Redes

Previous
Next
  • La democracia de ellos bien gracias. ¿Y la democracia de nosotros para cuándo?

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: domingo, 17 de junio de 2018
    A- A+
    Ilustración de fuente externa.


    Rememorando a un maestro del arte de expresarse con la palabra, Yaqui Núñez del Risco, que nos dejó entre sus legados, una frase con la que intentó explicarnos lo que somos, y que nos retrata como nación. "Este es un país muy especial".
    Después de las monarquías, de las tiranías,de la satrapía, no hay dudas que la posibilidad dentro del mundo capitalista y sus "neos" que nos gastamos, el modelo que mejor funciona es la "democracia".
    La democracia se define como una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al conjunto de la ciudadanía.
    Con esto, históricamente nos han estafado, porque los ideólogos del sistema se inventaron la "democracia representativa", con la cual lo que se ha logrado es alejar al pueblo del contenido esencial de que sea el pueblo que  defina las decisiones colectivas para organizar el Estado y sus instituciones.

    LA MANIPULACIÓN Y ESTAFA

    El pueblo, lo ponen a depositar -luego de fastidiarlo con una manipulación propagandística- el "voto" con el que el sistema pretende legitimarse.
    Ese "voto" luego se expresa con una dudosa contabilidad dentro del esquema de la lucha por el "poder". Los contadores les falta poco para olvidarse de sumar,restar o multiplicar, y se confunden por días y hasta semana,y quedan impedidos de dar a tiempo un resultado...
    Los fraudes, robos de urnas, manipulación de las actas, es atinente a las elecciones de la "democracia" de la oligarquía.
    El pueblo no puede asegurar históricamente, que estará bien representado por aquellos que ha elegido, porque su voto y su voluntad, es secuestrado por los partidos políticos del sistema que no tienen en sus agendas los intereses, las necesidades y los deseos de ese "pueblo". Luego vemos a los "representantes " con su propia agenda, en "nombre del pueblo que "lo eligió".
     Luego vemos a "funcionarios", legislando en contra del pueblo, gerenciando los recursos públicos en contra de quien posibilitó con su ejercicio, que esté allí.
    Lo vemos afanando en su tarea de entregar la soberanía a intereses extranjeros y los recursos naturales, expulsando a los nacionales,incluso generando las fugas de cerebro; haciendo invivible lo que consideramos "el país" con sus decisiones basadas en la fuerza y el abuso de poder, no en la ley ni la racionalidad, ni la responsabilidad con solidaridad.

    Las elecciones son decididas por personas que no tienen la conciencia de lo que es vivir en una democracia, ni cual es su papel en ella. El sistema se ocupa de que siga anonadado, dormido...

    En la política moderna, las Personas, son llamados "clientes", en lugar de "ciudadanos" como deberían ser.
    El clientelismo, es la herramienta más recurrida para buscarse el apoyo de los que acuden al llamado de vender su "voto" por un pedazo de pollo frito, un jugo o botella de agua y 100 pesos.
    Los partidos del sistema que ejercen autoridad"democráticamente" para la oligarquía que los financia, y mantienen a ese "cliente" con hambre y necesidades, precisamente para poder manipularlo, y con él legitimarse.Todos acuden a justificarse en la "voluntad popular", en la "decisión de las mayorías". De esas mayorías que adquirieron en el mercado electoral, y por eso vemos que nadie se preocupa por conceptualizar el discurso de las ideologías y las propuestas, de las metas y de los sueños, de la esperanza y del país posible. ¿Para qué? si en la democracia todo se compra. 
    Lo mantienen lejos a los "clientes" de la educación, de la salud, de la vivienda, del agua potable, de sus derechos humanos, lejos del conocimiento, para no despierte y no cuestione, sino que "responda" al mandato.
    Lejos de los derechos y por consiguiente, de sus deberes, una verdadera "inversión de los valores".

    Totalmente diferente a lo que proclama y conviene la democracia pura, la ideal, la de Platón y luego la de Aristóteles.

    Así se tiene a un pueblo dormido,dispuesto a repetir en cada convocatoria sus mismos errores, porque la propaganda le ha "renovado sus esperanzas".


    Evidentemente que una democracia como la concibieron los filósofos griegos, no puede funcionar si no tenemos ciudadanos, ciudadanos educados, conscientes, críticos, participativos,con valores, racionales,conocedores de sus deberes, pero también de sus derechos.
    Con clientes, como los que tenemos, solo los necesita la "democracia" de la oligarquía y de sus organizaciones políticas, que sustentan entonces el legalismo de la "democracia representativa", donde un grupo de adelantados, escogidos para los propósitos estratégicos del sistema, se buscan en base al "clientelismo", los apoyos para luego reclamar su legitimidad, allí en las instancias donde irán a cualquier cosa, menos a representar a quien lo eligió.
    Así hemos construido históricamente a partir de la dictadura, la llamada "democracia representativa",con la cual no hemos podido completar la tarea de construir instituciones sólidas.
    Anclados en esa frase, de Núñez del Risco,queremos decir que tenemos una democracia construida y otra que no llega, y no sabemos para cuándo la tendremos.
    La democracia en la que la oligarquía y sus empleados, los políticos que ejercen, no el gobierno, sino la "autoridad", es la que está vigente.

    PODER CIUDADANO Y REFERENDUM
    El "cliente" ignora y no se preocupa por averiguarlo, que tiene un valor mayor que el asignado en los presupuestos de compra de los partidos.
    Valdría más, si aprendiera a usar el recurso del poder ciudadano del "referendum", dispuesto en la Constitución reformada en el 2010.
    Los ciudadanos conscientes, no deben olvidar este recurso. Es la única manera de aprobar o rechazar los planes antinacionales y antipatrióticos de los políticos.
    Extraña que los de la clase media, los que están alerta, despiertos y en desobediencia civil, hayan olvidado que existe el recurso del "referendum", para frenar a los políticos en ilegalidad.
    Los ciudadanos empoderados, los que militan en la "Marcha Verde", deberían pensar en empezar a usar el "referendum" y añadirlo a su agenda contra la corrupción y la impunidad.
    En una democracia ya sea representativa, participativa, no hay nada a lo que los políticos en ilegalidad le teman más que al "referendum".!Vayamos por él" y aprendamos a deshacernos de políticos deshonestos, que han traicionado la fe y la confianza ciudadana, a los entreguistas y traidores de los principios, de los valores y la soberanía nacional.
    Sin el apoyo ciudadano, no hay poder, por más abusador que sea, que pueda sostenerse.

    LA"OTRA DEMOCRACIA".

    La otra democracia, en la que el ciudadano participe con su poder de elección para edificar el Estado y sus instituciones, es aún un deseo, una tarea pendiente, para cuando algún día, más gente pueda despertar desde su letargo e indiferencia.
    La democracia de "ellos", muy bien gracia, y "creciendo". ¿Y la de nosotros, para cuándo?.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " La democracia de ellos bien gracias. ¿Y la democracia de nosotros para cuándo? "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas