Redes

Previous
Next
  • La cuestión haitiana: nacimientos en la RD

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: sábado, 12 de mayo de 2018
    A- A+


    ¿Con qué nacionalidad van a terminar los niños nacidos de parturientas haitianas en República Dominicana?




    La República Dominicana ha estado enfrentando nuevos desafíos derivados de su vecindad con Haití, adicional a la inmigración de indocumentados que se han instalado en toda la geografía. Se trata del nacimiento de cientos de niños hijos de mujeres haitianas no residentes que son traídas por mafias de haitianos y dominicanos que en un ejercicio de tráfico humano.cobran hasta 5 mil pesos dominicanos,según se reporta, por la operación de cruzar la frontera y depositar las parturientas en hospitales públicos dominicanos.
    Para los involucrados es un lucrativo negocio. Pero para la República Dominicana es un reto que la expone a un nuevo conflicto de convivencia con Haití y visto del punto de vista constitucional a una controversia.
    Es posible sin embargo, que las autoridades haitianas que o hacen poco o nada para impedir esto, estén de brazos cruzados, beneficiándose del sacrificio del Estado dominicano y de los contribuyentes que pagan los impuestos que alimentan los costos hospitalarios.
    A partir de 1804 Haití invadió la parte Este de la isla Española donde conviven ahora ambos Estados. Los generales conquistadores hicieron en la parte oriental el primer reparto de tierras,considerada la primera iniciativa de reforma agraria. Los dueños de las propiedades repartidas eran altos oficiales haitianos que obligaron como esclavos a los habitantes del Este vencidos tras la ocupación a trabajar en sus propiedades.
    En la actualidad, la República Dominicana se comporta como un esclavo para Haití, resolviéndole la mayoría de sus problemas, empleos, remesas,educación, salud, alojamiento, insultos, presiones internacionales,calumnias, chantajes, acusaciones y la procura de sanciones y ahora atenciones a las parturientas y nacimientos de niños haitianos. Podrían venir otros escenarios imprevisibles.
    Mientras las llamadas autoridades haitianas que solo han sido exitosas explotando ese pueblo, tranquilos y de brazos cruzados observan como se desarrollan los acontecimientos, mientras van preparando la próxima investida.

                                                                                   I

    Humanitariamente, puede entenderse la incapacidad del Estado haitiano de asegurarle atención médica a sus nacionales, ya que es de todos conocido que Haití ha terminado de una rica colonia francesa a uno de los pueblos más pobres de la región, abusado por su clase política que borrachos de mecanismos corruptos, mantiene un pueblo sin esperanzas.
    El problema del tráfico humano de indocumentadas haitianas que se añaden a la población de obreros y familias indocumentadas que han sido cruzados por las mafias,es que tarde o temprano la República Dominicana será acusada por los organismos internacionales que mantienen bajo la lupa su legislación migratoria y que han admitido los argumentos del “lobbismo diplomático haitiano” que permanentemente acusa el país de xenófobo, esclavista y racista.
    El otro ángulo del asunto es que si los niños nacen en los hospitales dominicanos, ¿qué nacionalidad le corresponde o se pretende para esos bebés?.
    Las madres, muchas vuelven a Haití con o sin el hijo, porque muchas llegan en condiciones de salud tan crítica que muchos niños mueren durante el parto o después.
    Si las madres, que han logrado sobrevivir con su hijo, se les ocurriera reclamar la nacionalidad dominicana para sus prole, ¿cuál sería la respuesta del Estado dominicano?.
    Es conocido que existen cientos de organizaciones No Gubernamentales que intervienen para aconsejar y acompañar a los haitianos para que desafíen las leyes dominicanas sobre migración, con el recurrente discurso de preservar los derechos humanos de sus protegidos indocumentados.
                                                                 
                                                                             II

    La Constitución de Haití del año 1983 señala en el CAPÍTULO I referido a la nacionalidad.
    .Así dice: "De nacionalidad haitiana en el capítulo 11 que 

    Son haitianos por origen
    :
    1) Todas las personas nacidas en Haití de padre haitiano o madre
    haitiana;
    2)
    Todas las personas nacidas en el extranjero de padre y madre
    haitianos
    ;
    3)
    Todas las personas nacidas en Haití de padre extranjero o, si no es
    reconocido por su padre, madre extranjera siempre que
    descienda de la raza negra"
    .
    Siendo así, entonces, ¿qué nacionalidad va a corresponderle a los niños que nacen en los hospitales dominicanos?. 

    Vemos que la de su país en apariencia. Ojalá y nunca enfrentemos un debate de mala fe en este sentido, y que en masa, empiecen esas parturientas a exigir documentación a sus hijos nacidos en la República Dominicana.
    Recordamos que nacidos de padres y madres haitianos en palenques y bateyes,aún sin sus padres tener documentos, están reclamando que se les otorgue la nacionalidad dominicana y los documentos de identidad,acogiéndose a lo que establece la Constitución dominicana.
    ¿Hay alguna diferencia de nacimiento entre los que han nacido de padres y madres haitianos en los bateyes y palenques,en kilombos, a los que nacieron en los hospitales dominicanos?

    Pero y si las ONG,s en un escenario conspirativo,se les ocurre atisbar a las parturientas haitianas para que reclamen la nacionalidad dominicana para sus hijos y así asegurarse la residencia formal en el territorio dominicano?. Sería otro ardid más para procurarse la invasión pacífica que han estado estimulando con el objetivo de fusionar los dos pueblos en un mismo territorio, o sea el derrumbe de la frontera física.
    ¿Se expondrían ambos estados a un conflicto de interpretación constitucional a consecuencia del tráfico humano y la incursión de parturientas haitianas en los hospitales dominicanos, donde nacen cientos de niños haitianos?.

    Sería interesante que los especialistas en la materia abrieran un debate en este sentido y aclaremos esto, antes de que sea tarde, y no tengamos la respuesta adecuada a la altura de las circunstancias.

    Todo indica que estamos exportando hacia Haití niños que al nacer en la República Dominicana podrían sus parientes asesorados, reclamar los derechos preservados para los nacionales, incluyendo la nacionalidad.
    En este asunto, parece que estamos jugando con fuego, y solo es cuestión de tiempo para que se desate un diferendo por esta situación, sin un régimen de consecuencias para los culpables.
    Los delincuentes haitianos y dominicanos que juegan con el tráfico humano, solo piensan en sus negocios, y dejan al país a que resuelva el resto.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " La cuestión haitiana: nacimientos en la RD "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas