Farándula

  • La difteria, la manipulación mediática del gobierno y la chercha de la dominicanidad

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: miércoles, 11 de abril de 2018
    A- A+
    La difteria, la manipulación mediática del gobierno y la chercha de la dominicanidad  
    OPINIÓN POLÍTICA


    La dominicanidad es algo extraño para otros ciudadanos del mundo, por ese ADN, que posee tan volátil, desordenado y ruidoso, como resultado de esa mezcla de cultura de mestizaje: taina, africana e hispánica. La dominicanidad es realmente un rompecabezas, para explicar el comportamiento social y político del dominicano y en particular de nuestros gobernantes, políticos y gente el pueblo. El anuncio de un caso de difteria proveniente de Haití, se ha convertido en una chercha ruidosa en el país, donde la manipulación mediática provocada por el gobierno y combinada con la idiosincrasia del pueblo, han convertido ese hecho, en un espacio de distracción para todo aquel que se considere dominicano. El problema hoy, no es entre Águila y Licey, ese acontecimiento, que forma parte de la fibra de la dominicanidad, ya paso, ahora tenemos otras cosas, en que entretenernos. El gobierno está claro en lo que hace, a través de la política de distracción y la manipulación mediática de medios, periodistas y comunicadores pagados, para que activen el ADN del dominicano, y conviertan la presencia de la difteria, en un espacio cherchoso y de entretenimiento para que se olviden de sus demás calamidades existenciales. El gobierno ha planificado todo una estrategia de manipulación mediática para hacer uso de ella, en cada momento de la coyuntura política en desarrollo, ayer era la corrupción, el feminicidio, el problema haitiano, hoy la difteria y mañana surgirá otro entretenimiento, hasta llegar tranquilo, en sus planes continuistas en el 2020. La manipulación mediática del gobierno contra el pueblo, continuara sobre el tema de la difteria hasta que este llene su cometido. Todos sabemos que al dominicano no le gusta hacer filas para nada y cuando lo hace todo es una chercha y ruido y el gobierno lo sabes, por eso ha provocado nerviosismo y pánico en la población, cuando abarrotaron todos los centros de salud, en búsqueda de vacunación, frente al anuncio de las autoridades de la existencia de un caso exportado de difteria y esto es algo que debe preocupar a la ciudadanía y a la fuerza opositora, frente a este estado de manipulación. La política de vacunación del gobierno esta puesta entredicho y el propio comportamiento de la ciudadanía, frente a la falta de política de orientación y prevención de parte del gobierno central y los gobiernos locales. En un país tan pobre como el nuestro, con grandes déficit en atención de salud, falta de educación, desempleo e inseguridad y con un alto nivel de desconfianza del pueblo en las autoridades, no basta con vacunar a las madres embrazadas, los recién nacidos, se debe emplear planes de vacunación para adultos y ancianos. Los planes de vacunación deben ser integrales y priorizados. La atención vacunar a la población no debe ser improvisada,, sino que debe ser resultado de una vigilancia del comportamiento epidemiológico de todas aquellas enfermedades evitables, que se producen en niños y adultos. Cuando nace un niño, todo el entorno familiar es felicidad, pero ninguno de los padres, familiares, amigos o relacionados, no están vacunados, constituyendo una fuente de contagio, un peligro para la salud y vida del niño. En vez de los funcionarios del gobierno y en particular del sector salud, estarse peleando por una bola de queso, el mejor regalo para el pueblo, es que tenga una mayor atención en salud preventiva, vacunando a todos los niños y adultos. La difteria es una enfermedad contagiosa y prevenible y que mata, pero la mayor enfermedad son las políticas neoliberales, que viene llevando a cabo el gobierno en el sector salud. El peor peligro del gobierno en sus planes continuistas, es hacer de la calamidad del pueblo, es convertir la presencia de una enfermedad letal, como la difteria, en un hecho cherchoso, donde el dominicano se siente paniqueado, por la manipulación mediática, a través del sensacionalismo y la distracción, de una enfermedad prevenible, como lo es la difteria. El dominicano no le gusta hacer filas para resolver sus problemas, pero en esta ocasión la ha hecho, como resultado de la manipulación mediática del gobierno. El gran reto del pueblo dominicano es, cuando despierte de sus mareos provocados por el gobierno, hacer real fila alrededor de la política de cambio democrático y poder desplazar al PLD del poder y por real gobierno, que se ocupe de la gente. Por: Juan Payero Brisso

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " La difteria, la manipulación mediática del gobierno y la chercha de la dominicanidad "

Recomendar