Farándula

  • Constitución haitiana y la nacionalidad "Dominicana"

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: jueves, 5 de abril de 2018
    A- A+


    Incluso el proyecto de construir la República Dominicana encontró opositores. Cuando fueron convocados al acto en donde Matías Ramón Mella disparó el "trabucazo" como señal de que se había iniciado la independencia de Haití y el proceso para la desocupación de la invasión haitiana, allí no estuvieron todos los que se esperaba.
    Así, de forma traumática, en medio de vacilaciones y traiciones, nació la República Dominicana, ideada por los Trinitarios, con Juan Pablo Duarte a la cabeza,junto a Mella y Francisco del Rosario Sánchez, entre otros patriotas.
    Desde la República Dominicana de ayer (1844), a la de hoy, son pocos los que continúan para llegar a un objetivo.Eso lo vemos en cualquier iniciativa, social, política o económica, comunitaria.educativa y hasta religiosa. No todos van, ni están.
    Faltar a la cita y traicionar, ha sido un pecado original entre muchos que hoy pueden llamarse dominicanos,solo por haber nacido aquí, pero que son carentes de patriotismo.
    Muchos se alegran por razones que uno no entiende de que la República Dominicana sea sancionada o criticada por ejercer su soberanía cuando aborda el tema de la inmigración y la presencia de indocumentados haitianos en el territorio.Por suerte, la "semilla" del patriotismo aún crece en el pecho de mas dominicanos que honran su Patria, la defienden y luchan por el respeto a su soberanía, pese a cualquier intento por desintegrar la República Dominicana.
    Todos los países tienen sus propias leyes sobre el tema de quienes pueden estar y en qué condiciones en sus territorios. Y las aplican con rigurosidad y sin negociaciones. Si lo hace la República Dominicana despierta un enjambre de críticos y opositores locales e internacionales.Recibe acusaciones de "racista" y xenofobia, y se le endilga el estar creando un segmento poblacional de "apátridas" con los hijos de los indocumentados haitianos que han venido a la República Dominicana, desde que fueron traídos por los norteamericanos cuando nos invadieron en 1916 a la fecha, a numerosas labores, desde el corte de caña de azúcar, hasta la construcción y la agropecuaria entre otras.

    LA CONSTITUCIÓN DOMINICANA

    Esto es lo que dice la Constitución Dominicana sobre quién es dominicano.

    Artículo 18.- Nacionalidad. Son dominicanas y dominicanos:
    1. Los hijos e hijas de madre o padre dominicanos;
    2. Quienes gocen de la nacionalidad dominicana antes de la entrada en vigencia de esta Constitución;
    3. Las personas nacidas en territorio nacional, con excepción de los hijos e hijas de extranjeros miembros de legaciones diplomáticas y consulares, de extranjeros que se hallen en tránsito o residan ilegalmente en territorio dominicano. Se considera persona en tránsito a toda extranjera o extranjero definido como tal en las leyes dominicanas;
    4. Los nacidos en el extranjero, de padre o madre dominicanos, no obstante haber adquirido, por el lugar de nacimiento, una nacionalidad distinta a la de sus padres. Una vez alcanzada la edad de dieciocho años, podrán manifestar su voluntad, ante la autoridad competente, de asumir la doble nacionalidad o renunciar a una de ellas;
    5. Quienes contraigan matrimonio con un dominicano o dominicana, siempre que opten por la nacionalidad de su cónyuge y cumplan con los requisitos establecidos por la ley;
    6. Los descendientes directos de dominicanos residentes en el exterior;
    7. Las personas naturalizadas, de conformidad con las condiciones y formalidades requeridas por la ley.
    8. Párrafo.- Los poderes públicos aplicarán políticas especiales para conservar y fortalecer los vínculos de la Nación Dominicana con sus nacionales en el exterior, con la meta esencial de lograr mayor integración.
      Artículo 19.- Naturalización. Las y los extranjeros pueden naturalizarse conforme a la ley, no pueden optar por la presidencia o vicepresidencia de los poderes del Estado, ni están obligados a tomar las armas contra su Estado de origen. La ley regulará otras limitaciones a las personas naturalizadas.
      Artículo 20.- Doble nacionalidad. Se reconoce a dominicanas y dominicanos la facultad de adquirir una nacionalidad extranjera. La adquisición de otra nacionalidad no implica la pérdida de la dominicana.
      Párrafo.- Las dominicanas y los dominicanos que adopten otra nacionalidad, por acto voluntario o por el lugar de nacimiento, podrán aspirar a la presidencia y vicepresidencia de la República, si renunciaren a la nacionalidad adquirida con diez años de anticipación a la elección y residieren en el país durante los diez años previos al cargo. Sin embargo, podrán ocupar otros cargos electivos, ministeriales o de representación diplomática del país en el exterior y en organismos internacionales, sin renunciar a la nacionalidad adquirida.
    Más aún, el Tribunal Constitucional (TC), al emitir la sentencia 168-13 al pronunciarse sobre el reclamo de la nacionalidad y otorgamiento de cédula incoada por la ciudadana  Juliana Deguis Pierre  y que fue rechazada, estableció lo siguiente:

    2.1.1. En República Dominicana, la nacionalidad de una persona puede adquirirse a través de la de sus progenitores, es decir, mediante consanguineidad o “el derecho de la sangre” (ius sanguinis) 43; y, también por el lugar del nacimiento, o sea, por “el derecho del suelo” (ius soli) 44. Aparte de estas dos modalidades existe una tercera, denominada “naturalización”, mediante la cual el Estado otorga soberanamente la nacionalidad a los extranjeros que la solicitan y satisfacen las condiciones y formalidades que correspondan en cada país.  

    -Que la nacionalidad es un aspecto de la soberanía nacional, discrecional de los Estados, la cual es concebida como un atributo otorgado por estos a sus nacionales y cuyo alcance, por tanto, no puede ser definido por la voluntad de un juez ordinario. d. Que la legislación dominicana es clara y precisa al establecer “QUE NO TODOS LOS NACIDOS EN TERRITORIO DE LA REPÚBLICA DOMINICANA NACEN DOMINICANOS.”, Puesto que, “[e]n tales casos, si no son residentes permanentes, deberán hacer, en principio, su inscripción por ante la delegación diplomática del país de origen”.. e. Que, desde el 1844, el constituyente ha establecido quienes eran dominicanos, principio este que se ha mantenido desde la reforma de mil novecientos noventa y nueve (1929) sin alteración alguna hasta el día de hoy. f. Que “la determinación de la nacionalidad es un asunto de derecho interno que corresponde a cada estado, como expresión de su soberanía nacional […]”. 

    j. Que, respecto a los hijos de extranjeros ilegales, la Junta Central Electoral ha aplicado el criterio jurídico establecido por la Constitución desde mil novecientos noventa y nueve (1929) y ratificado por la Suprema Corte de Justicia, mediante su sentencia del catorce (14) de diciembre de dos mil cinco (2005), relativo al recurso de inconstitucionalidad interpuesto contra la Ley General de migración núm. 285-04, consistente en que: (…) NO NACE DOMINICANO; QUE, CON MAYOR RAZÓN, NO PUEDE SERLO EL HIJO (A) DE LA MADRE EXTRANJERA QUE AL MOMENTO DE DAR A LUZ SE ENCUENTRA EN UNA SITUACIÓN IRREGULAR Y, POR TANTO, NO PUEDE JUSTIFICAR SU ENTRADA Y PERMANENCIA en la República Dominicana […]. 



    ¿Cómo es posible que alegados "dominicanos" en contubernio con intereses extranjeros, se hayan dedicado a cuestionar un acto emitido por consenso por el primer poder del Estado dominicano como es el Congreso Nacional, leyes,reglamentos,resoluciones,sentencias;no por un acto de conciencia y solidaridad humana y universal, sino por otras motivaciones?.



    Y no tan solo eso, aliarse al interés extranjero y particular para cuestionar los actos correspondientes a la Soberanía Nacional, cuando de asuntos migratorios e inmigratorios y sobre el otorgamiento de la nacionalidad.
    Estos temas complejos,deben llamarnos a todos a la sensatez y serenidad,como un mejor aporte a las causas abrazadas.
    Y lo peor de esto es, que habiendo cientos de miles de dominicanos que no están documentados por el Estado, este tema nunca ha sido incorporado en sus reclamos por los "activistas" sobre inmigración.


    ¿APÁTRIDAS?

    Hay una población atrapada en los preceptos jurídicos y constitucionales de ambos Estados, el haitiano y el dominicano.Son los llamados "Apátridas" que heredaron de sus padres nunca documentados, una situación de indocumentados. Un tema pendiente de abordar, por cuanto son personas nacidas allí donde se establecieron asentamientos de haitianos alrededor de la caña de azúcar y los centrales azucareros.
    Las personas en riesgo,porque no cumplen los requisitos para llegar a la Nacionalidad, tienen un camino a elegir: Haití, el país de sus progenitores; pero por razones que sólo ellos saben, rechazan ser haitianos y quieren ser declarados "DOMINICANOS". Entonces el término "apatridia" para ellos,debe ser discutido amplia mente.

    Dice el TC en su sentencia 168-13 que " 3.1.1. A la luz de lo expuesto en relación con la condición de extranjeros en tránsito en Derecho dominicano, las personas nacidas en la República Dominicana, cuyos padres tengan ese estatus solo adquirirán la nacionalidad dominicana cuando no tengan derecho a otra nacionalidad, es decir, cuando devengan apátridas. Esta regla se funda en las normativas previstas en el artículo 1 de la Convención para reducir los casos de apatridia111; en el artículo 7 de la Convención sobre los Derechos del Niño112, ratificada por la República Dominicana. en fecha once (11) de junio de mil novecientos noventa y uno (1991), y en el artículo 24 del Pacto internacional sobre derechos civiles y políticos113.

    Desde 1916, cuando Estados Unidos invadió la República Dominicana, se ha traído de Haití obreros agrícolas, una dinámica continuada hasta hoy por la demanda de su mano de obra de contratistas del gobierno, empresarios,agroempresarios y hasta familias que usan haitianas como
    "su Nana", empresas de vigilancia que los usan a los haitianos como "Guardianes" y serenos en la construcción y plantaciones agrícolas y ganaderas, en la avicultura,etc. 

    Los obreros haitianos que se quedaron, procrearon hijos en los bateyes, hijos nacidos de padres haitianos indocumentados. Haití nunca le dio documentos de identidad a esos haitianos que tuvieron hijos en la República Dominicana, y han heredado una situación de indocumentados como sus padres.
    Asesorados por organizaciones gubernamentales que reciben subsidios del extranjero, que su burocracia vive de la situación de los indocumentados haitianos, han estado intentando acogerse a la Constitución dominicana de antes del 2010. La vigente Constitución fue la que estableció :

    El numeral 3 del artículo 18 de la Constitución 2010 a cuyo tenor: “Son dominicanos y dominicanas: Las personas nacidas en territorio nacional, con excepción de los hijos e hijas de extranjeros miembros de legaciones diplomáticas y consulares, de extranjeros que se hallen en tránsito o residan ilegalmente en territorio dominicano.
    Es esta última disposición, particularmente, la que más controversia ha generado con los sectores que adversan la sentencia 0168/13 dictada por el Tribunal Constitucional el 23 de septiembre de 2013, precisamente por haber ratificado el criterio de que “no son dominicanos los hijos nacidos en el país de padres extranjeros en tránsito”,

    Es la razón por la que la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), que acaba de instalar una"mesa de trabajo" para luchar con la República Dominicana para que sea el país, no Haití, que le proporcione documentos y nacionalidad a los hijos de indocumentados haitianos.
    La CIDH haría un mejor trabajo, si instala otra "mesa de trabajo en Haití" que lleve a las autoridades del Estado haitiano, no solo a presionar a la República Dominicana con el tema migratorio, sino a poner de su parte para junto a las autoridades dominicanas resolver el caso de los hijos indocumentados de indocumentados haitianos,y así poder avanzar en el tema de los llamados "en riesgo de ser apátridas".


    Sería relevante ver los informes sobre el tema,de la CIDH, cuestionando al Estado haitiano por su desidia y descuido en otorgar documentos de identidad a sus nacionales.


    RACISMO DISCRIMINACIÓN Y XENOFOBIA
    Es un error de enfoque querer descalificar con estos epítetos, a quienes reclaman o se preocupan para que el país consolide su política sobre inmigración y el tema de la nacionalidad. Es una tarea permanente en todos los Estados, porque a pesar de la antigüedad y solidez de sus instrumentos jurídicos en la materia, como actos de soberanía, existen siempre amenaza y desafíos.
    Solo los irresponsables que viven de la situación de vulnerabilidad de los otros y han llegado a hacer buenos negocios con los temas céntricos y conexos,apelan a los insultos cuando sus objetivos se encuentran con los obstáculos legales, cuando desean que en favor de sus clientes, se vulneren la Constitución, las leyes,reglamentos y sentencias.
    ¿Acaso piensa alguien que las ONG,s y sus activistas, impulsan estos temas contra el Estado Dominicano por "amor al inmigrante en vulnerabilidad?.

    EL DISCURSO

    Desde los alegatos de que son "apátridas" teniendo a la patria de sus padres, la lógica de la CIDH y una batería de asalariados de las Ong,s, entre ellos abogados y  activistas, religiosos,sociólogos,economistas comunicadores entrenados para ello, o involucrados por su voluntad, le han estado sirviendo a las élites políticas haitianas, a su activa y persistente diplomacia,promoviendo y defendiendo el discurso de que los indocumentados haitianos nacidos en bateyes y palenques de padres sin identidad, son dominicanos, PORQUE ELLOS LO DICEN.


    Hay una batería de abogados que se han dedicado a acompañar a los cuestionadores de la soberanía nacional en asuntos migratorios.Es el caso del activista Bartolomé Pujals. Ese sostiene que por encima de cualquier posición, los nacidos en bateyes,quilombos,palenques o barrios son dominicanos, al parecer sólo porque él lo dice.Como él hay un importante bloque,entre los cuales hay comunicadores especializados en cursillos y maestrías para promover mediante la comunicación el discurso preconcebido.

     Haití activa su campaña mediática internacional para que la República Dominicana sea  presionada para otorgarle documentos y declarar haitianos como dominicanos,sin ellos hacer nada mas que impulsar su discurso antidominicano en los lobbys internacionales de los organismos hemisféricos, en Canadá,Francia, España, Inglaterra y Estados Unidos.Ese expediente que Haití le ha construido a la República Dominicana en décadas de suministro de información parcializada, muchas sin confirmar, ha servido para que grandes países lo usen a conveniencia cada vez que  quieren exigirle al país determinado comportamiento o posición en sus agendas, presionadas y amenazadas por posibles acusaciones o sanciones, las autoridades se plieguen.

     Así se ahorran la inversión y el trabajo burocrático para documentar a los haitianos sin papeles que viven o han nacido en la República Dominicana. Es una agresión perversa que ha llevado a las temblorosas autoridades dominicanas a invertir ya más de mil millones de pesos en el proceso, y ya mas de 200 mil han recibido su regularización migratoria financiados con los impuestos que pagamos los dominicanos.


    Desde que se declaró en 1804 como la primera "República Negra", Haití ha sido un permanente dolor de cabeza para la República Dominicana; le hemos tenido que rechazar 35 invasiones, se han quedado con parte del territorio y ahora inducidos, protagonizan una invasión sigilosa que ya le resulta incómoda a los dominicanos, derivado de las consecuencias de esta ocupación no armada.

    LA CONSTITUCIÓN HAITIANA

    El abogado Pujals, y los profesionales y políticos que le acompañan, antes de repetir el eslogan de que los hijos de haitianos nacidos aquí deberían ser declarados dominicanos, ASÍ PURA SIMPLE, deberían ponerle mas atención y usarlo en sus jornadas, lo que dice la Constitución haitiana en su artículo 11 acerca de quienes son haitianos:

    Artículo 11. Son haitianos por origen: 1) Todas las personas nacidas en Haití de padre haitiano o madre haitiana; 2) Todas las personas nacidas en el extranjero de padre y madre haitianos; 3) Todas las personas nacidas en Haití de padre extranjero o, si no es reconocido por su padre, madre extranjera, siempre que descienda de la raza negra.
    La calidad de nacionalidad haitiana, tanto de origen como adquirida, no se puede eliminar el reconocimiento posterior de padre extranjero. 


    Llama la atención que en el discurso central de los cuestionadores de los actos soberanos de la República Dominicana sobre inmigración, está ausente el referirse a lo que establece la Constitución haitiana sobre sus nacionales.



    Deberían los de la CIDH, los activistas, repensar, si queriendo ayudar, están exponiendo a dos Estados a tener que discutir confrontaciones constitucionales en el futuro, por haber extendido nacionalidades y documentos,verificar si no coliden, los términos constitucionales y las condiciones para definir para las personas lo que es la nacionalidad haitiana y la dominicana.


    VEA UNA TRADUCCIÓN DE LA CONSTITUCIÓN DE HAITÍ 



    .

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " Constitución haitiana y la nacionalidad "Dominicana" "

Recomendar