Redes

Previous
Next
  • ¿LE PEDIRÁ TAMBIÉN EXCUSAS LEONARDO FAÑA A HIPÓLITO MEJÍA?

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: jueves, 15 de febrero de 2018
    A- A+




    Humberto Salazar




    El juicio que se le seguía en la Suprema Corte de Justicia al Senador de Peravia Wilton Guerrero, hubiera terminado en una condena para el parlanchín y deslengüado legislador, si los involucrados no se ponen de acuerdo en dar por finalizada la demanda con una simple excusa que se publicará en un periódico de circulación nacional.
    Poca cosa podía hacer Guerrero, quien se ha caracterizado por sus denuncias tremendistas sobre temas de narcotráfico, porque no tenía forma de demostrar el supuesto viaje en avión de que habló al calor de la campaña electoral del año 2012 y al parecer esto fue fruto de un cerebro fantasioso que imagina cosas.
    El que si debería comenzar a plantearse pedirle excusas a Hipolito Mejía es Leonardo Faña, a quien por causalidad vimos en el día de ayer en un programa de televisión con un fajo de papeles, insistiendo en sus denuncias en contra del Ministro Administrativo de la Presidencia José Ramón Peralta.
    Como tenemos una buena memoria todavía, nos detuvimos a plantearnos ¿qué tienen en común la denuncia de Faña en la época actual y lo que sucedió en el gobierno de Hipolito Mejía?.
    Pues que cuando este llegó a la presidencia de la República ya era un empresario agroindustrial, que tenía diversos negocios y se dedicaba, todo según su biografía publicada en internet, a la producción, importación y distribución de insumos agrícolas, es decir, lo mismo a lo que se dedican las empresas de la familia de Peralta.
    Nos cansamos de buscar en la prensa de esos años y por ningún lado encontramos el anuncio del cierre de sus empresas, que dejó de comercializar productos o que abandonó la importación de insumos.

    Mas bien lo que se sabe es que pasó todos sus intereses comerciales a sus hijos quienes se encargaron de dar seguimiento a sus negocios mientras estuvo al frente del poder ejecutivo, y nadie ha contabilizado las ganancias que obtuvo como accionista de estas empresas aunque no estuvo al frente de ellas durante esos cuatro años.
    Estamos hablando entonces del mismo fajo de papeles con que anda Faña, solo habría que cambiar el nombre de las empresas, y las mismas acusaciones dirigidas contra un funcionario del actual gobierno, que son beneficiar a sus empresas con asignaciones de importación de productos agrícolas.
    Y es que Faña es otro de los deslenguados fantasiosos que abundan en este medio, que fue funcionario de tercera categoría del gobierno de Hipolito Mejía en la antigua Secretaría de Agricultura, e insiste en construir un liderazgo y hacerse una figura conocida sobre una sarta de mentiras y disparates.
    Nos imaginamos que Faña nunca se dio cuenta de que con sus acusaciones infundadas, lo que estaba era señalando a su jefe político, Hipolito, que por cierto no lo apoyó en sus aspiraciones a la secretaria general del Partido Revolucionario Moderno, de haber encabezado también un entramado irregular en su gobierno para favorecer a sus empresas, que en su caso, estuvieron administradas por sus hijos.
    Esto por supuesto es una inferencia derivada de lo que dice Faña en la actualidad, con la diferencia de que los productos que son asignados a las empresas de la familia Peralta Fernández, son parte de las subastas abiertas y transparentes que realiza cíclicamente la Junta Agroempresarial Dominicana, metodología que se implementó a partir de un decreto emitido desde que llegó la actual administración al Palacio Nacional.

    En el día de ayer leímos con extrañeza las declaraciones de un conocido amigo y abogado, pidiendo a Faña que pida excusas a José Ramón Peralta, disque para emular a Wilton Guerrero, cuando son dos casos tan diferentes porque en el caso del senador de Peravia fue producto de una campaña electoral, escenario donde dicen muchos la primera víctima es la verdad.

    En el caso de Leonardo Faña se trata de una campaña sistemática contra la honra y el honor de una familia conocida y distinguida por su trabajo tesonero en el sector agrícola por mas de 30 años, por lo que unas simples excusas al viejo estilo del Dr, Merengue para nada podrían resarcir el daño recibido.
    Las primeras excusas debería darla Faña a Hipolito, a quien esta acusando sin darse cuenta del ¨delito¨ de haber llegado a la presidencia de la República como propietario de una serie de empresas agrícolas y que no las cerró o liquidó, lo que el exige ahora a José Ramón Peralta.

    Autor: 

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " ¿LE PEDIRÁ TAMBIÉN EXCUSAS LEONARDO FAÑA A HIPÓLITO MEJÍA? "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas