Redes

Previous
Next
  • MERCKEL, PUTIN, XI JINPING ¿REELECCIÓN CONTRA INESTABILIDAD?

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: martes, 20 de marzo de 2018
    A- A+


    Humberto Salazar 



    Lo que ha ocurrido en los últimos meses con tres de los países más importantes del mundo, como lo son Alemania, Rusia y China, es digno de analizar en un planeta donde los acontecimientos políticos se van sucediendo a una velocidad vertiginosa, y parecemos dirigirnos a un periodo de inestabilidad e incertidumbre.
    Estas tres naciones, que son decisivas a la hora de pasar lista en la mesa donde se toman las grandes decisiones geopolíticas mundiales, han optado por la vía de reelegir a sus gobernantes como forma de tratar bajo un liderazgo fuerte de capear el temporal de cuestionamientos que afecta a los políticos y que se expresa en términos electorales.
    Para los que suponen una maldad en el solo uso de la palabra reelección, deberían tomar en cuenta el porque Angela Merkel aceptó encabezar un CUARTO periodo consecutivo de gobierno en Alemania, bajo el paraguas de una gran unidad entre el SPD (socialdemócratas) y la CDU (democristianos), este ultimo el partido de la canciller alemana, que han sido los adversarios tradicionales del llamado ¨motor de Europa¨.
    El día domingo fue reelecto también Vladimir Putin a un nuevo periodo de gobierno, será presidente de la Federación Rusa hasta el 2024 como mínimo, frente a las críticas que se le hicieron por su nueva postulación para estas elecciones, el jefe de gobierno ruso respondió: ¨dejemos que sea el pueblo ruso el que decida¨, pues obtuvo el 76% de los votos frente a la falta de propuestas creíbles desde la oposición.
    En el caso de Xi Jinping, la Asamblea Nacional Popular decidió por unanimidad abrir las puertas para que este pueda presentarse nueva vez a la presidencia del país en el año 2023, modificando la constitución que hasta hace pocos días prohibía la reelección por mas de dos periodos consecutivos, ahora existe la posibilidad de presentarse indefinidamente, lo que aparenta es que China quiere dar seguridad a sus aliados de continuidad de sus políticas económicas después de esa fecha.
    ¿Porqué están apostando países tan disimiles en sus estructuras políticas como Alemania, China y Rusia?, esa es la pregunta que debemos hacernos cuando analizamos las razones que han llevado al liderazgo de esas naciones a seguir el mismo camino, la consolidación de fuertes lideres internos, en un mundo donde cada día se producen sorpresas electorales que retrotraen a sus vecinos a situaciones engorrosas y hasta inmanejables.
    A fines del mes pasado sin ir mas lejos, en Italia de produjeron elecciones y ganaron los partidos anti-sistema del Movimiento Cinco Estrellas y la Liga del Norte, el primero encabezado por un cómico de televisión llamado Beppe Grillo, quien llevó de candidato a un desconocido sin educación formal, y el segundo es una agrupación regional que lo mínimo que plantea es la dividir el rico e industrializado norte de Italia, donde está, Turin, Milan, Genova, del pobre sur donde esta Calabria, Nápoles y Sicilia.
    En Austria ganó las elecciones un partido de extrema derecha con tendencia Neo-nazi, en Holanda poco faltó para que ganara una tendencia similar, en el Reino Unido el gobierno de Theresa May esta acosado a dos bandas después que los extremistas se impusieran con el Brexit contra todo pronostico, en Polonia ganó las elecciones la extrema derecha radical y así sucesivamente se ha ido construyendo un panorama político internacional que augura inestabilidad e incertidumbre.
    Y es que estamos en una época de ruptura de paradigmas y transición hacia un nuevo tipo de sociedad, en el Foro Económico de Davos de este año lo que se discutieron fueron ideas sobre el tipo de sociedad que viene, la llamada ¨sociedad 4.0¨ resultante de la cuarta revolución industrial es el cambio mas profundo que haya tenido la humanidad en toda su historia.
    Los cambios son tan drásticos que en muy poco tiempo hemos pasado de hablar de robóticas y mecatrónica, a estar invadidos por objetos donde lo que prima es la IA (inteligencia artificial), la nanotecnología y el internet de las cosas, todo esto se esta produciendo a una velocidad vertiginosa, tanto que gobiernos que creían estar firmemente anclados en las posibilidades que dan los partidos políticos tradicionales, ven ahora como sucumben ante oleadas de votantes cada vez mas inconformes con las expectativas que tienen de futuro.
    Aquellos proyectos políticos populistas que parecían haber sido abandonados después de la segunda guerra mundial por los países desarrollados, ahora se multiplican en lugares inimaginables, donde se suponía que primaba el raciocinio de poblaciones altamente educadas y acostumbradas a la fortaleza institucional de sus naciones, es decir, estamos frente a un periodo de inestabilidad desencadenado por la inseguridad y el miedo de grandes grupos poblacionales acerca del futuro que les espera.
    Frente a este panorama, es que Alemania, China y Rusia, han querido apostar por la estabilidad que otorga la presencia a la cabeza de sus respectivos gobiernos de líderes fuertes y confiables con el fin de devolver la confianza a sus naciones a lo interno y buscar las mejores condiciones para sobreponerse a una época de gran confusión en el campo internacional.
    Mientras esto ocurre en las grandes sociedades del mundo, las mas avanzadas mirando el ejemplo de la crisis permanente que acosa a muchos de sus pares, en la República Dominicana nos dedicamos a teorizar y discutir sobre tonterías como un fleco agregado de forma chapucera a la constitución, sobre si es pertinente o no abrir el espacio para que la figura política mas popular del país, que es sin dudas Danilo Medina, tenga opción personal de escoger o no presentarse de nuevo en el 2020 y se acosa desde el partido de gobierno a los que plantean tal posibilidad.
    La discusión en los países que progresan no es reelección contra no reelección, es ahora estabilidad contras inestabilidad, porque la primera garantiza un escenario donde la producción de riqueza general evita la insatisfacción que esta provocando el derrumbe del mundo político como lo hemos conocido, la segunda es una apuesta a la crisis, al aumento de la pobreza, a la falta de inversión, a la desesperanza.
    En los países desarrollados el problema no son los nombres de quienes encabecen los gobiernos, porque lo que importa es el proyecto de nación y visión de futuro que planteen sus gobernantes, quien acierta se queda, quien se equivoca se va, y parece que los pueblos ruso, alemán y chino están mas que satisfechos con ser llevados a puerto por capitanes fuertes en el tempestuoso mar que les ha tocado vivir en esta época de la historia de la humanidad, ojalá sigamos su ejemplo.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " MERCKEL, PUTIN, XI JINPING ¿REELECCIÓN CONTRA INESTABILIDAD? "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas