Redes

Previous
Next
  • Cuando los políticos dejaron de comer fritanga

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: martes, 29 de mayo de 2018
    A- A+
    Cuando los políticos dejaron de comer fritanga

    La fritanga es un plato tradicional y popular de la calle y que se vende en pequeños negocios de los barrios de nuestra ciudad.
    Este plato es de picadera y está constituido por diferentes ingredientes: longanizas, chicharrones, costillitas, bofe, asadura, fajita, hocico de cerdo, entresijo, galillo, carne de pollo, hígado, riñones y son acompañados por: yuca, guineítos, batatas fritas, tostones o plátanos fritos, buñuelos, , berenjenas fritas con huevos y otros.
    La mayoría de nuestros políticos proceden de la clase media y estaban acostumbrados a comer fritanga toda la tarde en cualquier esquina o calle de la ciudad, provocado por el olor de las delicias de las frituras.
    Hoy esos políticos tradicionales, en particular los del PLD, que antes se le veía circular por cualquier calle de los barrios, desde que llegaron al poder se olvidaron de la costumbre del pueblo y su comida de calle, como son las frituras.
    Los políticos tradicionales han dejado de comer fritanga, para comerse mejor los recursos del Estado y de la alcaldía.
    Hoy observamos, que las fritangas que se encuentran en nuestros barrios, como son: las del ensanche Luperón, del padre Granero, de Cristo Rey, las que se encuentran en la calle de la fortaleza, Mono Mojao en la Rigola, Padre las Casas, Villa Progreso, en la calle de la Coca Cola, en la Javilla, en la calle Colon, CONANI, Playa Oeste, solo se observa la presencia de sectores de clase media baja consumiendo frituras y una notable ausencia de los peledeistas.
    Los políticos tradicionales se han olvidados de sus orígenes e interés por la fritanga y el olor a las frituras se ha convertido en algo insoportable para ellos, y quienes las comen son gentes de clase media baja o de la chusma, ese es el pensar de un político tradicional, que ha olvidado a su pueblo, a través de esta simple expresión culinaria.
    A pesar que la fritanga es una comida de masas y olvidadas por los políticos, esta no necesita anunciarse para venderse, en los medios de comunicación de masas, aunque los políticos hoy no la compren.
    A pesar de la modernidad y el olvido de los políticos de la fritanga, esta continuara en calles y esquinas de nuestro barrio, como una expresión culinaria tradicional de la comida de calle de la ciudad.
    Nuestros políticos hablaran de higiene y de comida saludable, pero se olvidan de algo elemental, la necesidad de sanear su alma para hacer que la política sea un verdadero instrumento saludable para el cambio y el bien común, que tanto necesitamos los dominicanos.
    Las delicias y el buen gusto de la fritanga continuaran, como una de la comida rápida de la ciudad, a pesar de que nuestros políticos hayan dejado de comer fritanga para comerse los recursos del Estado, del gobierno y la alcaldía.
    Pero el pueblo continuara en su lucha por su subsistencia y bienestar, comiendo fritanga, porque es mejor tener barriga llena y corazón contento, que esperar por el manjar de un político comesolo, que olvido sus orígenes, su pueblo y el interés por la fritanga, un plato tradicional y popular de nuestro pueblo.
    Realmente es como olvidar el aroma del pueblo por la sucia corrupción.
    Por: Juan Payero Brisso

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " Cuando los políticos dejaron de comer fritanga "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas