Últimas Noticias

El Consejo de la UE destaca el papel de la FAO para lograr una alimentación y agricultura sostenibles

El Consejo de la UE destaca el papel de la FAO para lograr una alimentación y agricultura sostenibles

Los Ministros de Agricultura subrayan la estrecha cooperación con la FAO sobre el cambio climático y la lucha contra el desperdicio de alimentos y la resistencia a los antibióticos


18 de junio de 2018, Roma – El Consejo de la Unión Europea (UE) ha destacado el papel de la FAO como organización basada en el conocimiento para lograr una agricultura, silvicultura, pesca y acuicultura sostenibles, e impulsar la seguridad alimentaria y la nutrición. En las deliberaciones, el Consejo adoptó conclusiones sobre la UE y sus Estados miembros sobre las prioridades a medio plazo para la FAO.
El Consejo -compuesto por los ministros de Agricultura de los 28 Estados miembros de la UE y la Comisión Europea- destacó que “la FAO tiene un papel sustancial en el contexto de la Agenda 2030 y el Acuerdo de París”. También especificó que sus miembros alientan a la FAO “a maximizar todo el potencial que la agricultura, silvicultura, pesca y acuicultura sostenibles ofrecen para crear sinergias entre el cambio climático y las agendas de desarrollo”.
Asimismo, se insta a la FAO a continuar sus esfuerzos para fomentar la producción sostenible y prestar especial atención a la agroecología y la agricultura orgánica, así como a la gestión sostenible de los suelos, los bosques y la pesca.
“Aplaudimos que el Consejo de la Unión Europea reafirme su enérgico apoyo a la FAO y estamos deseosos de avanzar en nuestro trabajo en las áreas resaltadas”, aseguró el Director General de la FAO, José Graziano da Silva. “Nuestros sistemas alimentarios –añadió- deben ser sostenibles o, en última instancia, no podrán alimentar al mundo”.
El Consejo recordó de que la Unión Europea y sus Estados miembros son “contribuyentes destacados al presupuesto general de la FAO”.
Las prioridades temáticas enumeradas en las conclusiones incluyen: crecimiento económico inclusivo y empleo rural decente; nutrición; abordar las causas de la pobreza, la desigualdad y la migración irregular; combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada; facilitar el acceso de los pequeños campesinos familiares a los mercados; promover el empoderamiento de las mujeres; y abordar la volatilidad excesiva de los precios alimentarios.
Se trata en todos los casos de ámbitos en los que la FAO ya está comprometida, a través de su Marco estratégico y su Programa de trabajo y presupuesto.
También se destaca la necesidad de dotar de recursos adecuados al Codex Alimentarius, la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (ambos albergados por la FAO) y a las actividades conjuntas emprendidas con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) en relación con las enfermedades transfronterizas de los animales y la resistencia a los antimicrobianos.
Además, el Consejo instó a la FAO a informar de forma regular sobre los progresos realizados en materia de equidad de género y sobre sus alianzas dirigidas a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
“La Unión Europea es la principal fuente de contribuciones voluntarias a la FAO”, recordó Graziano da Silva. “La ambiciosa agenda establecida por su Consejo de Ministros –añadió- supone un incentivo para profundizar aún más nuestra relación, trabajando estrechamente en cuestiones que determinarán si en el mundo del futuro queremos que impere el equilibrio, o la fragilidad”.
leer en línea |

No hay comentarios