lunes, 20 de noviembre de 2017

65% ES EL NUMERO QUE FALTA EN LAS ELECCIONES CHILENAS

No hay comentarios :
Humberto Salazar
Si un numero puede medir la apatía de los chilenos por los partidos, los candidatos, el discurso político, las eternas discusiones en en congreso, las elecciones, pero muy específicamente de un valor imprescindible en la democracia es el 65, cifra que marca la abstención en la primera vuelta electoral del pasado domingo. Aunque la prensa internacional lo que destaca son los porcentajes obtenidos por cada uno de los ocho candidatos, la caída de Nueva Mayoría, el ascenso del Frente Amplio, la consolidación de una nueva corriente de derecha cercana a los pinochetistas y la participación en diciembre de Piñera y Guillier, lo que mas debe llamar la atención es la escasa participación. En números frios, casi 7 de cada 10 chilenos con derecho al voto se quedaron en sus casas y dijeron ni para allá voy a mirar; los que no votaron se acercan al doble de lo que sacó quien obtuvo la primera mayoría; de 14 millones de electores solo asistieron poco menos de 6 millones; Piñera obtuvo 2.4 millones de votos que en términos reales correspondería a un 13% de total de electores en ese país. Y cuando analizamos las ofertas electorales pues hay para todos, desde los comunistas que se presentaron solos, y fracasaron en su intento de tener representación en el Senado, hasta los seguidores se José Antonio Katz que apoya públicamente al gobierno de Pinochet y sostiene políticas tan absurdas como liberalizar las armas a la población o volver a prohibir el aborto, es decir, por falta de opciones no se produjo al abstención. Este es un fenómeno digno de estudio y que debe llamar la atención a los políticos de todo el continente, pero muy especialmente a los dominicanos, que tenemos un proceso político parecido al de Chile, claro sin llegar todavía a los niveles de bienestar que ha alcanzado ese país, pero hemos sostenido una variopinta coalición de partidos, encabezada por el Partido de la Liberación Dominicana, que lleva ya 4 periodos consecutivos al frente del ejecutivo y somos la economía mas exitosa de nuestra región. ¿Porqué los chilenos no fueron a votar el domingo? A veces las abstención se produce porque la ciudadanía piensa que todo esta muy bien, tan bien que no vale la pena ir a ejercer el derecho al voto porque cualquier cosa que pase no variará el rumbo que tienen el país y la economía, esto sucede históricamente en los países donde existen derechos adquiridos por los ciudadanos a partir de una situación fuerte y donde existen fuertes clases medias que impiden giros bruscos en las políticas de estos países. En el caso de Chile podría resultar inexplicable la baja participación en un país donde existen todavía recuerdos de una época de franca represión explicada por la extensión durante 18 años de una dictadura militar en una época de fuerte confrontación política y la existencia de dirigentes de partidos de los mas tradicionales y entrenados de todos los del continente, es decir, existen condiciones mas que suficientes para que haya una amplia participación política porque hace apenas 27 años en ese país no se podía votar. Ese 65% de abstención demuestra una profunda crisis del sistema político de ese país, donde votar o no votar da la mismo para la inmensa mayoría de los chilenos, ya que no hay un nivel de involucramiento de los ciudadanos en la política, es como si eso no importara porque los dirigentes de los partidos se adueñan inmediatamente transcurren los procesos electorales de los cargos para los que fueron electos y se olvidan de que son representantes y no exactamente dueños de esas posiciones. Al final existe la percepción de que existe una democracia son ¨demos¨, es decir sin pueblo que vote, sin que se produzca un cuestionamiento a la legitimidad del gobierno electo porque después de todo lo importante es cumplir con el ritual electoral cada cuatro años, en el caso de Chile, y como la ciudadania no se involucra en nada que sea política a traves de partidos anquilosados y añejos, pues los mas jóvenes no votan porque no les interesa y los mas pobres porque todo seguirá igual, entonces la decisión queda en manos de una minoría que cada día va decreciendo en número de integrantes. En un discurso que tuvo la Presidenta Bachelet antes de las elecciones, donde exhortó a la ciudadanía a la participación, ella hablaba de que se necesitaba una renovación del sistema de partidos de modo que se integraran caras nuevas a las direcciones de esas organizaciones y que desde ahi surgieran las caras nuevas que se necesitan para incentivar a los mas jóvenes a participar construyendo propuestas nuevas, ideas y planteamientos novedosos que laven la cara a los políticos de su país. La abstención entonces fue la gran ganadora del proceso electoral chileno, por mas que quieran marcar tendencias de ¨ganadores¨ y ¨perdedores¨, pues un país donde solo se exprese un 35% de la población en las urnas en unas elecciones presidenciales lleva en si mismo un gran cuestionamiento a un sistema de partidos que no es capaz de movilizar siquiera a la mitad de la población, el análisis de participación nos muestra que en Chile se impuso y récord mundial del abstencionismo lo que provoca un fuerte cuestionamiento de legitimidad de su clase política incluyéndolos a todos. Trasladando el ejemplo a la República Dominicana, esto es una lección para los que se afanan en mantener, cual su los partidos fueran clubes privados, alejados a grupos como los jóvenes, mujeres y clases medias, que cada día ven como los partidos políticos en nuestro país cada día solo sirven instrumento para una serie de dirigentes políticos que se han eternizado en los cargos internos como forma de tener acceso a los espacios de poder y siempre son los mismos nombres y las mismas personas cual si viviéramos todavía en la década de los 60 y 70. Como en Chile, los partidos políticos dominicanos no pueden ni deben tener como razón y motivo de su existencia hechos pasados que ya no tienen relación con la parte mas joven de nuestra sociedad, que exige respuestas a sus problemas y medios de expresión para sus inquietudes, que pide escenarios donde demostrar su talento y posee un nivel de cuestionamiento a partir del conocimiento que no poseyeron en su momento las generaciones que les antecedieron. Por esto es tan importante abrir esos espacios dando cabida a las caras nuevas que necesita la actividad política desde la base de sustentación del sistema que son los partidos políticos, y a través de metodologías novedosas, como lo son las elecciones primarias y simultáneas, abrir ese vaso comunicante entre los partidos y la ciudadanía que es el oxigeno que necesitan nuestros partidos para sobrevivir.

No hay comentarios :

Publicar un comentario