Redes

Previous
Next
  • DE LO QUE TENEMOS A LO QUE QUEREMOS: EL DISCURSO DE DANILO

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: martes, 27 de febrero de 2018
    A- A+



    Humberto Salazar



    El concepto de clases medias comienza a desarrollarse en Inglaterra en el siglo XVII, para ubicar económica y políticamente a aquellos propietarios que no pertenecían a la aristocracia, cuyo linaje estaba vinculado a la herencia, ni eran parte de los pobres diablos que no tenían ni en que ¨caerse muertos¨.
    Este grupo se hizo fuerte en términos políticos a partir de la llamada ¨revolución gloriosa¨ de 1688 que derrocó a Jacobo II y dio inicio a la primera democracia parlamentaria en el mundo, cuando se reconoció la llamada ¨Declaración de Derechos¨ que le disminuyó el poder a la monarquía inglesa y los cedió a la burguesía.
    Es decir, la aparición de las clases medias está íntimamente relacionada con el desarrollo económico y social de la humanidad, sobretodo a partir de la revolución industrial de fines del siglo XVIII y todo el siglo XIX, y el surgimiento de las fabricas con la expansión del capitalismo y la industralización en los Estados Unidos en el siglo XX.
    Por eso cuando escuchamos repetir al Presidente Danilo Medina en su discurso del día de ayer ante el congreso de la nación, que su aspiración es seguir sacando a millones de dominicanos de su condición de pobres, y convertirnos en un país donde primen las clases medias, esto no es mas que la definición de lo que hoy en día se considera un país desarrollado.
    La República Dominicana de donde venimos era un país afectado por una pobreza ancestral que heredamos desde la época de la colonización española, potencia europea que abandonó este territorio insular a su suerte prácticamente desde que descubrió que hacia la tierra continental existían riquezas y civilizaciones para nada comparables con lo que habían encontrado en la isla que llamaron La Española.
    Siempre fuimos pobres, tan pobres que mientras en Europa se producía el desarrollo de las clases medias con la construcción de grandes ciudades vinculadas a las fabricas, al finalizar el siglo XVIII la parte española de la isla era entregada a Francia a cambio de lo que hoy es Cataluña, con la firma del Tratado de Basilea de 1795 que puso fin a la ¨Guerra de la Convención¨.
    Y hemos sido muy pobres, tanto que ni siquiera la Gran Colombia, con el libertador Simón Bolivar a la cabeza, nos quiso al pedir su apoyo cuando se proclamó la que se denominó ¨Independencia efímera¨ en 1821 y nadie vino a ayudarnos cuando en 1822 el ejercito haitiano encabezado por Boyer ocupó la parte occidental de la isla.
    Se calcula que para el momento de las guerras de independencia, hay que recordar que en muy pocos años fuimos españoles, franceses, haitianos, dominicanos y españoles otra vez, la población de esta parte de la isla era de menos de 100 mil personas, porque todos los que habían podido huir, lo habían hecho hacia las islas vecinas o hacia territorio continental.


    Hacemos este muy resumido recuento del lugar de donde venimos, para comenzar a comprender el enorme reto que tenemos por delante, que es el panorama descrito por el Presidente Danilo Medina en su discurso del día de ayer, el como un país que ha logrado rescatar de la pobreza a grupos históricamente marginados y excluidos, tiene ahora como tarea consolidar su desarrollo económico y social de modo que los que hoy se dicen de clases medias no vuelvan a ser pobres.


    Es decir, para nada alguien puede asumir que hemos llegado a la meta y compararnos con sociedades que nos llevan mas de dos siglos de ventaja, pero las cifras económicas están ahí, a la vista de todos y son irrebatibles, la República Dominicana disminuyó su cifra de pobres del 41% en el año 2012 al 25% a finales del 2017, lo que significa que por primera vez en nuestra historia tenemos un segmento de clases medias que está por encima de las cifras que corresponden a los de clases bajas.
    Mientras tanto seguimos creciendo en forma acelerada, la segunda economía en temimos de crecimiento de su PIB en América Latina, todo en un entorno de estabilidad y paz social que nos permite ser receptores de capitales para invertir en diversos sectores productivos, aumenta la cantidad de empleos disponibles, lo que a su vez eleva los ingresos de nuestros ciudadanos y los convierte en consumidores de bienes y servicios lo que en definitiva crea mas riqueza.
    Por esto da pena que algunos repetidores de consignas que son miembros de partidos de la oposición, repliquen como papagayos lo que dicen todos los años al salir del congreso de la República, sin detenerse a pensar en la descripción que, como en el caso de ayer, hizo Danilo del país donde habitamos todos, y los retos que se nos están presentando que son fruto de ese desarrollo y crecimiento que muchos quieren negar.
    Un país donde crecen las clases medias siempre tendrá problemas con la migración de extranjeros ilegales hacia su territorio, es cierto que nuestro vecino mas cercano es Haití, la nación mas pobre de las Américas, pero también es una verdad de que recibimos nacionales de otros países de latino américa, que viajan a la República Dominicana porque consideran que tendrán una oportunidad de mejorar su calidad de vida entre nosotros.
    Ese segmento de la población a quienes Danilo aspira a expandir en su numero y consolidar en su situación, que se denomina clase media, son aquellos a quienes les han ido aumentando sus ingresos económicos a través de los años y esto les ha permitido un ascenso social que los ha alejado de la pobreza donde vivieron sus padres y sus abuelos, de modo que sus hábitos y costumbres han ido evolucionando al disfrute de mejores condiciones de vida.
    Esos son los que llenan las plazas comerciales, que se acostumbraron a comprar en supermercados, almuerzan en restaurantes, compran los apartamentos en las ciudades con créditos de la banca, son consumidores de productos electrónicos, tienen a sus hijos en las escuelas privadas y son los protagonistas de los embotellamientos de transito en las vías de las grandes ciudades del país.
    A esa clase media el país le esta quedando pequeño, por eso plantea el Presidente Medina la terminación de la circunvalación de la ciudad de Santo Domingo para evitar que todos tengan que cruzar con sus automóviles por el medio del espeso transito vehicular que nos azota como epidemia, ya somos cerca de 3.5 millones de habitantes alrededor y dentro de la ciudad de Santo Domingo y las soluciones deben planificarse para esa realidad.
    Esos son los receptores de los servicios médicos en la clínicas privadas, ahora hay quejas de que capitales extranjeros invierten en ese sector en el país, como si un centro privado de salud no fuera un negocio mas, mas pronto que tarde la medicina publica competirá con la privada por una población que en teoría debería poseer un número de la seguridad social desde el momento de su nacimiento, y por lo tanto un financiamiento solidario disponible para la totalidad de los ciudadanos.
    En fin, lo que describió ayer Danilo son los hechos que han llevado al país a donde estamos, con múltiples problemas todavía pero con un proyecto de desarrollo de mediano y largo plazo cuyos frutos se comienzan a ser a partir de la solución de temas tan antiguos como el deficit energético y tan nuevos como el aumento de la criminalidad vinculada al crimen organizado y a los problemas sociales que describió ayer nuestro presidente.
    Las cifras están ahí, los resultados se encuentran a la vista de todos, no hay peor misión que tratar de desmentir lo que es tan evidente, caminamos hacia una sociedad distributiva que se fundamenta para su funcionamiento en los grupos de clases medias que han dado fisonomía al país donde vivimos hoy en día, el reto es seguir construyendo ahora el país que queremos para nuestra descendencia.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " DE LO QUE TENEMOS A LO QUE QUEREMOS: EL DISCURSO DE DANILO "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas