lunes, 4 de diciembre de 2017

EL PRESIDENTE MEDINA EN EL SECTOR SALUD INGENIERIA Y REINGENIERIA

No hay comentarios :
Humberto Salazar
En domingos consecutivos el Presidente de la República Danilo Medina ha visitado por sorpresa dos de las obras mas grandes que esta construyendo el gobierno en el sector salud, estas son la llamada Ciudad Sanitaria en Santo Domingo y el Hospital José María Cabral Y Báez en Santiago, que cuando finalicen serán centros de salud que en infraestructura podrán competir con cualquiera de los mas modernos de la región. Sentimos una gran satisfacción cuando vimos al presidente realizar las visitas sorpresa número 191 y 192 a estos centros de salud, porque aunque la intervención de mas de 50 hospitales al mismo tiempo ha sido criticada por algunos sectores, no hay dudas que como obras de ingeniera y adecuación para poder competir en el nuevo modelo, estas construcciones son claves si analizamos el futuro del sector en forma sistémica. Hace unos días nos encontramos con el nuevo Presidente del Colegio Medico Dominicano, el amigo y colega Wilson Roa, y este nos preguntó delante de otros amigos a ¨boca de jarro¨ si nosotros como uno de los que mas ha defendido el modelo de reforma del sector salud podíamos afirmar que efectivamente existe en la República Dominicana un sistema de salud y nuestra respuesta fue no. Para que exista un modelo articulado de salud en cualquier país del mundo, todas las instituciones publicas y privadas dedicadas a este tema deben poseer una interconexión que les permita sumar esfuerzos coordinados por un órgano rector, en el caso nuestro el Ministerio de Salud Publica, para lograr una mejoría del acceso de la población a servicios de calidad. Todos estos años de transición hacia un nuevo modelo sanitario que sustituyera al que planteó el llamado Código Trujillo de 1956, han estado marcados por una profesionalidad que en la practica ha impedido la construcción de un sistema y un modelo que cumpla con las metas país de mejoría de los indicadores principales que demuestren avances en este tema. La no aplicación de las leyes 42-01, 87-01 y todos los reglamentos que se derivan de estas, parte de la incomprensión de muchos de los actores del sector, de que era necesaria una reforma profunda y conceptual, donde el ciudadano (no necesariamente el paciente ya enfermo) sea puesto en primer lugar, con un sistema de ingreso a través de una red publica y privada de servicios de atención primaria de modo que se dediquen toda la red hospitalaria a su verdadero propósito. El actual gobierno se ha dedicado a modernizar la gran mayoría de los hospitales públicos para ponerlos al nivel de los mejores centros de salud privados, porque el modelo de prestación de servicios se financia, de acuerdo a la ley de seguridad social 87-01, a través de una red de hospitales públicos y privados que será sostenida desde el punto de vista financiero por los aportes de trabajadores, empleadores y gobierno a la Tesorería de la Seguridad Social. Y como en el país ya hay sobre el 70% de la población con un seguro de salud, entonces el llamado ¨presupuesto histórico¨ de los hospitales debería comenzar a desmontarse en etapas a medida que los hospitales se hagan auto-sostenibles, pero no sobre la base de lo que algunos llaman privatización, sino sobre el criterio de que todo el que ingresa a un centro de salud tiene ese servicio cubierto previamente porque alguien pagó el seguro medico que le da cobertura. Esto es fundamental para dejar de escuchar a algunos ¨ñames¨, que no tienen idea de la forma en que se plantea este modelo, hablar de que para las administradoras de riesgo ¨el negocio es que la gente se enferme¨, cuando el pago es percápita y por lo que abogan estas compañías, incluso Senasa que es pública, es porque de una ves y por todas se implemente la atención primaria como puerta de entrada al sistema, única forma que a juicio de muchos hace sostenible. Por esto decimos que aquí hay un problema de ingeniería para el presidencia de la República, hay que terminar y entregar los hospitales que se están adecuando y construyendo nuevos en todo el territorio nacional en el mas breve plazo posible, pero también hay un serio problema de reingeniera de todo el sector al que lo que mas le ha faltado es la voluntad política que necesita para hacer los cambios. Solo con ingeniera no se resuelve el problema de salud de la República Dominicana, es mas, sin temor a estar equivocado podemos afirmar que sin la re-ingeniería de que hablamos desde el punto de vista organizacional, podemos tener los hospitales mas bonitos de toda América y estos solo servirían como un imán para 11 millones de dominicanos que buscan servicios de salud, y el impacto de esta cantidad de usuarios deteriorará rápidamente lo construido. Con el problema agregado de que el estado dominicano tiene asegurado en el régimen subsidiado a una población de mas de 3.5 millones de usuarios, los que deben buscar atención en la red de servicios públicos de forma prioritaria, y si esta red no esta habilitada de forma racional, simplemente estamos financiando a los prestadores privados y ni con todo el dinero del presupuesto podríamos asegurar servicios de calidad para los mas pobres y excluidos del país. La re-ingenieria debe dar inicio por los asegurados y no asegurados que están bajo la sombrilla del presupuesto público, otorgando ya las competencias que la ley permite a las diferentes regiones de salud, de modo que estas, que al final serán las que se harán cargo de todos esos hospitales remodelados, inicien la adscripción de la población a las unidades de atención primaria, de modo que desde un punto de vista practico, y de acuerdo con lo que manda el nuevo modelo de atención en salud, hasta allí solo lleguen los referidos por los niveles de menor complejidad en la pirámide de atención. Tenemos que entender que en medicina no todo es servicio especializado, que por su propia naturaleza es caro y complejo, cuando sobre el 80% de todos los padecimientos de la población pueden resolverse en el nivel primario, con al agregado de que ahora se han construido una gran cantidad de centros diagnostico, los que tienen un papel determinado que cumplir en este tema que parece tan complejo y sin embargo es tan sencillo de resolver. La re-ingeniera también incluye la desconcentración de las regiones de salud, lo que significa transferir competencias manteniendo la regulación en el nivel central, son estas y sus directores los que conocen sus necesidades, los especialistas que necesitan, la forma en que hay que adscribir la población a la atención primaria y las necesidades de su región, pero ademas son los únicos capaces sobre el terreno de implementar acciones que permitan su evaluación, en el nuevo modelo no vale el ¨yo digo¨, todo se mide por resultados y auditorias que deben ser realizadas periódicamente. ¿Porqué nos gusta la presencia del Presidente Danilo Medina en los hospitales? Porque hasta ahora los que han gobernado este país no han dado la importancia que tiene a toda la organización del sistema de salud, todos nos hemos pasado la vida poniendo parches a un modelo que simplemente no soporta mas, que hizo aguas y los distintos ministros con una sola excepción (Altagracia Guzmán) lo que han hecho es conspirar en contra de la reforma de un sector que simplemente ya no soporta mas improvisación. El estilo directo de Danilo creemos que se impondrá a todos los obstáculos que han construido los que siempre conspiran a no cambiar nada, ¿como puede alguien hablar de que un modelo fracasó cuando no hemos sido capaces de implementarlo?¿O es que la enorme cantidad de intereses creados impedirá de nuevo que los ciudadanos de este país dejen de estar haciendo llamados a recolectas para resolver problemas de salud de la población? ¿Como le explicaran los funcionarios del sector al presidente, de que a estas alturas todavía estemos ¨cancaneando¨ y sin una ruta clara a seguir después de 16 años de promulgadas las leyes que dan origen a todos estos cambios?. Si las visitas sorpresa al sector salud dan los mismos resultados que las de otros sectores, es probable que la tan ansiada y esperada reforma del sector salud, postergada por tantos años de irresponsabilidad colectiva, sea una realidad, porque los hospitales nuevos y reconstruidos, como toda obra de ingeniería, tendrán un final. Solo que el Presidente Medina es quien debe asumir con la responsabilidad que lo caracteriza la re-ingenieria del sector, esta sería la obra mas trascendente de cualquier gobierno en la República Dominicana, simplemente porque sin salud no hay nada, ni siquiera educación, porque ambas son las patas de la política social y una sin la otra cojea.

No hay comentarios :

Publicar un comentario