Redes

Previous
Next
  • PRIMARIAS Y CONTRADICCIONES SOCIALES EN EL PLD

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: sábado, 5 de mayo de 2018
    A- A+
    “PRIMARIAS Y CONTRADICCIONES SOCIALES EN EL PLD” (3 de 3)
    Por Daniel Cruz
    Pese a los esfuerzos que han venido haciendo quienes nos han gobernado y los logros obtenidos, sobre todo en los últimos doce o trece años, aún el medio social y económico dominicano le tiene las puertas cerradas del ascenso social a la inmensa mayoría de los dominicanos y las dominicanas.
    Esa situación de inmovilidad social forzada, obligada, es resultado de nuestra evolución histórica como pueblo. Esta es la explicación de su origen, no de sus efectos, del que nos interesa destacar, por su incidencia en la vida partidaria y política, el apetito de ascenso social que se desarrolla en el que ha logrado subir aunque sea un peldaño en la escala social. Y es que cuando han ascendido un escalón, los dominicanos, de manera especial si se trata de pequeños burgueses propiamente dicho o pequeños burgueses pobres, ven como única forma de evitar volver a la posición anterior el ascender a como dé lugar un escalón más. Parece que se razona que mientras más alto estemos, más lejos nos colocamos de la posición (situación) original.
    En ese proceso cada quien ve en el otro a un competidor del que hay que cuidarse a cualquier precio. De ahí los chismes contra el real o potencial competidor, aunque sea un compañero de partido, las zancadillas, las deslealtades, el transfuguismo, las divisiones de los partidos con vocación de poder y todo lo que usted, amigo lector, pueda agregar, incluyendo las mentiras que de manera consciente y recurrente se difunden por las redes sociales. Todo eso son recursos que se utilizan para lograr el puesto que se considera se merece o conservar el que se ha conseguido.
    Siguiendo esa línea de razonamiento podemos afirmar que son escasos, muy escasos, los dominicanos y las dominicanas que pueden salir del Congreso y conservar, con el ejercicio de su profesión u oficio, el nivel de vida que les proporciona la función de diputados o diputadas. Alejandro Jerez y Elías Serulle son excepciones en el caso del PLD. ¿Cuántos más hay por ese y los demás partidos? Obviamente que muy pocos.
    Lo mismo podemos decir de los ministros, administradores y directores de cualquier institución. ¿A cuántos dominicanos miembros de algún Consejo en que reciben 200 mil o 250 mil pesos cada mes el ejercicio de su profesión u oficio les proporciona en el sector privado o por su cuenta esa cantidad. ¿A cuántos embajadores o cónsules el medio dominicano les garantiza fuera del cargo o de la función el nivel de vida que este o esta les proporciona?
    Soy consciente de que estoy poniendo sobre el tapete (en la pantalla de tu celular o computadora, para ser más preciso, amigo) parte de las zonas más oscuras del quehacer político del país. Pero esa es la realidad, y es la que explica las contradicciones que se dan en nuestros grandes partidos en este momento. No se trata de asuntos ideológicos, como dijimos en la entrega anterior, ni patrióticos o la existencia de diferencias de criterios sobre lo que debe ser la organización en que se milite. Incluso, el partido es lo que menos importa. Este simplemente es un instrumento con el que se satisface un requisito legal debido a que, conforme la legislación electoral, los candidatos deben tener un soporte partidario para su inscripción en la Junta Central Electoral.
    Creado por Juan Bosch y un grupo de compañeros como antítesis de lo que era la práctica política en nuestro país, lamentablemente el Partido de la Liberación Dominicana ha devenido en una organización populista del tipo de la que debió ser precisamente una contradicción dialéctica. Solo asumiendo este método de razonamiento puede comprenderse que las contradicciones motivadas por las aspiraciones presidenciales y a otros cargos —así como las luchas que se presentan por la consecución de un puesto en el gobierno, agregamos nosotros— son “un reflejo en la vida política de lo que sucede en la vida de los negocios, donde cada quien busca su beneficio personal y pone ese beneficio personal por encima de los intereses generales, y el que comete el error de no hacerlo así quedará más tarde o más temprano eliminado por sus competidores” (Juan Bosch. “El Partido, concepción, organización y desarrollo”. P 88. 1988, tercera edición, Editora Alfa y Omega).
    Esa es, en esencia, por lo menos a nuestro juicio, la explicación y la naturaleza de las contradicciones actuales en el PLD, de las que las primarias son apenas un reflejo, una manifestación. Cómo se llegó a esto, en qué terminará o cómo podría corregirse —si todavía hay tiempo— son aspectos que sé interesan a muchos de nuestros amigos y relacionados, ante los que nos comprometemos a tratarlos en próximas reflexiones.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " PRIMARIAS Y CONTRADICCIONES SOCIALES EN EL PLD "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas