sábado, 11 de noviembre de 2017

Ciudadano espera Procurador revoque medida injusta le impuso fiscal de Pedro Brand

No hay comentarios :



El ciudadano Julián de Jesús, que dijo se siente afectado por una mediación del fiscal del municipio Pedro Brand que le obliga a pagar RD$ 7,000 por una acusación de haberle roto a "puñetazos" el vidrio delantero de un vehículo que estuvo a punto de atropellarlo junto a un niño,frente a su casa, pidió al procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez que ordene revisar la medida que le afecta.
En este comentario editorial están los detalles del hecho, sobre "conciliaciones de oído", que se acostumbra en algunas fiscalias, carentes de un descenso "in situs", investigación y levantamiento de testimonios sobre los hechos.

Intervención Injusta

Con mucha frecuencia, el Ministerio Público es empañado en su  empeño por brindar un mejor servicio a la población, por intervenciones injustas,  a veces inoportunas, cojas e imprudentes,en nombre de la justicia.
A veces tenemos funcionarios en las llamadas “Procuradurías Fiscales” instaladas en barrios y municipios, de donde se hace un flaco servicio con intervenciones infelices frente a conflictos.
Al parecer la alta burocracia, prepotencias, altanerías, resabios y hasta abuso de poder, se manifiestan en estas instancias de conciliación, a espaldas de la Procuraduría General, que lucha por adecentar la participación en el mecanismo judicial y realizar una mejor representación de la sociedad.
Lo dicho viene a cuento por una intervención que por sus resultados es injusta y desequilibrada por parte del licenciado José Sánchez, procurador fiscal adscrito a la fiscalía comunitaria de Pedro Brand.
El miércoles pasado primero del mes actual, el señor Julián de Jesús, residente en la calle Angélica del Rosario, del municipio Pedro Brand, estuvo a punto de ser embestido junto a un niño de una vecina que estaba a su lado, por la joven Leida Mateo Gutiérrez, residente en la calle Principal número 12 del barrio Eduardo Brito II.
La calle Angélica del Rosario es estrecha, pero de doble circulación. Está a ambos lados bordeada por numerosas viviendas, frente a las cuales, los vecinos se sientan al frente a poca distancia del borde de la vía. Si dos vehículos se encuentran, uno de ellos debe orillarse para permitir el paso.
Mientras transitaba en su vehículo, la joven Mateo Gutiérrez, debió maniobrar para dejar pasar a otro vehículo en via contraria, pero al parecer, atendía para no pegarse demasiado del auto en marcha y descuidó el lado derecho, donde Julián de Jesús estaba sentado con el niño, frente a su casa.
Poco faltó para que le estropeara junto al niño y solo llegó a romper la silla de plástico en la que de Jesús y el niño estaban sentados. Como pudo, Julián de Jesús evitó ser chocado junto al niño, y le tocó con las manos al vidrio delantero del vehículo de Mateo Gutiérrez, para que se detuviera.
Al día siguiente, Leyda Mateo Gutiérrez, fue a la  fiscalía comunitaria de Pedro Brand, y acusó a Julián de Jesús de haberle roto el vidrio delantero.
De Jesús fue citado para fines de conciliación por el fiscalizador Sánchez, en atención a la querella de Mateo Gutiérrez.
La intervención del magistrado Sánchez fue presionar a Julián de Jesús para que acordara con su demandante el pago de RD$ 7,000 por la rotura del vidrio, que alega Mateo Gutiérrez.
Julián de Jesús que estuvo a punto de ser atropellado, terminó siendo perjudicado. No tiene las manos lastimadas, porque para romper de un manotazo el vidrio de un auto, debió estar lastimado, aunque él admite que si golpeó el vidrio, para que la conductora se parara a enfrentar el incidente, pero no tan fuerte para romper un cristal.
El fiscal Sánchez, no vio el vidrio roto del vehículo de Mateo Gutiérrez, porque según declaró el demandado Julián de Jesús, Leyda Mateo Gutiérrez, no llevó el auto a la Fiscalía.
Antes de obligar al demandado a firmar un pago de 7 mil pesos por el vidrio, consideramos que el fiscal debió realizar un descenso, tanto al lugar donde ocurrió el incidente, a obtener testimonios y verificar si el vidrio delantero fue roto por el manoplazo de Julián de Jesús, o ya estaba roto por otras causas. Pero no, se adoptó una decisión burocrática, mecánica, sin investigación, como se hace la mayoría de las intervenciones en estas instancias, donde las autoridades intervienen con el propósito de conciliar conflictos.
De Jesús fue “condenado” a pagar el vidrio roto, sin que se estableciera su culpabilidad, sino por presunción, frente a una demanda de una conductora que debió ser más cuidadosa.
La insolvencia de Julián de Jesús es tan evidente que debió firmar para pagar el vidrio roto en dos plazos:  RD$3,500 para el día 15 y otros tantos para el día 30 de este mes. Leyda Mateo Gutiérrez, le preocupó más el vidrio roto al auto que el daño que pudo provocar a dos vidas, incluida la de un niño, por una temeridad en el tránsito.
El fiscal Sánchez, con todo el poder en sus manos, en representación de la Procuraduría Fiscal de Santo Domingo, realizó una intervención injusta en este caso, que merece la protesta y la atención de las autoridades superiores del Ministerio Público.


No hay comentarios :

Publicar un comentario