Redes

Previous
Next
  • BALAGUER Y LA RESPONSABILIDAD POLÍTICA

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: jueves, 31 de mayo de 2018
    A- A+

    Humberto Salazar


    Sin duda alguna el político dominicano con mayor conocimiento de loa sicología de nuestro pueblo fue Joaquín Balaguer, aparte de su inteligencia natural y formación profesional como abogado, desde muy joven se interesó solo en dos temas: la literatura y la política, a los que dedicó todos los años de su vida hasta que exhaló su ultimo suspiro en el año 2002.
    Durante 30 años estuvo vinculado al régimen de Trujillo, una parte importante de ellos como representantes diplomático en Colombia, México y Guatemala, para posteriormente ser la cabeza de la transición hasta que fue obligado a ir al exilio en 1962, en su condición de Presidente de la República a la hora del ajusticiamiento del dictador.
    Es decir, si alguien conocía en la República Dominicana lo que era estar en el poder, ser repudiado y obligado a salir del país, vivir en la pobreza en Nueva York con muy pocos recordando su nombre, su vuelta al poder, salir de nuevo, perder elecciones, ganar elecciones, ser sacado por el poder extranjero y todo lo que se nos ocurra, eso fue ese hombre a quien todos recuerdan solo como Balaguer.
    Pues en nuestro caso nos tocó estar a su lado, junto a los amigos y compatriotas Ramón Rogelio Genao y José Osvaldo Leger, cuando ya no tenia fuerzas para hacer campaña, intención de ser de nuevo candidato y mucho menos ser actor de primer orden en las elecciones del año 2000, que se suponían destinadas a dar continuidad al ¨pase de la antorcha¨ que el mismo Balaguer realizó en 1996.
    El Movimiento Balaguer Una Vez Mas Por Necesidad¨, que es de lo que hablamos, arrancó bajo las burlas de la opinión publica y el descreimiento de los tradicionales del reformismo, la mayoría de ellos ya con su ¨chiva amarrada¨, a confesión de Hipolito Mejía, quien era el candidato con mayores posibilidades de alcanzar el poder según decían las encuestas.
    Utilizando la excelente relación que tiene Genao con Anibal Paez, quien en ese momento era el valet de Balaguer, se le informaba al líder y fundador del Partido Reformista de todas las actividades que realizábamos, y de como reaccionaban sus seguidores, como una forma de provocar un entusiasmo inexistente de parte de un anciano que probablemente solo quería que lo dejaran en paz.
    Recordamos como una figura histórica del PRSC como Leonardo Matos Berrido, criticaba acremente nuestra actitud en los medios de comunicación, argumentando quizás con razón, que si Balaguer fuera su padre el se hubiera opuesto siquiera a que una idea como la nuestra fuera considerada, que era un abuso de nuestra parte plantear siquiera la posibilidad de que una persona en sus condiciones físicas fuera candidato a nada.
    La incertidumbre era tan grande para el 26 de enero del año 2000, fecha cuando fue fijada la asamblea de elección del candidato del PRSC, que los que fungíamos como organizadores del evento, todavía en la noche del 25 sentados en las gradas del Club San Carlos, discutíamos sobre lo que iba a ocurrir en caso de que el Presidente del partido no asumiera la candidatura que se le estaba ofreciendo, nadie sabía lo que diría Balaguer en su discurso.


    Cuando tomó la palabra un silencio absoluto existía en el lugar donde se concentraron los miembros de la convención, era el mismo lugar donde en 1994 Balaguer aceptó la candidatura justificándola, a pesar de su edad, con la famosa frase ¨y acepto porque yo desde que nací soy un político de los pies a la cabeza¨, esta vez se notaba que los años había hecho mella en la voz y las fuerzas del líder del partido.
    Sin embargo, en el 2000 nunca pronunció la palabra ¨acepto¨, antes bien al analizar el cortísimo discurso que pronunció, se nota que lo hace por un compromiso por el país y por los peligros que se cernían sobre la República en esos momentos, tanto, que hizo saber que confesó públicamente los problemas físicos de que estaba padeciendo, algo inusual en una persona tan celosa de su vida personal como era el, con las siguientes palabras.
    ¨Pero si debo expresar mi mas profunda gratitud a los convencionistas aquí presentes, y extenderles la seguridad de que dentro de mis posibilidades físicas ya disminuidas, haré cuanto sea necesario, haría cuanto sea necesario para hacer de esta Patria una Patria cada día mas justa para todos. Y haría todo cuanto este a mi alcance para convertir al pueblo dominicano en un pueblo cada día menos pobre para sus hijos¨.
    Es decir, Balaguer al tiempo que aceptaba la candidatura de su partido, ¨una vez mas por necesidad¨, advertía que lo hacía obligado por las circunstancias y su espíritu era de un sacrificio excepcional tratando de salvar dos situaciones que se presentaban en ese momento, la posibilidad de que el país cayera en manos de quienes no tenían idea de lo que significaba el poder y el intento de obligar con su presencia a impedir una solución de primera vuelta.
    Su convencimiento de que estaba impedido físicamente por razones de edad y enfermedad de ejercer el poder plenamente, lo da a entender en el cambio del verbo en una misma frase: ¨haré cuanto sea necesario¨ que es la conjugación del verbo hacer en la primera persona del futuro indicativo, que cambia inmediatamente por ¨haría cuanto sea necesario¨ que conjuga en mismo verbo pero en la primera persona del singular en condicional.
    En nuestro caso, que fuimos designados dentro de las siete personas que dirigieron su ultima campaña, tuvimos la oportunidad de participar en la intimidad de las reuniones con un candidato que se negaba, por su situación física a cumplir con las escasas actividades que se le programaron, y le protestamos porque argumentábamos que sin su presencia sería imposible lograr la cohesión de un partido que ya estaba lastrado por la confrontación interna.
    Lo cierto es que Joaquín Balaguer hizo un esfuerzo extraordinario en esa campaña, donde teníamos que realizar todo tipo de arreglos para subirlo a las tarimas, ayudarlo sin tocarlo a cambiar arrastrando los pies por los pasillos y en el caso de Santiago hubo que mudarlo a una casa en su ciudad natal para que estuviera varios días recibiendo personas, porque solo la fuerza de su voluntad era lo que lo hacía mantener activo.
    Ahora, ¿qué hacía que esta persona en esas condiciones físicas, aun sabiendo que no podía llegar y ejercer el poder plenamente, se sacrificara de esa forma y aceptara lo que se inventaron unos pocos que creían debía ir ¨por necesidad¨ como candidato? ¿Sería unas ansias incontenibles de volver a ejercer la presidencia de la República como dicen algunos de sus detractores?.
    El primero que sabía lo imposible que resultaba la tarea de volver al Palacio Nacional ganando ese proceso electoral era el mismo Balaguer, solo que si no aceptaba esa responsabilidad iban a pasar dos cosas: la primera que el Partido Revolucionario Dominicano y su candidato Hipólito Mejía ganara en la primera vuelta con las consecuencias que eso traería para el país.
    Y en segundo lugar la disgregación de su partido seria completa, una parte, en ese momento la mayoritaria se uniría al PRD y su chiva, mientras la otra mantendría su alianza de 1996 con el PLD y el candidato de ese partido Danilo Medina, por lo que en ese escenario era mas que seguro un resultado ínfimo a favor del reformismo y la victoria amplia del partido blanco, y eso simplemente no lo podía permitir.
    Balaguer hizo todo lo posible para evitar el ascenso al poder del PRD e Hipólito Mejía, de le fue la idea de que Leonel ¨se pusiera los pantalones¨, hecha publica por Amable Aristy, y modificara la constitución para buscar la reelección, y de el también fue la idea de que el candidato del PLD fuera en su boleta, mantener la alianza e intentar reeditar el Frente Patriótico, ninguna de las dos opciones fue posible.
    Esto lo obligó a ser candidato ¨una vez mas por necesidad¨ porque tenía un concepto de la responsabilidad política para con su país y su pueblo que estaban mas allá de sus limitaciones físicas, sus dolores en las piernas, su ceguera de 20 años y todos los achaques que lo llevaron a la tumba dos años después, Balaguer sabia lo que le sobrevendría al país si llegaban al poder los que no estaban preparados para gobernar, por eso sacando fuerzas de donde no tenia fue ¨una vez mas por necesidad¨.
    Pero no por su propia necesidad, ¿qué mas podía pedirle el a la vida, un político de los pies a la cabeza¨, que le había permitido gobernar al país por la vía constitucional durante 22 años?, absolutamente nada, la necesidad era del pueblo que necesitaba que se siguiera el camino de crecimiento, que el avión que entregó en ¨la pista listo para despegar¨ en 1996 no se estrellara, simplemente asumió el llamado que la responsabilidad política le exigía en ese momento.
    Solo habría que proyectar donde estaríamos como país si en vez de ganar el PRD e Hipólito en el 2000 hubiera seguido gobernando la alianza PLD-PRSC, lo primero es que la fabrica de pobres que montaron los perredeístas en el poder, pasamos del 27% de pobreza al 45% en solo dos años, no se hubiera instalado en el palacio nacional y nuestro crecimiento económico hubiera continuado de modo imparable.
    Sin el cuatrienio perdido del 2000-2004, la República Dominicana fuera un país con mayor desarrollo y menos pobreza, para volver a los indices de principios de siglo hemos tenido que transitar mas de 15 años y cuatro gobiernos, es decir, si había una absoluta necesidad política de detener a los que ya preveía Balaguer iban a llevar al país, como ocurrió, al caos y al desorden.
    Ser político, luchar por el poder, llegar a el, implica una serie de sacrificios que pocos están dispuestos a asumir, aunque son muchos los que se plantean la meta, solo los elegidos pueden llegar a ella, lo que ocurre es que cuando se llega, se adquieren responsabilidades inherentes a su ejercicio en un país como la República Dominicana donde antes como ahora padecemos del mal crónico de la debilidad de nuestras instituciones.
    Esas instituciones todavía débiles, nos obligan a depender de los liderazgos personales, para dar continuidad a las políticas de estado e impedir los serios retrocesos que se presentan cuando se producen cambios bruscos en la cabeza del gobierno, ayer como hoy es necesario un ejercicio de responsabilidad de parte de quienes nos gobiernan para evitar volver al retroceso que tanto daño hizo en su momento al país, el precio de la equivocación del 2000 todavía la estamos pagando.
    Con la cabeza fría cada quien debe pensar en la responsabilidad que le corresponde en estos momentos tan turbulentos por los que esta pasando el mundo, donde las crisis se multiplican por todos lados y la República Dominicana todavía parece un oasis ante tantos ruidos que la circundan, ojalá que los responsables no den la espalda a su deber de aportar a construir ¨una patria mas justa para todos¨.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " BALAGUER Y LA RESPONSABILIDAD POLÍTICA "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas