Redes

Previous
Next
  • Actuar pronto para prevenir emergencias humanitarias

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: jueves, 26 de julio de 2018
    A- A+

    Actuar pronto para prevenir emergencias humanitarias

    Nuevas evidencias de que intervenir rápidamente redujo el impacto de la sequía de 2017 en Kenya, Somalia y Etiopía



    26 de julio de 2018, Roma – Intervenir de forma temprana en los países en los que se prevé que ocurran desastres naturales puede prevenir que las amenazas se conviertan en emergencias humanitarias o mitigar sus impactos, según un nuevo informe publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).
    Por cada dólar EEUU que la FAO gastó en intervenciones ganaderas tempranas en Kenia, Somalia y Etiopía a principios de 2017 -mientras los ganaderos se preparaban para otra grave sequía-, cada familia se benefició de hasta 9 dólares, debido a que menos animales morían de hambre y enfermedades y producían hasta el triple de leche.
    Los pastores podían también enfrentar mejor su futuro, ya que perder sus animales equivale a perder los ahorros de toda una vida: alimentaría una peligrosa espiral de pobreza y la dependencia de una ayuda de emergencia mucho más costosa.
    Invertir en intervenciones tempranas es clave
    En el Cuerno de África, la meteorología se ha vuelto cada vez más impredecible. Una sequía sucede a otra, arrebatando a las comunidades pobres sus limitadas posesiones y haciéndolas cada vez más vulnerables. A nivel mundial, los desastres naturales golpean ahora casi cinco veces más que hace cuatro décadas.
    “Invertir en intervenciones tempranas no solo es compasivo e inteligente, sino también rentable. Proteger los medios de subsistencia antes de que ocurra un desastre significa una mayor resiliencia frente a futuras crisis, y una menor presión sobre unos agotados recursos humanitarios”, aseguró Dominique Burgeon, Director de la División de Emergencias y Rehabilitación, Programa Estratégico de Resiliencia de la FAO.
    “Actuar temprano es crucial y posible, y es también actuar de forma responsable. Existe una evidencia creciente–añadió- de que cuanto antes respondamos, mayor será la capacidad de las comunidades para hacer frente a las crisis”.
    Ventajas de actuar pronto
    A principios de 2017, cuando las lluvias volvieron a fallar, la FAO se movilizó rápidamente para ayudar a miles de ganaderos en situación de riesgo.
    Las primeras intervenciones de la Organización se centraron en distribuir alimentos de emergencia muy nutritivos para los principales animales reproductores; ofrecer servicios veterinarios para mantener a los animales vivos y saludables; rehabilitar puntos de agua e instalar depósitos; y capacitar en mejores prácticas y gestión de los mercados pecuarios a los funcionarios gubernamentales.
    Como resultado, en Kenia se salvaron de media dos animales más por familia pastoril en comparación con aquellos que no recibieron asistencia; cada niño menor de cinco años en el programa bebía aproximadamente medio litro de leche más por día, lo que representa una cuarta parte de las calorías diarias y el 65 por ciento de las necesidades proteicas diarias de un niño de cinco años.
    En el momento álgido de la sequía, los rebaños asistidos por la FAO no solo sobrevivían, sino que se encontraban fuertes y producían el triple de la cantidad habitual de leche. Las familias que recibieron ayuda informaron que sus animales estaban en mejores condiciones de salud.
    Por cada dólar EEUU que la FAO gastó en intervenciones ganaderas por cada familia, estas obtuvieron un rendimiento de 3,5 dólares. Si se añade el ahorro en el coste de la ayuda alimentaria y en la reposición de animales, el rendimiento de la inversión aumenta a 9 dólares por cada dólar.
    Por otro lado, los grupos pastoriles de Kenia que no se beneficiaron de la ayuda temprana se vieron obligados a vender el doble de animales, debido a que los precios cayeron desde 80 a 30 dólares EEUU. También sacrificaron casi el triple de sus animales, tanto para comer como para disminuir la carga de alimentarlos.
    En Somalia, el coste de proporcionar tratamiento veterinario a una cabra es de unos 0,4 dólares EEUU, mientras que se necesitan 40 dólares para comprar una. Al tratar a más de un millón de animales pertenecientes a casi 180 000 personas en las áreas más afectadas de Somalilandia y Puntlandia, las intervenciones de la FAO ayudaron a los pastores a ahorrar más de 40 millones de dólares, al tiempo que la leche permitió alimentar a 80 000 madres y niños vulnerables.
    Estas actividades ayudaron también a poner en marcha un programa de prevención del hambre eficaz y a gran escala. En conjunto, la FAO prestó asistencia a más de 7 millones de somalíes.
    En Etiopía, por cada dólar EEUU que la FAO invirtió en proteger a más de 100 000 animales propiedad de unas 60 000 personas en las zonas más afectadas de la región de Somali, cada familia pastoril obtuvo 7 dólares en beneficios.
    La FAO ayudó a los pastores del Cuerno de África a proteger sus principales rebaños de cría, lo que a su vez les permitió mantener a sus hijos sanos y en la escuela: una inversión importante para su futuro.
    leer en línea |
  • Aún sin comentarios " Actuar pronto para prevenir emergencias humanitarias "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas