viernes, 24 de noviembre de 2017

JOSE RAMÓN NO CEDIÓ AL CHANTAJE DE LADOM ¨EL QUE NO TIENE HECHA...

No hay comentarios :
Humberto Salazar
Lo normal en un país como este lleno de deslenguados, maledicentes y calumniadores en los medios de comunicación, es que cuando un funcionario público tiene un diferendo de algún tipo con una empresa o personaje de alto poder económico, acepte la mediación de los amigos comunes que siempre aparecen en un medio tan pequeño como el nuestro. Hace unos meses advertimos que el sometimiento de LADOM en contra de José Ramón Peralta y otros funcionarios y ex-funcionarios del actual gobierno, nos parecía un ejercicio de chantaje por parte de los dueños de esa empresa, porque al investigar quienes componen la dichosa comisión que autoriza las cuotas de importación de leche, no aparece por ningún lado el Ministerio Administrativo de la Presidencia del cual Peralta es el incumbente. Entendimos como un chantaje vulgar para obtener algún beneficio en una reunión privada, de las tantas que se suceden en este país entre funcionarios y empresarios, con algún sabroso que se prestara a ser puente entre Rafael Díaz, dueño de LADOM, y José Ramón, de modo que todo quedara en el retiro de las querella y la obtención del objetivo, que seguro es económico, de parte del empresario mencionado. Es mas, a traves de varios programas de radio, algunos de los mas populares de la radio matutina, escuchamos amigos entrañables de quien escribe, rogar al Ministro Administrativo, que les permitieran intervenir porque no valía la pena que eso llegara a los tribunales, que un tema como ese podía resolverse entre amigos, es decir libando copas de vino y bebidas caras y al margen de la justicia. Solo que José Ramón ha demostrado ser un funcionario atípico en cuanto a que no permite ni deja pasar una sola de las situaciones que se le han presentado en su condición de funcionario del estado dominicano, desde un cargo que por su cercanía con el presidente de la República, y donde ha tenido que asumir responsabilidades políticas que van mas allá de sus labores administrativas, lo hacen estar ubicado en la primera linea de fuego de los adversarios del gobierno. Porque lo de LADOM y Rafael Díaz no fue una acción aislada, al mismo tiempo se presentaron una andanada de acusaciones por parte del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y su vocero agropecuario Leonardo Faña, en contra de Peralta, quien tampoco dejo pasar el tema y que se enterrara en la prensa, que es lo que suelen hacer tradicionalmente los políticos dominicanos, y sometió por difamación e injuria al dirigente opositor, en una acción que todavía sigue su curso en los tribunales de la República. Y todo esto se enmarcó dentro de las movilizaciones de la ¨mancha verde¨, los escándalos diarios en los medios de comunicación en contra de funcionarios públicos, la denominada lucha contra la impunidad y todo lo que ha ocurrido en el país, que a nuestro juicio es parte de los resabios de los que llevan 7 elecciones perdidas en forma consecutiva, es decir, todo un escenario sensibilizado para enlodar a cualquiera que este en una posición de primacía en el gobierno. Como en nuestro caso hace tantos años, que ni nos acordamos, dejamos de ¨chuparnos el dedo¨, es decir no somos tontos y las canas nos crecieron en medio de los entresijos de la lucha política, no dudamos que los ataques coordinados en varios frentes en contra de José Ramón lo que tenían como objetivo era comenzar a quitarle al Presidente Medina, a través de denuncias y sometimientos, a algunos, en este caso al principal de sus colaboradores y amigos en el gobierno. Porque nadie puede ser tan tonto, estúpido o imbécil, por de decir temerario, como LADOM, Rafael Díaz y sus abogados, para no haber leído el decreto 569-12 del mes de septiembre del año 2012, donde el actual presidente de la República en su articulo 6 modifica la Comisión de Importaciones Agropecuarias y queda integrada por el Ministro de Agricultura, Ministro de Industria y Comercio y el Director General de Aduanas. Entonces si no aparecía por ningún lado el Ministerio Administrativo de la Presidencia, ¿cuál es la razón, que no sea una maldad personal o la intención de hacer un daño político, por la que José Ramón Peralta, que no ha sido designado en ninguna de las posiciones que establece el decreto, figura como acusado en un expediente del que no tiene nada que ver?. Pero no solo eso, LADOM lo acusa de abuso de autoridad, asociación de malhechores y hasta desacato, es decir de faltas graves al Código Penal y hasta al pago de una suma diaria a favor de la empresa y sus directivos por no cumplir, según los abogados, con una sentencia sobre la cual en su condición de funcionario del gobierno no tenia nada que ver.
Claro, lo normal hasta este caso en nuestro país, es que el funcionario público de que se trate, ceda ante las presiones de un rico como el dueño de LADOM, se reúna en algún lugar y se llegue a un acuerdo disque ¨amigable¨ para evitar el escarceo y el morbo que desata un juicio público donde esta incluido una persona que por su condición de figura pública se encuentra todos los días a merced de los hablantes de radio y televisión.
Y esto generalmente se hace porque el que esta en el gobierno generalmente tienen temor a que escarben mucho a su alrededor, son tantos los que tienen cosas que ocultar, y prefiere dar por cerrado los casos de discusiones de este tipo de la forma mas rápida posible y así evitarse temas que podrían resultar conflictivos, sin que importe la defensa del interés colectivo que es el deber de todo el que ocupa un cargo en el estado. Todo esto que por no tener ni pies ni cabeza pareció ser mas un conspiración mediática para aprovechar la ola de denuncias que se produjo en el país durante todo este año y hacerlo daño a José Ramón, se llevó en los tribunales hasta las ultimas consecuencias y el Tribunal Administrativo excluyó de este expediente de LADOM al Ministro Administrativo simplemente porque no tiene nada que ver con eso, una simple lectura del decreto antes mencionado. Ojalá que todos los funcionarios públicos asuman la actitud de José Ramón Peralta, al que lo acusa de algo lo lleva a la justicia a que se lo demuestre y si alguien quiere chantajearlo que el caso lo decida un tribunal, solo que eso lo pueden hacer ¨los que no tienen hechas¨ porque están ¨libres de toda sospecha¨.

No hay comentarios :

Publicar un comentario