Redes

Previous
Next
  • Un diálogo con visión de futuro es clave para regular las migraciones en el Mediterráneo

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: martes, 29 de mayo de 2018
    A- A+

    Un diálogo con visión de futuro es clave para regular las migraciones en el Mediterráneo

    La FAO organiza un debate sobre políticas para abordar las dinámicas de la población rural en una región especialmente compleja



    29 de mayo de 2018, Roma – Los países de la región mediterránea “deberían apuntar hacia un diálogo con visión de futuro” orientado a la seguridad alimentaria y a un desarrollo rural más inclusivo para regular mejor las dinámicas de la migración, aseguró hoy Maria Helena Semedo, Directora General Adjunta de la FAO.
    La región -que comprende países en las riberas norte, sur y oriental del mar Mediterráneo-, cuenta con aspectos complejos que le son específicos cuando se trata de patrones migratorios, señaló Semedo, al recordar que se superponen varios de estos patrones, y que existen países que son simultáneamente países de origen, destino y tránsito para las poblaciones mediterráneas y de regiones adyacentes como Asia Central, Medio Oriente y el África Subsahariana.
    “La creciente complejidad requiere más que nunca del diálogo sobre las políticas e intercambios a nivel regional” y abarcar un amplio abanico de políticas, dijo, añadiendo que “la inmigración debe ser una opción positiva y constructiva. La cuestión fundamental para la FAO es que la migración debe ser una opción, no una necesidad”.
    Semedo intervino hoy en el Foro sobre Agricultura, Desarrollo Rural y Migración en la Región Mediterránea, celebrado en la FAO y organizado conjuntamente con el Centro Internacional de Altos Estudios Agronómicos Mediterráneos (CIHEAM), la Unión para el Mediterráneo (UpM) y el Instituto Universitario Europeo (EUI). Expertos de organizaciones internacionales, agencias de cooperación para el desarrollo, instituciones de investigación, profesionales de las políticas y organizaciones de la sociedad civil se reunieron para tratar de comprender mejor las causas y consecuencias de las migraciones y sentar las bases de mejores políticas y programas con visión de futuro.
    La migración es “parte del desarrollo” y sus motivos abarcan una gran cantidad de factores, desde decisiones individuales hasta dinámicas sociales y fuerzas estructurales, explicó Semedo. También tiene implicaciones importantes en aspectos como la producción de alimentos, la gestión de recursos naturales, la protección social y el crecimiento económico inclusivo, todos los cuales han experimentado grandes cambios en los últimos veinte años en la región mediterránea, añadió.
    La posición de la FAO es que, bien gestionada, la migración segura, ordenada y regular puede contribuir al crecimiento económico, la reducción de la pobreza y la seguridad alimentaria de la región mediterránea, mediante la transferencia de conocimientos, habilidades y tecnología. Pero los beneficios potenciales de los movimientos migratorios deben promoverse activamente a través de políticas coherentes que aprovechen conjuntamente su potencial y minimicen sus efectos negativos.
    Labor de la FAO
    La FAO y sus socios trabajan para abordar los factores adversos de la migración, como son la pobreza, la inseguridad alimentaria y el desempleo, al tiempo que aprovechan su potencial de desarrollo. “La FAO cree que invertir en agricultura y desarrollo rural sostenible, en la adaptación al cambio climático y en medios de vida resilientes, es parte importante de la respuesta global frente a la migración”, indicó Semedo, subrayando que la Organización de la ONU trabaja para mantener ese enfoque frente a lo que se ha convertido en un problema de cariz político, generando evidencias relevantes y considerando las agendas humanitarias y de desarrollo como una cuestión permanente.
    La FAO copreside -junto con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Grupo Mundial sobre Migración, un consorcio de agencias de las Naciones Unidas que asesora a los estados miembros sobre el Pacto Mundial para una migración segura, ordenada y regular que está previsto aprobar en diciembre de 2018.
    “El Mediterráneo ha sido siempre un crisol de culturas, y esto ha caracterizado de manera significativa a la civilización”, aseguró por su parte Gianni Bonini, vicepresidente de CIHEAM. Se necesitarán diversas herramientas para potenciar la tendencia hacia los objetivos de desarrollo sostenible del mundo, dijo, y señaló que el crecimiento demográfico, las desigualdades, la marginación, la falta de oportunidades de empleo decente, los conflictos civiles y las crisis ambientales son factores a los que hay que hacer frente.
    El CIHEAM es una organización intergubernamental con 13 estados miembros dedicados al desarrollo sostenible de la agricultura y la pesca, la seguridad alimentaria y nutricional y las zonas rurales y costeras. El Instituto Universitario Europeo (IUE) es una institución académica centrada en la investigación interdisciplinaria y comparativa y en promover iniciativas sobre los principales problemas a los que se enfrenta el proceso de integración y la sociedad europea. La Unión para el Mediterráneo, es por su lado una entidad intergubernamental que reúne a los 28 Estados miembros de la Unión Europea y 15 países de las riberas meridional y oriental del Mediterráneo, con el objetivo de promover el diálogo y la cooperación.
    Cuestiones clave
    Los debates de hoy se organizaron en diversas mesas redondas y en sesiones paralelas, con los participantes centrados en temas que van desde la emigración rural –característica común en toda la región-, el futuro de la producción alimentaria y el impacto de la fuga de cerebros, ya que las oportunidades de empleo juvenil no cubren en general las necesidades ni las expectativas de los jóvenes.
    También se discutieron cuestiones relevantes para las políticas, como el papel de las remesas en los países de origen o las estrategias de integración en los países de destino, así como temas relacionados con factores de género y ambientales, como el riesgo de desertificación de algunas áreas de la región.
    “El Mediterráneo se encuentra en una encrucijada de civilizaciones, ideas y bienes. Es nuestra responsabilidad compartida revitalizar el desarrollo rural y aprovechar el potencial de la migración para el crecimiento económico regional”, concluyó Junko Sazaki, Directora de la División de Políticas Sociales e Instituciones Rurales de la FAO.
    leer en línea |
  • Aún sin comentarios " Un diálogo con visión de futuro es clave para regular las migraciones en el Mediterráneo "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas