Redes

Previous
Next
  • ¿Pero quién diablos es”Templaris…?

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: viernes, 2 de febrero de 2018
    A- A+



    Una lectora nos escribió: Hola mi nombre es Lisbeth E. Díaz Díaz.
    Estaba leyendo algo que publicaste en tu página web sobre templaris, y me está sucediendo lo mismo que a ti, la verdad desconozco de ello y quiero saber que hiciste para que dejaran de molestar con lo mismo. No tengo ninguna deuda!
    Al igual que ella, yo, y sabe Dios cuantos mas,he sido hostigado insistentemente, cada dia, por teléfono, por Templaris, sobre una alegada deuda con la que estoy registrado, de un banco cerrado hace años, el Banínter. Son tres mil pesos más intereses, y he sido amenazado a ser llevado a una disputa legal, si no me acerco a negociar.
    Seguro que como Lisbeth E. Díaz Díaz y yo, otros tantos "deudores" de un banco quebrado y cerrado. ignoramos que teníamos una deuda, sobre la cual esperaron al 2017 y 2018 para avisarnos por un mensaje sorpresivo a nuestros teléfonos y con amenazas incluidas.
    El Banco Intercontinental, fue la segunda mayor entidad bancaria de capital privado en la República Dominicana hasta el momento de su colapso en el año 2003 y fue objeto del mayor fraude corporativo en la historia de República Dominicana.
    Es una mala gestión,criticable, de Bancentral y de esos abogados, que ellos dicen fueron autorizados a gestionar cobros de deudas de Baninter y Bancrédito,no porque haya resistencia a pagar si la deuda existe y es legal, sino por la forma, sin aviso previo,con hostigamiento y amenazas incluidas.
    En mi caso, tuve una tarjeta de poco monto, porque fuimos empleado de Listín Diario, cuando perteneció a Banínter. Consideramos que 3 mil pesos, que Templaris alega yo debo, no merece tanta molestia, insistencia y hostigamiento diario por teléfono. Es mi queja.
    No soy malapaga, ni tengo miedo a negociar, pero este método compulsivo, sorpresivo, sin una notificación previa, sin un aviso del Banco Central de la República Dominicana, sin socializar esa medida, es una molestia, un hostigamiento y un insulto a la dignidad de las personas, que debería ser regulado, y merece la atención de instancias competentes como "ProConsumidor" o Indotel.
    Llamé hace poco a Templaris Cobros, y me puse a dialogar con una recepcionista. Quise preguntarle "Quién era Templaris", ya que nunca había oido de ella, y nunca he hecho negocios con una firma llamada así.
    La forma en que fui recriminado, llamado moroso, mapalaga o tal vez "ladrón", me obligó a colgar la llamada, y los mensajes continúan a diario en llamadas a mi teléfono, con amenazas de pasarlo al "departamento legal".
    Si debo pagar, puedo negociarlo, pero no me agrada que sea intimado vía telefónica, sin dar la cara, sin una visita, sin notificación previa, con amenazas, sin elegancia.
    Tengo derecho a dudar de una firma, una marca de la que nunca hemos escuchado, ni visto en el mercado,sin saber nada, y mas en ambiente donde hay experiencias de estafas a los usuarios. ¿Porqué esperaron tantos años para darnos  a conocer que  debíamos pagar una deuda de tarjeta de crédito?. Fui cliente de Baninter, eso si, como empleado de una de sus empresas, con una tarjeta de poco monto de débito que aun conservo,pero suspicaz de la gestión de cobro del Bancentral mediante una firma desconocida para nosotros.
    ¿Porqué el Bancentral, no se tomó la molestia de notificarnos sobre esta decisión, al menos para mi desconocida
    Indagamos, y nos encontramos con dos "Templaris" y dos direcciones, y nos quedamos sin saber, a cuales de ellas prestar atención.
    Una "templaris" tiene esta dirección: TORRE FRIUSA, SUITE 11 – A, AVENIDA TIRADENTES NO. 228 ESQUINA AV. 27 DE FEBRERO, LA ESPERILLA, SANTO DOMINGO,
    DISTRITO NACIONAL. REPÚBLICA DOMINICANA. Página web: http://templarisrecovery.com/
    La otra:  dice que Templaris Cobranzas es la empresa profesional de gestión de cobros de República Dominicana, con dedicación a tiempo completo al negocio de las cobranzas como actividad principal y a los servicios y procedimientos legales afines. La dedicación plena a las cobranzas, como aspecto inmanente a nuestra.
    Teléfono: (809) 732-3010 Dirección: Templaris Cobranzas, S.R.L.
    Calle Fantino Falco No. 57, Plaza Criscar I, Local 204, Ensanche Naco, Santo Domingo, Distrito Nacional, República Dominicana.

    Se dedica a Servicios, Cobros Legales,Cobros Administrativos,Cobros Pre-Legal,Cobros en el Extranjero.Servicios de Contact Center,Cobro Deuda Condominios,Compra de Deudas
     Web:   http://www.templariscobranzas.com/

    Hace un tiempo publicamos este artículo sobre el mismo tema de Templaris, que  compartimos.

    ¿Pero quién diablos es”Templaris…?
    A los amigos lectores, les pido excusa, porque no acostumbro en mis escritos utilizar este tipo de expresión, por muy indignado que esté y por respeto a mis visitantes a la página.
    Pero hace unas semanas, unos meses tal vez, he estado siendo “tele-intimado” por una empresa, de la cual no conocía su nombre, razón social, ni su propósito; es más ni siquiera sabía que existía.
    Mi paciencia se ha colmado cuando en mi número móvil, recibo un aviso, de que esa empresa tiene contra mí “un proceso legal”.
    Con el número  16812191007, me llega este mensaje: JUAN, Templaris tiene un proceso legal en su contra por la deuda que mantiene con nosotros”.Llamar al 8092229331 para información. Me dice que tengo con ellos, una deuda, pero no dice de “cuánto”, ni porqué, lo que me llama a sospecha.
    Mi número móvil es público, aparece en todo mi perfil en la internet, porque somos editor de páginas de noticias y otros temas, y voluntariamente publico mi número móvil, para el que desee contactarme, al igual que mi correo electrónico:juanmrodriguez7@gmail.com.
    Es posible que por tener un perfil público, no tengo porqué esconderme, la llamada “Templaris” haya dado conmigo, y de qué forma, amenazante, insolente, y diría extorsionando.
    No puede decir que tengo una deuda con “Templaris”, porque insisto, ni conocía de su existencia, ni su localización, ni tengo el gusto de conocer a nadie allí.
    Como nunca he tenido vínculos con la susodicha empresa, tampoco he sido notificado debidamente en mi domicilio, ni he recibido queja alguna relacionada con una alegada deuda. Por lo tanto, no puede alegar que me tiene un proceso legal. Sin embargo, estoy dispuesto a aclarar mis asuntos con quien me requiera, aunque sea por error.
    Primero, no se quien es templaris, nunca había oído hablar de ella, ni conocía a qué se dedicaba .
    Es poco lo que se sabe, no tiene registro, una ubicación clara, ni se sabe quienes la integran. Al menos, quien escribe la desconoce.
    Al ver el mensaje, curioso, me inclino por indagar ¿quién es esta empresa?,si así puede llamarse.
    Me voy a Google a ver de qué se trata, y comprobar si está allí alguna referencia empresarial.
    Aparece en las “Páginas Amarillas”, la guía comercial. !Sorpresa!, es una agencia de cobros.
    Se llama exactamente ” Templaris Cobranzas”. Dice que tiene su domicilio en la calle Lic. Rafael F. Bonnely 9, Santo Domingo, en el ensanche Evaristo Morales , Teléfono: (809) 732-3010, diferente al que tengo en la bandeja de entrada de mi móvil.
    Eso, para mi no dice mucho, pero es una referencia. Seguimos indagando. Muchas direcciones web con igual nombre que en la búsqueda de Google, dan “error”.
    Encontré una página en la que aparece esta lectura: ” Para los que no saben, Templaris Cobranzas es una empresa profesional de gestión de cobros de República Dominicana, con dedicación a tiempo completa al negocio de las cobranzas como actividad principal y a los servicios y procedimientos legales afines”.Eso dice en el sitio: chiripas.com.
    Aparece otro aviso de una Templaris, S A, Dirección: F Falco 48, Santo Domingo, 809-616-0674, y esta lectura: ” Templaris, S A se encuentra en la dirección F Falco 48 en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana, como se puede ver en el mapa que le muestra cómo llegar a la empresa. El teléfono principal de Templaris, S A es 809-616-0674. Si deseas conocer más sobre este negocio, puedes llamar y solicitar información de sus productos y servicios. No olvides preguntar por sus ofertas, descuentos y especiales del momento. Recuerda decirles a Templaris, S A que encontraste su teléfono y dirección en 1411.com.do.Opinión de 1411.com.do – Sep 1, 2016, sobre Templaris, S A. Este negocio labora en actividades relacionadas con Abogados en Santo Domingo”.
    Es todo lo que pude conseguir de la famosa “Templaris”. Sigo ignorando quienes son, quienes la integran y su dirección exacta, y también ignoro de qué, porqué tengo una deuda con ellos, según afirman.
    Como este es un país con poco control y supervisión, y donde se han instalado llamadas empresas “peregrinas” para estafar y engañar, tengo derecho a sospechar. Por otro lado, no son pocos los casos de iniciativas sobre el delito que se dedican a intentar engañar a las personas poco advertidas,Ojalá nos equivoquemos con este caso de marras.
    Si comparto esta experiencia, es porque estoy cansado de tanta insistencia por parte de la llamada “Templaris”.
    Imagino a cuantos cientos o miles tal vez, estará esta llamada “Empresa” fastidiando con mensajes no esperados en su móvil, tanto de voz como mensajes de texto, sin que para ello haya un régimen de consecuencias.
    Si hay una deuda con “Templaris”, algo que sigo dudando porque nunca he tenido relaciones de ningún tipo con empresa alguna que tenga esa identidad, al menos deberían explicar porqué razón existe esa deuda, cuando se hizo y el monto.
    Muchas entidades en la República Dominicana se han dedicado, sin un régimen de consecuencias, a extorsionar, amenazar, chantajear a las personas con similares argumentos.
    Otras se dedican a dañar crédito y reputaciones. El que alguien, consciente de que tiene una deuda, se atrase, haya dejado de pagar o no haya pagado, tiene muchas variantes, y no por ello se le puede llamar moroso ni mala paga, y mucho menos dañarle su acceso al financiamiento.
    Una persona puede afectar un régimen de acreencias por enfermedad, por haber perdido el empleo, o porque no tiene ingresos suficientes. En tal caso, lo recomendable sería negociar un acuerdo de pago, plazos, posibilidades, pero no condenar a nadie a permanecer en una “lista negra” porque burócratas o abogados inescrupulosos, irresponsables y de escasa sensibilidad social, lo dispongan desde una oficina. Miles de dominicanos, han sido víctimas de esta injusticia, donde se ha hecho un juicio sumario sin apelación, sin haber sido escuchado y sin negociar, por decisiones de este tipo, ante la mirada indiferente de las autoridades.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " ¿Pero quién diablos es”Templaris…? "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas