Farándula

  • PROPUESTA A LAS CENTRALES SINDICALES

    Reporter: juan modesto Rodriguez
    Published: lunes, 5 de febrero de 2018
    A- A+
    DR. MANUEL BERGES HIJO
    Santo Domingo
    5 de febrero del 2018

    Señores
    Confederación Nacional de Trabajadores  Dominicanos (CNTD)
    Consejo Nacional  de la Unidad sindical (CNUS)
    Confederación  Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC)
    Ciudad.-

    Distinguidos representantes de  los trabajadores:

    Muy cortésmente, considero oportuno que ante la inminente discusión sobre la modificación al Código de Trabajo de nuestro país, esas importantes centrales sindicales mediten y analicen algunos puntos  que pueden  beneficiar principalmente  a    la gran mayoría que carece de empleos formales y en  consecuencia  carecen de  Seguridad Social, de  manera que el nuevo CT sea un verdadero  ente de desarrollo y no una traba al mismo, considerando que el 98% de los negocios o empresas del   país, son micro,  pequeñas y  medianas empresas,    por lo   que esa   mayoría al lograr empleos pueda subsistir  y contribuir al  mejoramiento de la calidad de vida de esos potenciales trabajadores, que hoy están desamparados.

    Hoy, el país necesita esfuerzos y sacrificios  tanto del Estado, como de   los empresarios  y de los propios trabajadores y son estos últimos quienes  deben tratar   de  ayudar frente  al Gobierno, a los empresarios a que se facilite  la creación de los empleos y quizás logremos atraer inversionistas foráneos si ofrecemos mayores libertades de  contratación y termino, así como entusiasmar al Estado,  para que ceda a  las empresas incentivos y pueda haber una mejor colección de los impuestos, además de que  pueda cumplirse la regla del 80-20%  de los    artículos 135-145   del CT.
    Lo cierto es que Uds. solos no pueden, ni los empresarios solos, tampoco pueden, crear empleos.
    LA ECONOMIA DIRIGE EL DERECHO DEL TRABAJO
    Y ESTE DEBE  ACOMODARSE A  ELLA
    1.- En esta  época de mundialización de las economías, que nos plantea enormes retos, tales como: la reconversión industrial; una  mayor valoración del capital humano; procesos de integración; dominio de las tecnologías;  formación técnico-profesional;  adecuación y adaptación de la normativa jurídica ante las nuevas realidades, se nos han  quedado muy adelantadas, no nos hemos montado en ese moderno vehículo.

    ¿O no se  entiende,  que el Código de Trabajo de 1992, ha lesionado a pequeñas y medianas empresas, sobre todo por la aplicación del procedimiento laboral en los reclamos de las altas prestaciones laborales?
    Los empresarios y de seguro los propios trabajadores, para facilitar la creación de empleos,  desean que los empleadores tengan una mayor capacidad de introducir cambios al contrato de trabajo y tener facultades más expeditas en la supervisión del trabajo subordinado.
    Es pertinente e imperativo, que el desarrollo de otras modalidades de contratación, como serían contratos por tiempo determinado, donde no haya que pagar prestaciones al término de los mismos, como obligan ahora los trabajadores;  por ejemplo,  cuando se termina una gran Presa o una carretera, y que estos contratos no se consideren indefinidos aunque hayan ocurrido varios contratos sucesivos con el mismo objeto o sobre objetos diferentes.

    Hay que revisar los medios de defensa, así como la urgente modificación de algunos Artículos del Código de Trabajo como sería el No. 86, que obliga a una indemnización de un día de salario  por cada día de retraso en la obligación de pago de las prestaciones por Desahucio y el Articulo 539 que inconstitucionalmente obliga al apelante empleador a depositar el duplo de la condenación para tener derecho a la constitucional Apelación, aunque nuestra SCJ haya significado que no es inconstitucional.
    Yo digo, junto a los potenciales trabajadores que así se beneficiarán, modifiquemos el Código de Trabajo con estas ideas y tendremos un mejor instrumento de desarrollo, para atraer capitales nacionales y foráneos que tanto necesitamos y para reducir el desempleo.
    2.- Deseo iniciar por el concepto de salarios. “El salario es la retribución que el patrono debe pagar al trabajador como compensación del trabajo realizado”; definición dada por el Legislador en el Art. 192 del Código de Trabajo y Normas Complementarias.
    El monto del salario es el que convienen de mutuo acuerdo el empleador y el trabajador.  Esta noción de salario,  debe ser modificada en el sentido de que el salario valido, debe ser   el que  pacten las Partes, aun sea este menor al denominado salario mínimo el cual sería un punto de referencia para el acuerdo de voluntades y que en caso de no  ponerse de acuerdo ese sea el salario a  pagar.
    El salario debe ser también  fijado entre las partes, por rama de actividad y/o por región y por volumen  de ventas.
    Brasil, en América  Latina, y en  Europa: España, Francia,  Suiza, Bélgica, Grecia, y Alemania, ya han dado valor al acuerdo de voluntades en esta materia y de inmediato se han creado miles de empleos. 
    La Republica del Ecuador, recientemente,  en enero 2018, para reducir su enorme desempleo ha fijado las siguientes medidas al través de un  acuerdo entre los sindicatos y el empresariado, sustentándose en tres pilares:   Contrato Juvenil; Mi  primer Empleo y Siete Nuevas modalidades  de  Contratación.
    3.- Hoy, el COMITÉ NACIONAL DE SALARIOS, en  realidad es una  ficción pues ni los empresarios ni los   sindicatos hacen uso de  las herramientas que en él se han previsto,  como son:
    De acuerdo con los artículos 455, 456, 459 y 460 del Código de Trabajo, el Comité Nacional de Salarios tiene las siguientes atribuciones:
    a) Fijar tarifas de salarios mínimos para los trabajadores de todas las actividades económicas, incluyendo las agrícolas, comerciales, industriales o de cualquier otra naturaleza que se realicen en la República Dominicana, así como la forma en que estos salarios deban pagarse. Dichas tarifas pueden ser de carácter nacional, regional, provincial, municipal, para el Distrito Nacional o exclusivamente para una empresa determinada.
    b) Revisar, por lo menos una vez cada dos años, las tarifas de salarios mínimos en cada actividad económica. En ningún caso el Comité conocerá de la revisión de las tarifas que le sean sometidas por los empleadores o los trabajadores, antes de haber cumplido un año de vigencia.
    c) Revisar y modificar previa justificación, las resoluciones vigentes, cuando alguna de las partes demuestre con documentos que su aplicación le es perjudicial y que dicho perjuicio afecta la economía nacional.
    d) Establecer clasificaciones por ocupación, o grupos de ocupaciones, con el propósito de preparar la tarifa de salario mínimo para cada actividad económica.
    e) Establecer clasificaciones por regiones o zonas, o por categorías o clase de actividad económica de que se trate, cuando a su juicio tal diferenciación sea aconsejable y siempre que no concedan ventajas de competencia a otras zonas, regiones o categorías de la misma actividad económica.
    f) Solicitar, cuando lo considere necesario, la opinión de funcionario u organismos oficiales o semi-oficiales, teniendo además facultad para invitarlos a las reuniones del Comité.
    g) Convocar a las sesiones públicas en que se discuten tarifas de salarios para que asistan con voz, pero sin voto, a representantes de los empleadores y trabajadores de la actividad económica bajo su consideración, así como de sus respectivas organizaciones si las hubiere.
    h) Ordenar el traslado a cualquier lugar de la República, cuando fuere necesario, o enviar tres o más de sus miembros para el acopio, en audiencia pública de datos o informaciones indispensables, a condición de que siempre entre los miembros enviados, haya, por lo menos, un representante de los empleadores, uno de los trabajadores y uno del interés público, respectivamente.
    1)Obtener de las oficinas públicas los datos e informaciones que sean necesarios para su labor.
    j) Realizar, mediante el personal técnico que se le asigne, investigaciones en los archivos, libros de comercio y otros documentos en cualquier oficina particular, incluyendo nóminas, constancias de salarios y horas de labor, listas de pago, estados de activos y pasivos, estados de ganancias y pérdidas y libros de contabilidad. Estos datos e informaciones no podrán ser usados ni revelados para fines extraños a las labores del Comité.
    k) Fijar la tarifa de salario mínimo, mediante la redacción de resoluciones.
    l) Enviar al Ministro de Trabajo, para su aprobación, las resoluciones relativas a tarifas.
    m) Notificar dichas resoluciones a empleadores y trabajadores mediante entrega de una copia a los representantes respectivos, así como al público en general mediante su publicación en un periódico de circulación nacional en la República.
    n) Conocer nuevamente de las tarifas que le sean devueltas por el Ministro de Trabajo.
    4.- ACOPIO DE DATOS, ESTADISTICAS E INFORMACIONES NECESARIOS AL COMITÉ DE SALARIOS COMO BASE PARA FIJAR LOS SALARIOS MINIMOS. ARTICULO 458 DEL CODIGO DE TRABAJO.
    Se toma en cuenta:
    a) la naturaleza del trabajo;
    b) las condiciones, el tiempo y lugar en que se realicen;
    c) los riesgos del trabajo;
    d) el precio corriente  o actual de los artículos producidos;
    e) la situación económica de la empresa  en esa actividad económica;
    f) los cambios en el costo de la vida del trabajador, así como sus necesidades normales en el orden material, moral y cultural;
    g) las condiciones de cada región o  lugar; y
    h) Cualesquiera otras circunstancias que puedan facilitar la fijación de dichos salarios.
    COMO     DEBE  SER   LA EXPOSICION SINDICAL
    5.- Como el Artículo 458 del CT, en  su Letra g) invita a que se expongan las condiciones de cada región  o lugar,  nos permitimos exponer que ocurre en nuestra  Republica Dominicana, cuales son las condiciones en que viven o sobreviven los obreros y los  dominicanos en sentido general, pues, pagamos  la siguiente estructura de impuestos, entre otros:
    1.- 18% de ITBIS;  2.-  10% de Selectivo al Consumo; 3.-30% de Telecomunicaciones; 4.-     25% de Impuesto Sobre la Renta; 5.       25% de Ingresos Complementarios o Bonificación;  6.       15% a Premios como Lotería, Lotos, Rifas; 7.       40% Combustibles; 8.       13% en Aduanas;  9. - 1% de Impuestos a la Propiedad Inmobiliaria, para las propiedades sobre los RD$5 millones de pesos;  10.     0.15% de Transferencias Bancarias;  11.     2.87% AFP ; 12.     3.04% ARS; 13.     7% mensual (84% anual) en Tarjetas de Créditos; 14.     Entre 22% - 36% en Préstamos Personales; 15.- Entre 14 - 22% en Préstamos Hipotecarios, cuando la lógica económica, por el tipo de préstamo y el plazo, imputa tasas por debajo de 2 dígitos; 16.- 3% de Impuestos sobre las Transacciones Inmobiliarias y Mobiliarias; 17.- 13% de ITEBIS a productos de la canasta familiar, tales como azúcar, café, chocolate y aceite comestible y otros.
    6.- Estos numerosos y altos impuestos tanto a las  personas físicas como a las empresas micro, medianas y pequeñas, incluso a las escasas grandes, nos refleja que estamos obligados además: a   pagar la electricidad más cara;  a pagar colegios privados; a comprar tinacos o hacer cisternas con bombas de agua; a  comprar y tener generadores eléctricos o inversores, baterías, focos  y velas; a obligarnos a poseer permisos de porte de armas para defendernos; a tener  guardianes privados pues gran número de las autoridades  presta sus servicios en otras áreas de la economía; por tener un Estado gigantesco, y sostiene una nómina estatal abultada de 660K de los cuales solo trabajo un 30%; a pagar   los impuestos de tramitación de permisos estatales más caros y lentos;  los vehículos más caros del mundo;  los restaurantes más caros de la región, los pasajes aéreos más caros, por los impuestos cargados;  no contamos con un sistema de transporte organizado; no hay una competencia entre los actores económicos;   y todos los impuestos anteriores no sirven para proveer los servicios básicos de forma eficiente.
    7.- Además, las autoridades no quieren eliminar impuestos que afectan la estabilidad, como el cobro del 1% sobre los activos, el pago del denominado Anticipo y  el pago por adelantado del ITEBIS facturado, pero no cobrado.
    Tampoco quiere eliminar la mayor burla al país, como lo constituyen  el denominado  Barrilito y el Cofrecito, de los legisladores, que consiste en un peso mensual por cada votante a su favor;  así como tampoco quieren reducir los altísimos salarios de los Ministros, de los cuales algunos devengan el equivalente de 3,000 salarios mínimos que mensualmente ascienden a  RD$2,000,000.00.
    8.- Un Gobierno que provee sueldos tan lujosos como ocurre  en algunas dependencias: de dos millones mensuales y pensiona funcionarios con RD$1 millón de pesos mensuales carece de solvencia moral, para querer lucir y reclamar que necesita más dinero, cuando con bajar los impuestos anteriormente mencionados, y ampliar la base impositiva para que más personas paguen sus impuestos, se puede sostener y no tomar dinero prestado a los poderosos de la Tierra y tener un Estado más pequeño, menos  grande y más eficiente.
    9.- Los servicios de salud y medicamentos, son costosos, mueren niños en  los hospitales y la seguridad social  para los trabajadores de la construcción es casi inexistente, pues nos obligan a pagar sobreprecios a las atenciones médicas;   pero además los dominicanos debemos permitir, que  los funcionarios públicos inconscientes malgasten el erario público sin contemplación, utilizando vehículos de alta cilindrada; autos de escoltas innecesarias, dietas, helicópteros, nepotismo, etc., para beneficio individual de cada uno, y con impunidad, sin que se proceda legalmente contra ellos.
    10.- Por otra parte, este unilateral comportamiento anti - cívico de las autoridades,  mantiene y prohíja la no competencia, al ignorar  y permitir la existencia de los oligopolios, tales como el de los Rones, Cervezas, Refrescos, Cigarrillos, Baterías, Seguros, préstamos bancarios, productos agrícolas y cárnicos, y cientos más, en el sentido de que los “Clusters”  de ellos,  se unen para fijar un precio único por sus productos y servicios, de manera tal,  que no hay competencia y “nadie quiebra”, en consecuencia ninguno de ellos puede aumentar su nómina salarial para crecer y competir nacional e internacionalmente con más empleados,  o mejorar la vida de los que ya estén empleados, pues si  aumentan sus gastos,  ya no puede vender al precio “pactado”  entre ellos.
    11.- Cuando decimos “el Gobierno mantiene y prohíja la no competencia”,  el ejemplo lo vemos: en los precios de los combustibles,  en el sentido de que el Gobierno hace mal uso de su permitido  monopolio al impedir la competencia entre los proveedores de los mismos, con tal de cobrar altos impuestos, manteniendo alto o caro el costo de producción de la agricultura y la escasa industria manufacturera.
    Un funcionario del Estado como lo es el Director General de la DGII, señala públicamente, “que los bajos salarios y el salario mínimo prevalecientes limitan la capacidad recaudatoria”, olvidando adrede que los oligopolios y monopolios, impiden el aumento salarial, junto con la depresión de los salarios por parte de los haitianos, ocultando así, esta triste realidad dominicana.
    12.- Las autoridades expresan que 52 personas de cada 100, están en el sector informal, ignorando adrede que están en el sector informal porque existe además de los monopolios y oligopolios ya consignados, un Código de Trabajo caro, el más caro de América Latina, que solo es aplicable a una minoría de 1.3 millones de personas con contrato por tiempo indefinido y que la cantidad de 3.7 millones carecen de su protección de una fuerza laboral de 5 millones de personas,  añadiendo  a los  más de 600,000 empleados públicos que son regulados por leyes separadas y no por el Código de Trabajo, como debe ser.
    13.- Así es como se comportan las autoridades, cerrando los negocios, y generando parásitos de Bono-Gas, Tarjeta Solidaria, y demás Bonos políticos para mantenerse en el poder,  que viven arrimados a esta excepcional vaca lechera, y lo grande es que el Señor DGII admite que por “acuerdos” con los interesados  se han reducido  los montos de ingresos que debieron ser colectados, lo cual nos demuestra que el tema de tener o necesitar más y más impuestos responde a otras inquietudes y no al servicio del pueblo. Los impuestos son subidos a los que pagan impuestos.
    14.- Las autoridades no animan a los empresarios dominicanos a invertir en los grandes y caros Supermercados que están en manos extranjeras, para que baje el precio de los productos?
    Los inversionistas dominicanos no se unen con sus monumentales capitales para explotar las diversas Minas existentes como la de oro de Cotui; la de aluminio de Pedernales; la de ferroníquel en  Bonao? ¿Porque los inversionistas dominicanos no se unen y buscamos petróleo o gas natural y si aparecen, luego los  explotamos?
    En cuanto al Impuesto sobre la Transferencia de Bienes (ITEBIS) las autoridades entienden que las exenciones de este impuesto,  estimulan a las empresas a elevar artificialmente la participación en las ventas de los bienes exentos en el total,  lo que deja en manos de esas empresas un ITEBIS cobrado que pertenece al Estado, sin que el gobierno para recaudar esos fondos les identifique y someta a la justicia; o sin cerrar el negocio para que los trabajadores no pierdan sus empleos, intervéngalas, que sigan operando sin esa lacra y asunto resuelto, no se debe permitir la violación a la ley,  sin su régimen de consecuencias.
    ESTADO ACTUAL DE LA CONSTRUCCION EN RD
    15.- El sector construcción es una de las industrias más activas en la República Dominicana, se encuentra en constante movimiento y construcción de proyectos para el desarrollo de infraestructura de nación.,  pero con  el baldón del uso de mano de obra haitiana, que quita   los empleos a   los dominicanos.
    Como es de esperar, pues a través de la historia vemos como los cambios más significativos a nivel mundial se han dado por avances en desarrollo de infraestructuras, como puentes conectando dos o más grupos, altas edificaciones de mayor alojamiento y muchas construcciones más que dan forma al estilo de vida moderno.
    El sector construcción en la República Dominicana es uno de los más dinámicos dentro de nuestra economía, generando más de 250,000 empleos tanto directos en empresas constructoras como indirectos en todas las labores que derivan de este.
    Este dinamismo se manifiesta de tal manera que se ha llegado a utilizar como un indicador del desarrollo de la economía dominicana. Teniendo este sector el respaldo del Estado, el cual ha fomentado la creación de instituciones reguladoras como son el Banco Nacional de  Exportaciones (BANEX)  antiguo BNV y el Instituto de la Vivienda (INVI) y   el Instituto  INAVI.
    El sector construcción utiliza  tasas de interés hipotecario más bien prohibitivas, que impiden que los  dominicanos adquieran sus casas fácilmente. Es más fácil que presten millones para comprar un automóvil,  que para  un Apartamento.
    16.- Actualmente la construcción en la República Dominicana está enfocada a satisfacer las necesidades de dos sectores: urbano y turístico.  En lo que respecta a infraestructura turística la República Dominicana se encuentra actualmente en un crecimiento activo, enfocándose su inversión sobre todo en el área de Punta Cana (Bávaro), La Romana, Samaná, Puerto Plata (Sosúa) y Juan Dolio. Tenemos  proyectos privados de construcción como casas unifamiliares, apartamentos, campos de golf y sobre todo un auge en la construcción de hoteles tipo resort.
    En cuanto al sector urbano este está basado en un mercado casi netamente nacional, dirigido a la construcción de torres de lujo, principalmente en el polígono central y la Avenida Anacaona en Santo Domingo.
    Los sectores más activos en el sector de ingería urbana incluyen Santo Domingo, Santiago de los Caballeros, San Francisco de Macorís, Baní y la Romana, y en ellos se concentra más del 90% de este sector.
    17.- Existen siete (7) fábricas de cemento, que no están en competencia y se han unido para venderlo al mismo precio sin que las autoridades se preocupen en eliminar ese oligopolio, ni por ahorrar asfalto del exterior, haciendo las carreteras y caminos vecinales o caminos productivos, en cemento.
    Se permite la importación de varillas de baja calidad, sin que las autoridades lo impidan, poniéndose en riesgo la vida de los ciudadanos que compren  apartamentos o casas con estas varillas.
    Tampoco las empresas constructoras se preocupan de la seguridad ocupacional. No hay Comités de Seguridad como obliga la  ley  y  mucho  menos los equipos de protección.
    Las autoridades facilitan y permiten la violación de los Artículos 135-145 del CT sobre la composición de la nómina 80-20%, para que los empleos sean para los dominicanos en  la proporción de 80%.
    18.- La Oficina Nacional de Estadística (ONE) recientemente realizó la publicación del déficit habitacional, ratificando la información de que el déficit de viviendas en el país supera los dos millones de viviendas.
    Son muchas las viviendas que hay que construir, y miles los trabajadores de la construcción en disposición de ejecutarlas, pero el alto costo de los intereses y la mano de obra haitiana además de la devaluación del peso, impiden que se construyan  y   que el público las pueda adquirir.
    Si no existe un compromiso especialmente en el acceso a servicios, como agua potable y saneamiento para mejorar las condiciones del hábitat por parte del Estado y de los constructores,  no será posible reducir el déficit habitacional, pues solo el sector financiero es el aventajado y no los sectores necesitados.
    POSIBLES RECLAMOS DE LOS  TRABAJADORES
    Identificadas  las condiciones en que se desenvuelven los dominicanos entre ellos los obreros de todo   tipo y rama, pasamos a definir cuáles deben ser  las aspiraciones para contribuir a que la economía se dinamice con calidad,  los empleadores puedan crear más y mejores plazas de trabajo para los dominicanos y a la vez generen  más ingresos para ellos y sea mejorada la calidad de vida de los trabajadores, pues ya no se trata de un simple cálculo matemático de subir las Tarifas pues al dia siguiente la inflación se las traga y volvemos a la posición anterior.
    El Sindicato debe cambiar, sanamente,  en esta etapa de su desarrollo en favor del país y no es solo la defensa de los intereses de la clase, sino también,  la defensa de  la soberanía nacional de la manera prevista en el CT en el sentido de  que deben analizarse otros insumos económicos,  para fijar los salarios de común acuerdo con  cada trabajador.
    Debemos entender la importancia del criterio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre los salarios, en el sentido de que:
    Las normas internacionales del trabajo no establecen un medio para el cálculo de pago. Su finalidad es permitir flexibilidad en cuanto a la fijación y el cálculo de los salarios, debiendo observarse las garantías básicas siguientes para proteger a los trabajadores contra prácticas abusivas:
    Adecuación de los salarios: El salario mínimo (tanto si es salario fijo o salario por pieza) debería ser adecuado para satisfacer las necesidades de los trabajadores y sus familias, teniendo en cuenta, en la medida en que sea posible y apropiado, de acuerdo con la práctica y las condiciones nacionales, los siguientes elementos:
    1. el nivel general de salarios en el país, el costo de la vida, las prestaciones de seguridad social, y el nivel de vida relativo de otros grupos sociales;
    2. los factores económicos, incluidos los requerimientos del desarrollo económico, los niveles de productividad y la conveniencia de alcanzar y mantener un alto nivel de empleo;
    3. el costo de la vida y sus variaciones y otras condiciones de la economía.
    20.- Se requiere que las autoridades  cumpliendo sus compromisos laborales internacionales de búsqueda de la mejoría de vida de los trabajadores y las empresas que les emplean, hagan lo siguiente:
    PRIMERO: EN BENEFICIO DE LAS EMPRESAS
    1. Eliminación o reducción drástica e inmediata de los siguientes impuestos: 18% de ITBIS;  30% de Telecomunicaciones; 25% de Impuesto Sobre la Renta; 25% de Ingresos Complementarios o Bonificación;  40%   Combustibles; 1% de Impuestos a la Propiedad Inmobiliaria; 0.15% de Transferencias Bancarias;  2.87% AFP; 3.04% ARS; Préstamos Hipotecarios, cuando la lógica económica, por el tipo de préstamo y el plazo, imputa tasas por debajo de 2 dígitos; 3% de Impuestos sobre las Transacciones Inmobiliarias y Mobiliarias; 13% de ITEBIS a productos de la canasta familiar, tales como azúcar, café, chocolate y aceite comestible y otros.
    2. Eliminar los impuestos que afectan la estabilidad, como el cobro del 1% sobre los activos, el pago del denominado Anticipo y  el pago por adelantado del ITEBIS facturado, pero no cobrado.
    3. Ordenar que las construcciones de Carreteras y Caminos Vecinales o Productivos sean hechos en cemento.
    4. Mantenimiento del actual  nivel de empleos cumplimiento del 80-20% de los Artículos 135-145 del CT
    5. Creación de los Comités de Seguridad en cada construcción multifamiliar o comercial
    6. Suministro a los obreros de los equipos de protección en el trabajo.
    7. Reducción de las tasas bancarias  deinteréspara las construcciones
    8. Implantación de la Tarjeta de Identificación Profesional, para controlar quienes son sus empleados reales y evitar suplantaciones
    9. Inscripción en  la Seguridad Social de todo el Personal
    10. Tener un Recibo de Finiquito al terminar la relación laboral
    11. Eliminación del Fondo de Pensiones de la Construcción y que los valores existentes se transfieran a la Seguridad Social protegidos contra corrupción y que el porcentaje pagado por los empleadores al Fondo, sea transferido para ser reducido de las cotizaciones de los  trabajadores; y se evite la doble cotización.
    12. Prevalencia del monto del salario convenido por escrito de mutuo acuerdo entre el empleador y el trabajador

    SEGUNDO: EN BENEFICIO DE LOS TRABAJADORES
    Existencia obligatoria de un contrato de trabajo escrito, incluyendo las modalidades de  contratación
      1. Cumplimiento del 80-20% de los Artículos 135-145 del CT
      2. Flexibilidad en la contratación   y la estabilidad en el empleo y acceso al aprendizaje, entrenamiento y capacitación
      3. Firmar el Recibo de Finiquito al terminar la relación laboral
      4. Formar parte de los Comités de Seguridad y Salud
      5. Hacer uso razonable de la actividad sindical
    En nuestro amado país RD, debemos intensificar  esfuerzos por evaluar el efecto de las políticas sociales desde una perspectiva de los derechos humanos, en defensa de los pobres, pues los que no tienen empleo, que constituyen la mayoría,  en particular determinando que las medidas existentes, para los que ya tienen el privilegio de tener un empleo, como son: el salario mínimo, la pensión mínima y otras prestaciones sociales, han sido y son  suficientes para este grupo empleado minoritario, lograr los niveles básicos de los derechos sociales enumerados en las convenciones internacionales de derechos humanos y más concretamente que el  nivel existente, ha sido y es insuficiente para sacar a los pobres de la pobreza.
    Mientras continuemos como país, endeudándonos graciosamente y permitiendo el ensanchamiento de los oligopolios y monopolios,  sufriremos  las consecuencias de la deuda externa y de las obligaciones financieras internacionales conexas para el  goce de todos los derechos humanos, sobre todo los derechos económicos, sociales y culturales; y de la retranca que significa la falta de competitividad  nacional e internacional, algo que nuestros Sindicatos no se atreven a siquiera mencionar.
    Podemos entender que el salario mínimo puede ser considerado algo clave por las directrices del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, que sin embargo,  otorgan más validez a estos principios que a los reales del hambre y condiciones de tercer mundo que padece la mayoría en RD, al extremo de que la OIT nos habla de salarios dignos,  que lamentablemente, aquí, no existen.
    Antes que tener salarios dignos, hay que tener salarios, no importa lo bajo que sean, peor es,  no tener nada como ocurre ahora. 
    Hasta ahora, no tenemos Seguro de Desempleo y mucho menos empleos para los 3,700,000 informales o potenciales trabajadores, que siendo mayoría, carecen de protección legal y lo que propongo es eliminar el salario mínimo, como en Suiza,  Finlandia, Suecia o Italia y dejarlo a la libre oferta y demanda, para que la fuerza laboral, encuentre empleo de común acuerdo con el empleador y de inmediato lograr acceso a la formalidad que conlleva Seguridad Social.
    Seguido tendría un ingreso para él y su familia; estará eventualmente en condiciones de pagar impuestos  y lograr  acceso inmediato a la seguridad social;  a unirse en entidades gremiales, a recibir entrenamiento,  y tan importante,  el derecho a tener acceso a una eventual jubilación  o pensión.
    Tener un trabajo, aunque sea de bajo salario,  le permite el goce paralelo de los derechos económicos, sociales y culturales
    Ya no sería un ser humano más en la vida; ya contaría  hasta para las estadísticas positivas.
    Así no necesitamos doctrinas de posiciones o del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Comité DESC) en torno al Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ni nada que se parezca, pues en RD estaríamos haciendo Patria, facilitando que la mayoría tenga ingresos de subsistencia y una real esperanza practica de mejorar  sus condiciones de vida.
    El salario mínimo, representa el mínimo esfuerzo, pues hay que pagar al trabajador rinda o no,  en su trabajo.
    El salario mínimo no genera incentivo para la producción, no le ayuda a tener condiciones de existencia digna y al ser excluyente impide que mayor cantidad de personas logren empleos.
    Los  suizos,  finlandeses, suecos  e italianos tienen razón; si no obsérvese como esos países se han desarrollado.
    Tenemos que reconocer, para toda persona, el “derecho al trabajo” como medio para “ganarse la vida”, tratando de que esta sea una  vida “digna”, que trate de respetar  los derechos fundamentales de la persona humana, pero sin la traba de que debe existir obligatoriamente un mínimo de ineficacia, porque el punto radica, ante el mayúsculo desempleo en RD, en  generar ingresos y no andar deambulando por las calles a ver que aparece, o ideando formulas antisociales.
    La familia es  el elemento natural y fundamental de la sociedad, y los ingresos son necesarios para la subsistencia de esa unidad familiar, de manera que  proporcione  al trabajador el goce de condiciones de existencia no necesariamente dignas y de alta remuneración, pues no hablamos de profesionales o educados, sino la gente de pueblo con familia que mantener, que esa es la que nos  inquieta y por la que nos preocupamos, para  permitirles  llevar una vida más o menos decente.
    Estas ideas de eliminación del salario mínimo, están diseñadas o concebidas para los que no tienen empleo que constituyen la mayoría, como hemos visto, para facilitarles ingresos y que no estén ociosos esperando inútilmente que un político les resuelva.
    Tenemos que mantener la concepción del salario de subsistencia, no el del esfuerzo mínimo, porque en RD la vida humana de los pobres, precisa de la mera supervivencia, pues carecemos de los servicios básicos, que los malos políticos se niegan a proveer.
    No tenemos una economía prospera, competitiva y sostenible.
    El enorme déficit fiscal y cuasi-fiscal que voluntariamente ha creado el Gobierno,  demanda el uso de dineros o fondos obtenidos del exterior,  a altos costos.
    Dijo recientemente un economista, “que de nada sirve modernizar hospitales si el sistema de salud colapsa; construir viviendas públicas si las privadas quedan entrampadas; generar dólares para pagar deudas; emplear personas si la  cuarta parte de nuestra juventud son calificadas como “Ni-Ni”, ni trabajan ni estudian.”
    Recomienda este economista, que “es el momento de formular políticas que incidan en la colectividad, en lugar de proyectos insostenibles dentro de la fiscalidad deficitaria, que estamos padeciendo”.
    El salario mínimo es contrario a la productividad  y conduce al mínimo esfuerzo.
    Si los empleos son conseguibles a base de oferta y demanda, los interesados, que constituyen la mayoría de la fuerza laboral, se preocuparán de hacer bien sus trabajos de manera eficiente y productiva, pues de lo contrario aparecerá otro que lo haga por menor precio y con mayor entusiasmo y nadie querría perder su ingreso, por lo que los empleos otorgarían estabilidad al que lo tiene y lo hace bien, además de que le permite progresar.
    A la vez, para reducir este enorme desempleo, hay que reducir drásticamente  el costo de las denominadas prestaciones laborales, de manera que puedan ser compensadas adicionalmente como  tema de la seguridad social, con seguros de desempleo o mediante un Fondo de Garantía Salarial.
    El Código de Trabajo diseñado para la minoría empleada, dificulta por costoso e innecesario el proceso de contratación y de terminación de los contratos de trabajo.
    ¡Dominicano, hoy, se necesita sangre tipo  Duarte!

    Les saluda muy  atentamente,

    Dr. Manuel Berges hijo

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " PROPUESTA A LAS CENTRALES SINDICALES "

Recomendar