelamientos arbitrarios, ni las armas, ni la violencia.
    Reitero el máximo compromiso de la Secretaría General para apoyar soluciones democráticas, institucionales y en consonancia con el acervo interamericano.
    Es hora de recibir respuestas por parte del Gobierno y de los actores nicaragüenses.
    Los afanes de poder y de riqueza de las clases dominantes se pagan con la vida de las personas más humildes y de sus hijos.
    Todas las muertes violentas son lamentables. A todas las condenamos. Pero hacemos ver que mientras que las élites alimentan el odio y el enfrentamiento, son los humildes quienes han muerto en Nicaragua como consecuencia de esa polarización.
    Necesitamos respuestas urgentes.
    Sin respuestas urgentes no habrá soluciones democráticas ni en materia de derechos humanos.
    Sin estas respuestas que permitan soluciones nos enfrentamos a una única certeza: se verá correr más sangre en el país.
    A muchos nicaragüenses esta crisis les ha costado la vida.
    En respeto a la memoria de las víctimas, el gobierno y los representantes de los sectores opositores tienen la obligación política y moral de llegar a acuerdos. Construir soluciones a partir de acuerdos políticos.
    Acuerdos de buena fe que permitan detener la espiral asesina, pacificar, reconstruir el país y vivir en la senda institucional, democrática, del Estado de Derecho y del respeto a los derechos humanos.
    El costo de no llegar a acuerdos urgentes y de buena fe es más sangre nicaragüense.
    Del gobierno esperamos respuestas a nuestras propuestas institucionales y de caminos democráticos.
    En las manos del gobierno de Nicaragua se encuentra la posibilidad de tomar las iniciativas contundentemente democráticas que permitan expresarse al pueblo en las urnas.
    Como Secretario General reitero mi llamado a la pacificación y al entendimiento entre compatriotas.
    Y una vez más urgimos el cese de la violencia, el cese de la represión y el cese de los asesinatos. Urgimos una salida democrática y en paz para Nicaragua.
    Nosotros propusimos desde el comienzo una herramienta fundamental para cesar la violencia: la realización de elecciones anticipadas en el marco de un proceso electoral limpio y transparente. Para nosotros sigue siendo esencial trasladar el conflicto de las armas a las urnas. No fuimos entendidos en un principio por unos y ahora por otros tampoco. Por proponer elecciones fuimos acusados de complicidad lo cual fue uno de los despropósitos políticos mas grandes que hemos tenido que enfrentar en estos 3 años que llevamos en la Secretaría General de la OEA. La propuesta nuestra de una solución democrática fue considerada blanda por aquellos que creían tener la fuerza para derrocar a Ortega. Hoy el Gobierno cree tener controlada la situación de fuerza que se aplico para derrocarlo y por lo tanto no tiene interés. Graves errores que le han costado vidas al pueblo nicaragüenses, le han costado recursos que no tienen los pobres de Nicaragua. Ningún país es sustentable en clave de derechos, o en clave social y económica si pretende sostenerse sobre la base de la fuerza y la represión. Ningún país es sustentable si la ecuación política cae en una lógica de medir la fuerza por medio de la violencia.
    Seguimos considerando que es la única manera de resolver esto es democrática. Son elecciones limpias y transparentes. Los trabajos de la Secretaría General de la OEA para reformar el sistema electoral e institucional en Nicaragua tiene que tener un propósito político. Darle la voz a la ciudadanía para que expresándose en las urnas pueda salir de esta crisis por si misma.
    Lo otros instrumentos que promovimos, negociamos y auspiciamos: la CIDH y el GIEI solo seguirán siendo testigo de la violencia y la muerte, incluso si no se resuelve la situación política. La CIDH tiene que salir hoy de aquí con un mandato claro de identificar todas, TODAS, las causas de la violencia y referir que acciones ha tomado para desactivarlas. La CIDH no puede seguir solamente corriendo atrás de la violencia. Tenemos que tomar claras iniciativas de prevención para desactivar aquellas condiciones que potencialmente pueden generar victimas.
    Las denuncias que puede levantar la CIDH y la Justicia que pueden traer las investigaciones del GIEI son esenciales para el futuro del país, pero el país solamente tendrá futuro si hay una solución política y democrática.
    Insistimos en la misma solución democrática y constitucional que dijimos al principio. Insistimos en que el pueblo mida sus posiciones en las urnas y no con las armas.
    Gracias
  • Aún sin comentarios " Almagro plantea adelantar elecciones representaría la paz para Nicaragua "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas