• LOS SOBRECITOS DE LEONEL Y LA INVOLUCIÓN DE SU PENSAMIENTO

    Reporter: Juan Modesto Rodriguez
    Published: lunes, 11 de diciembre de 2017
    A- A+




    Humberto Salazar


     Hace unos años al Presidente del Partido de la Liberación Dominicana se le ocurrió la idea de hacer un ejemplificar el crecimiento o disminución de la influencia de un líder político en la República Dominicana haciéndolo directamente proporcional a su capacidad de reparto. Tratando de explicar, quizás para el mismo, el porque tanta gente asume la causa de quien esta en el poder, se imaginó que resultaba simpático describir la imagen de como se abalanzaban los simpatizantes sobre quien tenía los ¨sobrecitos¨ llenos de dinero en las manos. En aquel momento, cuando se producía un episodio mas de la lucha interna que caracteriza a los partidos políticos, esto es la razón y motivo de su existencia siempre en busca de la verdad, parecía una salida simpática y anecdótica si es que usted no profundiza en el significado de una imagen como esta.

    Pero que años después, en una reunión que se realizó en la ciudad de Puerto Plata hace pocos días, Leonel vuelva a plantear una visión de que la sociedad dominicana se mueve a partir del reparto de ¨sobrecitos¨, que no son mas que el símbolo de le entrega de prebendas, es una declaración infeliz y divorciada de la realidad. 


    Parece que al ex-presidente y cabeza del Partido de la Liberación Dominicana se la ha olvidado que el, en lo personal, y su partido en lo colectivo, a partir de que asumieron el poder en el año 1996, obviando el desastre 2000-2004, han encabezado el salto cualitativo mas importante que haya tenido la República Dominicana desde el punto de vista de inclusión social en toda su historia.
    Así como Joaquín Balaguer en 1966 fue capaz de construir contra ´viento y marea¨ las bases fundacionales del proceso democrático mas estable de toda America Latina, Leonel y Danilo supieron tomar la antorcha de la continuidad de las políticas de estado aplicadas por el reformismo, mejorarlas y transformar un país que era de los mas pobres del continente en lo que somos hoy en día.
    Lo que describe Fernández como el país de los ¨sobrecitos¨ es una gran mentira, eso sucedía en la República Dominicana de analfabetos que heredó la generación de gobernantes que sucedió a Trujillo en 1966, quienes necesitaron aplicar una política asistencialista en grado superlativo para intentar mantener una estabilidad social que permitiera un espacio de tiempo para construir las bases económicas y sociales sobre las que descansa el sistema democrático.

    Hablar de que la población dominicana sigue a los líderes políticos en la medida que estos están en capacidad de repartir ¨sobrecitos¨, seria lo mismo que decir que todos somos unos ¨muertos de hambre¨ que necesitamos nos den de comer porque al final pareciera que es verdad que los dominicanos ¨pensamos con el estomago¨. 

    Y esto para nada es aceptable porque en algo hemos evolucionado como Nación y asumimos que todo esto parte de una visión errada de lo que es la sociedad dominicana hoy en día en lo general y lo que esta ocurriendo dentro del PLD en lo particular, que debe ser la principal preocupación de Leonel, que quizás no entiende el porque de la perdida de mucho de su capital político en las actuales circunstancias.
    Si los dominicanos adhiriéramos los proyectos o votáramos porque alguien nos diera ¨sobrecitos¨, entonces todavía tuviéramos en el poder a Hipólito Mejía, quien en el año 2004 intentó reelegirse con todos los hilos y ¨sobrecitos¨ del poder en las manos, sin embargo llegó a apenas a un tercio de los votos emitidos en esas elecciones, y las cosas de la vida, los beneficiarios fueron Leonel y el PLD como partido.
    En un país donde la mayoría de los votos en las pasadas elecciones y mucho mas en las próximas del 2020 serán emitidos por ¨millenials¨, aquellos nacidos después de 1985, no es posible tener una visión tubular que circunscriba el discurso político al aislamiento en las débiles fortalezas intrapartidarias, el discurso de la esperanza en la dádiva el privilegio ¨cuando yo llegue¨ y mantenerse aislado del resto de la población cual si se viviera en una torre inexpugnable.
     Antes que los ¨sobrecitos¨, ahí estan algunos de los problemas que tiene un grupo del PLD hoy en día, quienes asumen su debilidad y la salida de muchos de los dirigentes que lo apoyaban por su incapacidad de entregar prebendas, obras y privilegios, sin detenerse siquiera a realizar una critica introspectiva a lo que ha sido su errático accionar en los últimos años.
    No sabemos de donde ha sacado Leonel que con algunas de las figuras mas odiadas hacia dentro de su PLD rodeándole y acompañándole, algunos que usaron la política de los ¨sobrecitos¨ incluso para construir proyectos políticos presidenciales desde los cargos que ostentaban en su gobierno, podrá en algún momento convencer a la mayoría de los miembros de su propio partido de que quisiera otra reelección para el y los que esperan los ¨sobrecitos¨ que el podría repartir.
    Lo que ha demostrado el Presidente Danilo Medina en estos años de gobierno, y desde antes de ser candidato y cabeza del ejecutivo, es que existe un tipo de liderazgo que se fundamenta en la relación horizontal con quienes lo siguen, que dar la cara en momentos de dificultades es parte de esa relación extraña que se da entre lider y seguidores, y que no se puede ser flexible frente a cualquiera que ponga en peligro el buen nombre y la honorabilidad que debe revestir la administración pública. Decía Lew Kwan Yew el padre y líder de Singapur, hace pocos años un puerto lleno de mosquitos y hoy en día una de las primera economías de Asia lo siguiente: ¨ Si quieres derrotar la corrupción, debes estar dispuesto a enviar a la cárcel a tus amigos y familiares¨, demasiados ejemplos en estos 5 años de personas vinculadas al gobierno han ido a parar a los tribunales, es mas, hasta en el comité político del PLD hay acusados, algunos sueltos bajo fianza.
    Esto no tiene nada que ver con ¨sobrecitos¨ ni con dádivas, es todo lo contrario, si la línea de pensamiento fuera la que plantea Leonel en Puerto Plata, significa que cada quien que se cuente como seguidor o participante de un proyecto que el encabece, lo hace porque su relación o participación año hará ser participe de una serie de privilegios que lo pondrán por encima del resto de los ciudadanos, y esto no es aceptable en una democracia que evoluciona suponemos hacia delante.
     Es mas, cualquiera que se respete debería preguntarse si es posible que lo acusen desde ahora de estar esperando un ¨sobrecito¨, en caso de que participe en un proyecto político dentro del PLD y esta resulte ganancioso, porque si es así le estan endilgando el mote de corrupto desde antes de llegar, porque el que recibe un ¨sobre¨ tendrá que repartir mas ¨sobres¨ y suponemos que esto no lo hará desde su bolsillo sino de los fondos públicos.
    No nos ofusquemos mas, porque la desesperación siempre ha sido mala consejera, el presidente del PLD debería hacer un alto en el camino por al cual lo llevan un grupo de desorejados que prefieren que ¨entre el mar¨ dentro del PLD porque ellos y solo ellos son los que quieren recibir los ya famosos ¨sobrecitos¨, sienten que se les termina el tiempo y estan llevando a Leonel a un callejón del cual no saldrá, el discurso de los ¨sobrecitos¨ es el mejor ejemplo. Como una vez fueron marxistas y admiradores de Mao Tse Tung, que recuerden la frase: ¨Luchemos con razón, con ventaja y sin SOBREPASARNOS¨.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " LOS SOBRECITOS DE LEONEL Y LA INVOLUCIÓN DE SU PENSAMIENTO "