• ÁNGEL RONDÓN Y EL REGALITO DE NAVIDAD DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO

    Reporter: Juan Modesto Rodriguez
    Published: jueves, 21 de diciembre de 2017
    A- A+

    Humberto Salazar
    Exactamente cuando se cumplía el primer aniversario de la publicación por parte del Departamento de Justicia de los Estados Unidos de la confesión de Odebrecht, fue dada a conocer por el Secretario de Estado de ese país Rex Tillerson, una lista de personas a quienes se les aplicó la Ley Sergei Magnitsky, que para nuestra sorpresa incluye el nombre del dominicano Ángel Rondón Rijo.
     Esta ley dictada por el Congreso norteamericano en el año 2012, lleva el nombre de un contador ruso que murió en la cárcel y fue primero usada en contra de los funcionarios de ese país señalados como responsables de esta muerte en asociación con el crimen organizado, en el año 2016 se extendió su aplicación a extranjeros vinculados a violaciones de derechos humanos en cualquier parte del mundo. Que aparezca entonces el nombre de Ángel Rondón al lado de personas acusadas de crímenes tan desvinculados del tema de la empresa brasileña que ha remecido las bases políticas sobre la que se asientan muchos países de nuestro continente, resulta entonces un tema digno de analizar y profundizar para intentar entender el mensaje, si es que lo hay, que se esta mandando a las autoridades judiciales de la República Dominicana.
    Exactamente el 21 de enero del año 2016, se publicó en la pagina del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, la confesión de los directivos de Odebretch donde admitían ser responsables de haber creado una red de sobornos para la concesión de obras de ingeniería en varios países de América Latina y Africa, junto con la lista de países involucrados que incluía la República Dominicana. Un año después, es decir ayer 21 de enero del 2017, se publica la lista de un grupo de personas de nacionalidades repartidas por lugares muy distantes entre si, China, Rusia, Uzbekistan, Nicaragua, Kenya, Gambia, casi todos mencionados están vinculados a temas de derechos humanos, y solo dos son señalados por actos de corrupción siendo uno de ellos el empresario dominicano Ángel Rondón. A primera impresión Rondón no encaja en este grupo donde hay personas que son acusadas de cometer crímenes horrendos, como la limpieza étnica de los Rohinyas en Birmania, donde han muerto o desaparecido cientos de personas y millones han tenido que migrar a causa de la persecución religiosa a que ha sido sometidos.
    Comparar esto con la acusación de haber sido el receptor de 92 millones de dólares para repartir en sobornos no tiene sentido. Pero ademas el empresario dominicano es un acusado que ni siquiera ha sido sometido a un juicio, por lo que tampoco pesa en su contra una sentencia de un tribunal que donde definitivamente la justicia, después de un juicio publico, oral y contradictorio, como corresponde a un estado de derecho, lo haya condenado al examinar las pruebas en su contra. Entonces lo que parece es que los Estados Unidos han querido enviar un mensaje a través de Rondón a los acusados por el caso Odebretch en la República Dominicana, de que para ellos, un año después de la publicación del tema de los sobornos, el tema sigue abierto y exigen una respuesta del sistema judicial del país acorde con la gravedad de los hechos por el cual están siendo acusados.

    No podemos llamarnos a engaño, el lugar donde confesaron los directivos de la empresa brasileña fue el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, y allí es donde reposan las pruebas que soportaran la acusación en los tribunales nacionales, la muestra es que el señor Rondón fue juzgado en ausencia por los organismos judiciales norteamericanos y condenado a la pena que publicó el día de ayer el Departamento de Estado.

     Nadie puede conocer mas de este caso que el país de donde surgió y es dueño de toda la información de sus departamentos de investigación, los que provocaron la admisión de la acusación por parte de Odebetch, y con la confesión de culpa, la aceptación del pago de la multa mas alta a que ha sido sometida empresa alguna en la historia de la justicia de ese país.
    Si hacemos un arqueo de las consecuencias de esta confesión y sus efectos en los países de América Latina mencionados, veremos que en solo un año se ha producido un terremoto político y económico, que ha sacudido desde sus cimientos una serie de gobiernos y personalidades a los que ha metido en un callejón que parece no tener fin.
    Apenas el día de ayer el Presidente del Perú Pedro Pablo Kuczynski fue sometido a juicio político y podría ser sacado del poder, lo que ya ocurrió con Dilma Roussef de Brasil, el Vicepresidente Jorge Glass de Ecuador, este ultimo ademas condenado ya a 6 años de prisión por aceptar sobornos lo que ha causado, entre otras cosas, un enfrentamiento del ex Presidente Rafael Correa con el que era su delfín, el actual Presidente Lenin Moreno y la división de Alianza País.
    Estas son solo algunas muestras de lo que esta sucediendo con los políticos que se acercaron demasiado a Odebrecht en nuestros países, de modo que parece que el gobierno de los Estados Unidos quiso mandar un recordatorio a los implicados en este caso en nuestro país de que ellos están pendientes de lo que esta ocurriendo con este tema. Porque ya se levantaban voces de algunos acusados que actúan como su aquí no hubiera pasado nada, abogados que están pidiendo el archivo del expediente para beneficio de sus clientes, políticos que andan con su traje de campaña como si no fueran parte de una acusación tan seria y hasta otros que se andan postulando para repetir en los cargos que ocupan en la dirigencia partidaria.

    A Rondón el Departamento de Estado en una nota firmada por su titular Rex Tillerson lo acusa definitivamente de corrupto, y en consecuencia lo condena, aplicándole la ley Magnitsky, al impedimento de ingresar al territorio de los Estados Unidos, que sus ciudadanos y sistema bancario consideren a este señor como un paria con quien no se puede hace ningún tipo de negocios y a congelarle todos los bienes que tenga dentro de las fronteras estadounidenses. 

    A los acusados que andan por ahí pensando que ya el juicio pasó y que aquí a nadie le pasará nada, será mejor que se preocupen aunque sea navidad y fin de año, porque algo saben en Washington que nosotros no sabemos, y lo mas probable es que en el juicio que deberá celebrarse el próximo año, haya algunas sorpresas con este caso que pasará a la historia como el mas destructivo desde el punto de vista político que ha afectado a América Latina. Y al señor Ángel Rondón lo que le convendría es callarse, después de todo el es el único de los encartados que confesó haber recibido dinero de Odebretch y dice un axioma que usan mucho los abogados: ¨a confesión de parte relevo de prueba¨.


    Autor:  Humberto Salazar

    Categoría:

  • Aún sin comentarios " ÁNGEL RONDÓN Y EL REGALITO DE NAVIDAD DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO "