Redes

Previous
Next
  • El peligro de los Quilombo y palenques haitianos en RD

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: miércoles, 7 de febrero de 2018
    A- A+

    La muerte acecha a los dominicanos desde asentamientos de indocumentados haitianos



    De Angola nos vienen dos palabras muy usadas por los parlantes en bantú: kilombo) o también cumbe y palenque. No son términos extraños en Brasil,Argentina, Uruguay,Venezuela,Colombia Panamá México ni en las islas del Caribe.

    En República Dominicana nos hemos familiarizado con las palabras Kilombo y Palenque. En Latinoamérica se refiere a lugares o concentraciones políticamente organizadas de negros esclavos cimarrones en lugares con fuente de agua y cuevas, con alcaldes que ejercían su autoridad en el interior de los mismos.

    Los palenques eran asentamientos donde se refugiaban los esclavos negros que se rebelaban o se fugaban de su vida de esclavitud. Todo este movimiento social tuvo su fuente desde que en 1502 inició la traída desde  África. a manos de los europeos, de africanos para reemplazar como esclavos la mano de obra indígena. Los esclavos fueron diseminados donde quiera que había un colono europeo o padres jesuitas.

    Hoy al menos en la República Dominicana, son asentamientos comunes, pero muy vinculados a sus raíces. De ellos brotan el “gagá” y el Vudú”, aunque ya son asentamientos con mezcla donde viven todos, mulatos, jabaos,blancos y descendientes de africanos.

    La presencia del negro africano o sus descendientes por generaciones se matiza por asentamientos llamados Quilombos y palenques, muy característicos, vinculados a la esclavitud y luego a la abolición tras la declaración racista y excluyente de blancos o del mulato, que llegó a ser la República negra del 1804 que admite poco o ningún extraño.

    Los asentamientos de los Kilombos y Palenques en el caso de los angoleños y Congos, introducidos por franceses y españoles a la isla La Hispaniola o Española, se caracterizan porque en su generalidad hablan sus propias lenguas como creol, patois, y su religión predominante es el vudú.Su música predilecta, el “Gagá” y el “Compa” o merengue haitiano bailado con embrague de "Clerén" y bongó.

    El territorio de la República Dominicana luce "variopinto" por la decisión de los gobiernos peledeistas de Leonel Fernández y Danilo Medina de abrir la frontera o una inmigración haitiana que hoy espanta, y los dominicanos ya la califican una invasión pacífica.


    La presión de gobiernos europeos, norteamericano, latinoamericanos y antillanos mas organismo internacionales, iglesias y organismos civiles como las organizaciones no gubernamentales ha dados resultado, de manera tal que la permisividad y la vacilación cuestiona las fronteras de la soberanía dominicana.
    Desde medidos de los 90, se viene advirtiendo la entrada masiva de haitianos indocumentados ante la mirada indiferente del sector oficial.

    De manera que no exageramos si mañana la historia juzga a los gobiernos del PLD. como los más complacientes con la incursión masiva de indocumentados haitianos, y por haber contribuido, por inacción, a la eliminación de la frontera física y jurídica, en detrimento de la sostenibilidad y continuación del proyecto duartiano que es la República Dominicana, donde la "fusión" sustituyó la soberanía nacional.

    El chantaje haitiano sumado una agresiva diplomacia internacional que le ha dado resultados a Haití contra la República Dominicana de hoy, y los gobiernos peledeistas, indecisos y temblorosos se ha convertido en una pesadilla nacional.


    Palenques los hemos tenidos como resultado de las 36 veces que Haití a ha invadido a la República Dominicana por superioridad armada. 
    Pero hoy son evidentes, más preocupantes que el hecho de además de que en los más de 500 bateyes se van conformando quilombos, y de allí han pasado a los barrios , municipios , ciudades dominicanas como resultado de la inteligente invasión pacífica asesorada por organismos internacionales y agentes de un universo que se estima en más de 11 mil entidades que el estado ha validado dentro del territorio.

    Mañana, estos asentamientos tendrán las categorías de guetos . Un gueto palabra que procede (del italiano ghetto​) es un área separada para la vivienda de un determinado grupo étnico, cultural o religioso, voluntaria o involuntariamente, en mayor o menor reclusión. El uso se ha extendido hoy a cualquier área en la que la concentración de un determinado grupo social es excluyente.

    Derivado del odio a los dominicanos y su creencia de que somos inferiores y usurpadores de un territorio que les pertenece, y que podríamos ser sus esclavos y no una nación que va en ruta de la prosperidad, de los “kilombos y Palenques, nos llega la violencia que ha terminado a destiempo la vida de muchos dominicanos. Con mirada desafiante, prepotente, llena de odio y rencor, los dominicanos que hemos sido comprensivos y solidarios, tenemos que soportar el desprecio  haitiano  en nuestras narices, sin esperanza de una respuesta gubernamental que haga valer nuestra soberanía nacional.



    La movilidad haitiana con burla de los supuestos controles oficiales dentro del territorio, la instalación de quilombos y palenques, ha traído por consecuencia que haitianos de la más baja ralea, fugitivos de cárceles haitianas, asesinos, ladrones,antisociales que nos acompañan, hayan provocado cientos de dominicanos asesinados en diferentes circunstancias. En pueblos fronterizos y en la zona rural, son numerosos los robos, asaltos, asesinatos y la promiscuidad de unas personas que no están conectados con nuestros valores y forma de vida.
    Debemos señalar también que ya sea por falta de información, por no tener conciencia de lo que pasa, y del peligro a que estamos expuestos como nación jurídica, cientos de dominicanos se comportan como traidores a la República y patrocinan las incursiones de indocumentados y delincuentes haitianos.
    En la zona fronteriza el compadrazgo, la convivencia y la compenetración entre dominicanos y haitianos, donde ya no existe el criterio de "frontera"es un hecho que debe llamarnos a reflexión, porque allí ya se ha dado la "fusión" y en momento de crisis, ya no se puede contar con esos "dominicanos".

    CRIMINALIDAD Y TEMORES

    En muchas comunidades, ya se han desatado conflictos porque los dominicanos, al margen de las autoridades, han expulsado grupos de haitianos que le han cambiado sus estilos de vida, " a la dominicana".

    Los dominicanos tienen fresco en su memoria, cientos de crímenes de los que han sido acusados a indocumentados haitianos.
    Lugar donde fue atacada "Cielo García

    Todos los crímenes a manos de haitianos que proceden de barrios donde se van construyendo sigilosamente Kilombos, Palenques o Guettos han sido horrendos. Asesinatos, ataques con arma blanca, hacha, mocha, colines, cuchillos, palos,tubos y hasta hechicería. En el imaginario popular se teje la historia, casi creencia de que hay brujos haitianos que “matan” llamando espíritus malignos y que “venden” personas tras convertirlos en “zombis” y esclavizarlos en Haití.

    Los criminales haitianos, cuando atacan y logran huir, se marchan sin problemas y se esconden en Haití.

    De los intentos de asesinato, aun está pendiente de hacer justicia al autor de haber atacado con arma blanca a una adolescente que todos conocen como “Cielo García” y que para salvarle la vida los médicos debieron amputarle los brazos.


    Otros asesinos, han escapado tras matar personas en riña, en forma de asesinatos, asaltos, robos, incluso a quienes han sido sus empleadores. Son pocos asesinos que han sido localizados y sometidos a la justicia dominicana.

    Como apenas registramos en forma estadística los sucesos, los hechos, por publicaciones de prensa entre 2015 al 2018, más de 150 dominicanos han muerto a manos de haitianos.
    Solo se reportaron 98 dominicanos muertos en 2017 por haitianos.

    Vivimos el silencio oficial frente al preocupante movimiento haitiano dentro del territorio, lo que equivale a una conspiración oficial contra la República Dominicana y los dominicanos.


    PALENQUES,BATEYES, KILOMBOS Y GUETOS

    Estos tipos de asentamientos de haitianos, donde han adquirido propiedades en territorio nacional, construido viviendas, instalado negocios y donde nacen “dominicanos” hijos de indocumentados haitianos, es un trabajo social inteligente que han permitido los gobiernos y `puede ser una forma de “avanzada” hacia la “fusión”.

    La fusión tan anhelada por la intelectualidad haitiana avanza a paso de gigante y pronto la frontera será una solo una imaginación de un recuerdo histórico.

    En el momento las frontera es un relajo, una burla y un negocio donde los vendedores de paso apuran las operaciones de ventas, antes que desaparezca la llamada frontera jurídica donde el contrabando tráfico humano y de mercancía ya no tendrá sentido para los negocios actuales basados en la aparente prohibición y los controles.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " El peligro de los Quilombo y palenques haitianos en RD "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas