Farándula

  • El “Costo Político” y la Nueva Política

    Reporter: Juan Modesto Rodriguez
    Published: miércoles, 24 de enero de 2018
    A- A+


    Todo tiene un origen, y muchas veces, diversos orígenes o varios vinculantes.
    Indudablemente que la llamada “falta de voluntad política” frase con el que intentamos explicarnos por qué los políticos en el gobierno nos decepcionan tanto, obedece a este enfoque recurrente de que antes de actuar, los funcionarios, incluyendo el presidente de la República, les cuesta tanto cumplir el mandato constitucional y las leyes.

    La Constitución, es la fuente de las leyes, y cada cuatro años tenemos un mandatario al que eufemísticamente llamamos “presidente”, que jura cumplir y hacer cumplir la Constitución, y de paso, se sobreentiende, las leyes, pero el cálculo del “costo político” se lo dificulta y a veces se lo impide.

    Como afirmara hace poco el presidente de la Asociación de Empresas Industriales de Herrera (AEIH), Antonio Taveras, también tiene un “costo político” el no cumplir el mandato constitucional.
    Con amplia razón, plantea el líder empresarial, temas históricos de agenda nacional como del sector eléctrico, transporte, salud, educación, agua potable, vivienda, recursos naturales, se podrían solucionar en meses, en una gestión de cuatro años, solo aplicando lo que manda la Constitución y las leyes sectoriales, sin miramientos, medias tintas, ni paños tibios, sin componendas, padrinazgos, ni privilegios.

    Necesitamos ver frente a la Administración Pública, a mandatarios y funcionarios que se vayan alejando del “costo político” de cumplir sus responsabilidades con la República, no con su partido, ni sus amigos o sus intereses.

    Ver mandatarios y funcionarios ,legisladores, Alcaldes, jueces, que entiendan que un gobierno es para la Administración Pública de la República, no para el partido, ni para sus amigos o relacionados en exclusiva, ni para intereses ni negocios nacionales o compromisos internacionales que enfrenten el interés público nacional.

    Buscar un cargo público, del nivel que sea, para burlar la Constitución y las leyes de ella surgidas, para escamotear, privilegiar, manipular, negar derechos a la sociedad, es una traición a la República.
    La “nueva política” que demanda el país, es ver a un mandatario actuar comprometido en su accionar, no con lo que “conviene” a él o al partido, sino a la República.

    Se necesita en el país un mandatario de la Constitución y funcionarios que no anteponga el perder o ganar votos o clientes para un proceso electoral, ya que las campañas electorales, éticamente, no deben hacerse en el Palacio Nacional, sino en los partidos.


    Si cada cual, en su área de responsabilidad, cumpliera con la ley que norma sus funciones, y no continuara pensando que la Constitución y las leyes no son simples “Pedazos de Papel”,no tendríamos marchas amarillas, rojas, grises, incoloras, ni verdes.

    Pero estamos frente a una tragedia nacional de que nuestros políticos en los gobiernos se han llegado a creer que por encima de los intereses nacionales, desde el cargo que ostentan, pueden actuar conforme a sus intereses particulares, y que los gobernados, deben admitirlo como actos legítimos, aunque perjudique.
    Se han llegado a creer, esos políticos empavonados, de narices respingas, altivos, presumidos, que pueden obrar a contracorriente desde el poder, perjudicando a las mayorías y que no habrá menores consecuencias para ellos.
    Deben entender, que la Constitución y las leyes, no es verdad, aunque se lo crean, que la Constitución es un pedazo de papel. El pueblo tiene unos recursos posibles para contener el abuso de poder; puede el pueblo empoderarse y resistir, y con los mecanismos políticos y legales disponibles, pedirles cuentas a quienes se equivoquen, hasta llevarlos donde deben estar todos los violadores de la Constitución y las leyes, con el agravante de si estas violaciones, han ocurrido desde el poder.
    Y tal como lucen las cosas, tanto en la República Dominicana como en latino-américa: "Roma quiere circo".

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " El “Costo Político” y la Nueva Política "

Recomendar