Redes

Previous
Next
  • En medio del horror, hay historias que merecen ser contadas

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: viernes, 22 de diciembre de 2017
    A- A+
    Entre tanta desesperación, aún hay esperanza
    Soy Ian Cross, médico de Médicos Sin Fronteras y trabajo en Bangladesh atendiendo a los refugiados rohingyas que han huido de sus hogares en Myanmar debido a la violencia, la persecución, las torturas y las violaciones. 
    Ya son unas 650.000 personas cuya única opción para sobrevivir ha sido escapar. Sin embargo, entre tanto dolor y tristeza, he podido encontrar historias que me devuelven la esperanza en el ser humano y hoy quiero compartirlas contigo.
    Noor, el milagro de mover de nuevo la mano 
    La pequeña Noor no vio al soldado que le disparó. Desde que esa misma bala mató a su padre mientras huía con ella en brazos y la hirió gravemente en su antebrazo, Noor no hablaba mucho. Junto a su madre y su un hermano pequeño, logró escapar a Bangladesh. Una mañana, la pequeña volvió muy orgullosa a la clínica para enseñarme algo. Tras dos operaciones, ya podía doblar sus dedos: ¡estaba asombrada! Su madre se sentía tan agradecida por el tratamiento recibido que nos pidió que contáramos al mundo la historia de su hija.
    Laila, el poder de un abrazo
    La primera vez que vi a Laila, de 10 años, estaba tumbada en una oscura y silenciosa habitación de nuestra clínica. La manteníamos así para reducir al máximo la estimulación sensorial ya que, de lo contrario, se desencadenaban dolorosos episodios de espasmos: Laila sufría tétanos. Da mucha rabia que una enfermedad casi erradicada en el mundo deje en este estado a una pequeña por no tener acceso a esta vacuna. 
    Su recuperación fue muy lenta pero, un día, consiguió hablar y pedir a su padre que le abrazara. Fue realmente asombroso: aquel abrazo consiguió que al fin sonriera y que sus espasmos se redujeran lo suficiente para poder doblar las rodillas. Es difícil no emocionarse al comprobar que el amor de un padre puede resultar mucho más poderoso que cualquier fármaco. 
    Si hoy te cuento esto, es porque hay muchas más personas como Laila y Noor que necesitan ser tratadas a tiempo.  

    En Médicos Sin Fronteras, podemos hacerlo con tu ayuda. 
    Por eso te pedimos que, si puedes, hagas un donativo.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " En medio del horror, hay historias que merecen ser contadas "

Sociales y Eventos

Farándula

Variedadesnotitemas

Temas