• "La antorcha la pasó Joaquín Balaguer, esa es la verdad histórica

    Reporter: Juan Modesto Rodriguez
    Published: lunes, 18 de diciembre de 2017
    A- A+
    Humberto Salazar
    En un extenso trabajo aparecido en el día de ayer en el periódico Listín Diario, el Presidente del Partido de la Liberación Dominicana y ex-Presdiente de la República, Leonel Fernández, realiza un relato con motivo del 44 aniversario de su partido, donde creemos hace una omisión que en nuestro caso no podemos dejar pasar. Al describir la llegada al poder del PLD en el año 1996 dice lo siguiente: ¨Pero he aquí que cuando menos se consideraba la posibilidad de que el partido fundado por Juan Bosch fuese opción de poder, ocurrió lo inesperado. Una nueva generación, levantando los ideales de su lider y maestro, aceptó el pase de la antorcha y asumió, dos años después, en el 1966, la dirección de los destinos nacionales¨. Cualquiera que lea este párrafo dentro del contexto del trabajo escrito por Fernández, podría pensar que el grupo de jóvenes a quien el se refiere, donde por supuesto estaban el actual Presidente, Danilo Medina y el mismo Leonel, se pusieron de acuerdo para ellos solos, y sin que existiera una voluntad por encima de la limitada capacidad de maniobra política que tenían en ese entonces, producir el ¨milagro¨ de la llegada al poder. La verdad histórica, que se obvia en el articulo mencionado, es que cada vez que se relate la forma en que el PLD llegó al poder en 1996 e incluso en prácticamente todos los triunfos del partido morado, estuvo la mano y voluntad del Presidente Joaquín Balaguer y el reformismo, que cuando un grupo de sus seguidores lo indispuso con el PLD en el 2000, ese partido perdió las elecciones y que para volver en el 2004 se dividió el PRSC. En nuestro caso no podemos quedarnos callados ante una realidad que es parte de la historia política reciente de la República Dominicana, porque como militantes de mas de 30 años del reformismo en sus diversas etapas, nos es imposible dejar pasar la no mención del papel jugado por Balaguer en el primer triunfo del PLD en 1996, un plan que solo sabía el y lo ejecutó con la maestría que lo caracterizaba. Antes de 1996 se produjo la crisis post electoral de 1994, cuando por las presiones a que fue sometido el Presidente Balaguer de parte del gobierno de los Estados Unidos, sobretodo por el gran problema que produjo la invasión del Presidente Bill Clinton a Haití, se recortaron dos años al mandato constitucional increíblemente solo para el poder ejecutivo y se instauró el sistema de doble vuelta para la elección del presidente de la República. Lo cierto es que no importaba lo que hiciera Balaguer, las elecciones de 1996 estaban diseñadas para que ganara José Francisco Peña Gómez, el favorito de los norteamericanos, la salida definitiva del primero de la politica activa y la expulsión del poder de los reformistas que venían gobernando desde el año 1986. En esas circunstancias, el ¨milagro¨ que describe Leonel entre un parrafo que termina: ¨El futuro del PLD parecía cada vez mas incierto¨ y el que incluye: ¨Pero he aquí ocurrió lo inesperado….¨, no fue mas que la decisión política de Joaquín Balaguer de impedir a toda costa que los Estados Unidos lograran el objetivo de instaurar un gobierno mediatizado y comprometido con hacer participar al país en la solución de la crisis haitiana. Es Balaguer quien decide, a pesar de tener mayoría en la cámara de diputados para hacer elegir a un reformista como su presidente, brindarle la oportunidad al PLD de compartir ese espacio de poder apoyando la nominación de Danilo Medina y Norge Botello, quienes fungieron en el periodo 1994-1996 como presidentes de la cámara de diputados y por lo tanto se puede asumir como el primer acercamiento a lo que vendría después en el proceso electoral. Negar que Balaguer apoyó la formula Fernandez-Fernandez (Leonel y Jaimie David) desde la primera vuelta electoral en las elecciones de 1996 resulta imposible, sobretodo si recordamos su ausencia en los mítines de campaña de su propio partido, para muestra el botón de San Cristobal, y las constantes muestras de apoyo soterrado que daba al candidato del PLD, a quien hasta recibió en su despacho del Palacio Nacional al otro día de aguarle la fiesta a los reformistas. El entonces presidente ni siquiera acudió a votar en la primera vuelta de esas elecciones, se quedó en su hogar y toda la prensa lo esperó inútilmente. Lo que no ocurrió para la segunda vuelta electoral, cuando acudió presto y temprano, después de haber participado de un mitin de cierre de campaña, hacer uso de la palabra y trabajar duramente para recomponer su partido de modo que entre el PLD y el PRSC lograran pasar en forma mínima el 50% mas un voto, la diferencia fue de apenas 70 mil votos con el PRD de Peña Gómez. Es decir, quien pasa la antorcha es Balaguer, quien decide a quien pasarla es la persona que la tiene en la mano y ese es Joaquín Balaguer, y no lo hizo como piensan algunos porque estaba en peligro de ser perseguido en un gobierno del PRD, eso era un imposible porque todos conocen el respeto que le tenía Peña Gómez al líder reformista, ademas ¨quien no debe nada teme¨ y el entonces presidente no tenía que temerle a nadie porque todos saben el desapego que siempre tuvo por los bienes materiales. Algunas de las razones por las que escogió al PLD y al entonces candidato Leonel Fernández para entregarle la antorcha, fueron explicadas en el famoso discurso del lanzamiento del Frente Patriótico en el Palacio de los Deportes, fue un pacto patriótico y sin condiciones es de reparto del poder entre los dos partidos que lo firmaron, testigos de todo esto son que entonces dirigían el PLD en ese entonces, porque son los mismos que lo dirigen en el día de hoy. La historia del resurgimiento del PLD como opción electoral y posteriormente su descripción como el partido mas exitoso del país en los últimos años es imposible explicarla sin que se destaque la mano de Joaquín Balaguer en 1994-1996 y posteriormente de los reformistas que han estado adheridos al proyecto de nación que ha encabezado el partido morado desde aquella primera alianza en el congreso en 1994 y posteriormente en elecciones generales en la segunda vuelta de 1996. Y es que en cada victoria morada hay una pinta colorada, así sucedió cuando volvió el PLD al poder en el año 2004, los líderes principales del reformismo post-Balaguer: Peynado, Morales, Reid Cabral y Matos Berrido, todos apoyaron públicamente al PLD y su candidato para la primera vuelta electoral en las elecciones de ese año. En las elecciones del 2006, cuando por primera vez se ganaron las elecciones de medio termino, ahí estaban los reformistas de todo el país enfrentando a la alianza rosada que había firmado la franquicia, también sucedió en el año 2008, en el 2010 una alianza oficial, en el 2012 el 5% del PRSC fue la diferencia entre ganar o perder, se ganó en primera vuelta con un margen del 1.2% sobre la mitad mas uno. Y en el 2016 siempre hubo una presencia de reformistas en cada una de las actividades de campaña y búsqueda de votos a favor del candidato péledeísta, es mas, creemos que la gran bendición del PLD y lo que explica su crecimiento rápido de un partido de cuadros a un partido de masas, es que consiguió sumar para si a la mayoría de ese electorado que votaba por Balaguer y los reformistas en cada elección. Por supuesto que esto ha sido acompañado con gobiernos que verdaderamente han transformado al país en en buen sentido de la palabra, han logrado la suma de voluntades de diversos sectores políticos y económicos de la nación para construir varias Repúblicas Dominicanas en muy corto tiempo, por lo que tanto Danilo como Leonel tienen un gran mérito como gobernantes. Pero honor a quien honor merece, es imposible escribir tantas líneas para hablar de los éxitos del PLD sin mencionar siquiera a Joaquín Balaguer, esa verdad no podía dejar de mencionarse.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " "La antorcha la pasó Joaquín Balaguer, esa es la verdad histórica "