• Cada líder con su combito

    Reporter: Juan Modesto Rodriguez
    Published: miércoles, 27 de diciembre de 2017
    A- A+

    Cada líder con su combito

     por rosarioespinal
    Rosario Espinal
    Articulo publicado el miércoles 27 de diciembre de 2017 en el periódico HOY 
    Un señor ebanista que conozco desde hace muchos años ha sido siempre aficionado de la política. Varias veces me dijo que no criticara el clientelismo porque lo que más alegra un barrio dominicano, según él, son las navidades y las elecciones. Los políticos llevan música, regalos y romo.
    Este señor se enganchó a político, y pasó a ser empleado de la alcaldía de su pueblo el año pasado. Cuando me enteré, precisamente porque necesitaba un ebanista, le pregunté:” ¿y por qué dejaste tu taller para ser empleado de la alcaldía?” Su respuesta: “para embullarme”.
    Esta explicación, si es que su respuesta alcanza ese rango, podría tomarse como indicación de que, a pesar de que muchas personas entran a la política en busca de beneficios materiales y poder, la política es también una fuente de entretenimiento.
    La política es pasional y envuelve a las personas en un activismo constante. Es también adictiva. Para los pocos que tienen la política como misión en busca del bien colectivo, el objetivo es ético y loable. Para los muchos que buscan riqueza, poder y placer, el objetivo es instrumental.
    Si no fuera porque la política es el vehículo para llegar al Gobierno, desde donde se toman las decisiones fundamentales que afectan la colectividad, la diversión fuera sabrosa. Pero el embulle político tiene un alto costo para la sociedad.
    En un país menos bochinchoso, es más fácil poner presión a los políticos para que realmente resuelvan los problemas. En la República Dominicana es difícil, porque con música, regalos y romo se tranquiliza un gran segmento del pueblo.
    No creo que sea simplemente ignorancia de la gente. Los dominicanos no son estúpidos. Es la inclinación cultural al bonche que diluye los posibles esfuerzos para presionar por cambios.
    Solo en un país bochinchoso, donde el placer inmediato sobrepasa la capacidad de cambio y raciocinio, sucede que, a pesar de 50 años de crecimiento económico casi continuo, tanta gente viva en la pobreza, prevalezcan los apagones, el agua llegue a chorritos, el tránsito sea un caos, la corrupción abunde, la impunidad sea regla, y la delincuencia prospere sin un plan efectivo para combatirla.
    Para vivir en el bonche, el cambio se declara imposible. Ante su imposibilidad, solo queda la queja y la risa. Y así vive el pueblo dominicano: entre quejas y risas. La risa puede ser genuina o sarcástica; dependerá del tema, la persona y la situación.
    Solo en un país bochinchoso hay 26 partidos registrados legalmente, con cerca de 20 que no atraen electores, y hay más aspirantes en fila para registrar nuevos partidos. Es por el bonche que no se agrupan; todos los jefes quieren ser candidatos a presidente a menos que saquen más beneficios de una alianza ganadora. Hasta para sus intereses materiales y alcanzar real poder político, unirse en bloques sería más rentable para los opositores. ¡Pero no! Cada líder con su combito.
    El PLD ha gobernado tanto tiempo, en parte, porque ha comprendido la cultura del bonche dominicano. Los peledeístas tienen fama de ser agrios, y sus figuras históricas proyectan una cara vetusta. Pero han distribuido efectivamente, para sus fines, los recursos del Estado. La mejor tajada para ellos; al resto, fiesta y mañana gallos. Ojo: en la repartición han estado incluidos muchos políticos de los que hoy conforman la oposición.
    Al igual que para el señor ebanista, la política en este país es un embulle; los temas van y vienen. Hasta Odebrecht pasó ya de moda y aún no ha terminado el 2017.

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " Cada líder con su combito "