Redes

Previous
Next
  • Sueños de esperanzas

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: sábado, 6 de enero de 2018
    A- A+


    Decía el escritor ruso León Tolstoi que las esperanzas son los sueños de los hombres despiertos. Sin esperanza, los puertoplateños no podemos sobrevivir ni mucho menos progresar como comunidad ante los grandes retos del mundo de hoy.
    Necesitamos sonar, pero despiertos, para poder vivir en una ciudad con un futuro más promisorio y sostenible. Necesitamos también de líderes que levanten el ánimo y canalicen de manera positiva todas las energías y potencialidades del pueblo, en su más diversa expresión,, para poder producir el cambio y la modernidad que tanto necesita Puerto Plata.
    Para alcanzar esos propósitos, nuestro pueblo requiere de un nuevo liderazgo responsable, capaz, serio, transparente y visionario, que exprese la autenticidad y pluralidad de los sanos y honestos habitantes de la Novia del Atlántico, para que lo conduzca por los senderos del progreso y el desarrollo en el siglo XXI.
    Hoy, todas las concepciones, dogmas, doctrinas, principios están sometidos a un proceso de prueba y cuestionamiento. Nuestra ciudad, como entidad sociocultural y ecología, junto a sus ciudadanos y líderes, no escapa a ese proceso de cuestionamiento que se respira en los más diversos rincones el mundo.
    Se necesita de un cambio de mentalidad de parte de todos los puertoplatenos que aspiran a una ciudad mejor. En este nuevo año es necesario mirar hacia atrás pensando en el presente y con una visión de futuro, a fin de buscar nuevas formas de pensar y actuar, pues tanto el pueblo como sus líderes deben ser verdadero agentes de cambio.
    La sociedad puertoplatena requiere de un proceso de cambio y transformación, por lo que necesita de una nueva mentalidad para desarrollar una comunidad de intereses que encarne sus propios valores, hábitos, costumbres y creencias, enmarcada en un modelo de desarrollo social, integral y sostenible.
    La inteligencia puertoplateña, que es la responsable de dirigir y organizar la provincia, está dispersa, fragmentada y carente de iniciativas para diseñar e implementar proyectos viables de desarrollo, que conduzcan a Puerto Plata a ser una ciudad moderna, en la que sus ciudadanos estén satisfechos de su estado de bienestar y progreso.
    Nuestra ciudad padece de una crisis de representatividad (con sus excepciones). Sus representantes congresionales, provinciales y municipales, carecen de metas, competencia, capacidad de gestión y vocación de servicio, su elección, en la mayoría de los casos, ha sido fruto del clientelismo político y de aspiraciones personales desmedidas, en detrimento de los intereses comunales. Estos representantes no cumplen con los cargos conferidos por los electores, ya que no presentan proyectos concretos para el desarrollo y progreso de Puerto Plata y no cumplen con lo que prometen a la población. Por eso, la preocupación principal de quienes nos representan en el poder público y municipal es mas de tipo personal que de servir al bien común.
    Hoy no sabemos el tipo de ciudad que quieren construir y desarrollar el gobierno central y nuestros líderes locales, ya que su irresponsabilidad e incompetencia siempre están presentes en muchas de sus acciones.
    Necesitamos de un cambio de mentalidad y de un nuevo liderazgo para construir un espacio urbano, sobre la bases de un desarrollo integral y sostenible, en que la calidad de vida de sus ciudadanos sea de prosperidad y bienestar.
    Las organizaciones comunitarias, la sociedad civil y el empresariado deben presionar y vigilar los pasos de nuestras autoridades, tanto centrales como municipales, para que cumplan con sus funciones de bien común y de edificar una ciudad más atractiva y moderna, acorde con los nuevos tiempos.
    Puerto Plata sigue siendo una ciudad hermosa y un pueblo encantado que grita con las olas del Atlántico por un cambio de rumbo. Los puertolatenos ausentes, como buenos sonadores, nos han enviado una señal de esperanza, de unirnos todos para hacer de nuestro terruño, una ciudad posible, hospitalaria, solidaria y de hombres despiertos, adaptados a los nuevos cambios.
    Por: Juan Payero Brisso POP NEWS RD

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " Sueños de esperanzas "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas