AGUACATES CONTRA CONSIGNAS, LAS MARCHAS VERDES DE LOS DOMINGOS

OPINIÓN
Humberto Salazar
En la mañana de ayer, tal como viene produciéndose desde hace meses, se produjeron dos marchas verdes a horas coincidentes y con motivos diferentes, una en la comunidad de El Pinar en de San José de Ocoa, y la otra recorrió algunas calles de la ciudad de Santo Domingo.
El color verde de las visitas sorpresas se acentuó con la presencia del Presidente Danilo Medina en su visita número 175, con los productores de aguacate de las montañas que rodean a comunidad de Ocoa, donde habló en forma franca y directa con los campesinos organizados para coordinar la asistencia que le dará el gobierno para aumentar la producción de este fruto.
Por el lado de la capital, un grupo de entre 6 y 8 mil vociferantes vestidos de verde (esta bien que el photo shop hace maravillas pero el montaje de prensa con las fotografías es muy burdo) fue convocado de todo el país, para plantear que se desate una crisis institucional que de al traste con el gobierno que eligieron los dominicanos el pasado año.
Recalcamos la baja asistencia de los verdes de la capital, porque hubo un bombardero masivo con las caras de los que dicen ser ¨líderes de comunicación¨ en el país, pidiéndole a la población que asistiera a esa actividad y, a pesar de la manipulación de las fotos para parecer que hicieron temblar la tierra y los tontos mitómanos se lo creen, los videos no mienten y los políticos aprendimos hace años a contar gente en las manifestaciones.
La apuesta es clara, por el lado de Danilo y el gobierno, el afán es concentrar el esfuerzo nacional en dar la mano a los sectores excluidos y desprotegidos a través de la ayuda directa con compromisos asumidos en primera persona por el primer mandatario de la Nación, en base a un programa de inclusión social de los sectores campesinos nunca vista en el país desde la reforma agraria promovida por Joaquín Balaguer.
En cambio de parte de los convocantes de la ¨mancha verde¨ citadina, de lo que se trata es vender la idea de que existe una crisis política y social en el país, que sirve como caldo de cultivo para promover el caos derivado de las protestas y acusaciones callejeras, que, en caso de extenderse provocaría una ruptura de las bases institucionales sobre las que hemos construido nuestro sistema democrático.
Para tener una idea de cual es el pensamiento que existe en un organismo tan importante a nivel global como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) sobre lo que está ocurriendo en la República Dominicana, veamos lo que dice su representante en el país en una conferencia que dictó en la Universidad Católica.
Dice Carmelo Gallardo Representante de la FAO en el país, que ¨el desarrollo de los países esta vinculado a que sus economías rurales consigan mejorar la economía de los pequeños productores en las áreas de menos impacto social de los Estados¨.
Y sigue diciendo el experto de la ONU: ¨La República Dominicana no alcanzará el desarrollo pleno si no se preocupa en superar la pobreza rural la cual es muy acentuada…..ningún país ha logrado niveles altos de desarrollo manteniendo su población rural en condiciones de pobreza y marginalidad, por lo tanto, es necesario que se de participación al desarrollo a los ciudadanos que viven en las comunidades rurales¨.
Entonces a la luz de estas afirmaciones, el camino correcto es el de la ¨¨marcha verde¨ que esta realizando el Presidente Medina cada domingo, ya son 175 visitas a comunidades rurales que sienten el apoyo del gobierno en la ruta que se ha trazado de ayudarlos a salir de la pobreza, la marginalidad y la exclusión a que han sido sometidos tradicionalmente por los políticos dominicanos.
La visita de ayer los que busca, al igual que las 174 anteriores, es dignificar la vida de los que menos tienen y viven en la zona rural, aumentar la producción de alimentos de modo que seamos autosuficientes e integrar al circulo virtuoso de la creación de riqueza a los olvidados por los que vivimos en nuestras grandes ciudades y nos hemos olvidado del tercio de nuestra población que vive en la zona rural, es un esfuerzo para accesar a ese estado de desarrollo de que habla el representante de la FAO.
Los vociferantes de la ¨mancha verde¨, en cambio, lo que hacen es un llamado al caos, ocupan las calles acompañados por su música ¨sesentera¨ convocando a la confrontación con el Estado, el cuestionamiento a nuestras instituciones, las acusaciones mendaces en contra de todo el que se les acerca, el odio a la estabilidad y el crecimiento, toda una invitación a que iniciemos una situación de desbarajuste institucional que nos lleve al desorden y al enfrentamiento inútil.
Como han sido incapaces de enfrentar y vencer en las urnas al Partido de la Liberación Dominicana, porque el resultado de las elecciones del 2016 fue la diferencia mas grande en la historia de la democracia en favor del actual Presidente Danilo Medina, primero pidieron la renuncia y ahora el sometimiento a la justicia de quien dirige el país, olvidándose de que para su sustitución la Constitución indica una fecha cierta: 16 de agosto del 2020, solo que hay unas elecciones de por medio donde deben vencer en unas elecciones y eso es precisamente lo que no quieren.
No sabemos si fue a propósito que el gobierno decidió el mismo día de la ¨mancha verde¨ en la capital, ir a visitar a los productores de aguacate, uno de los frutos que se producen y se consumen con su cascara bien verde, este puede ser la imagen de los caminos divergentes a que nos invitan a seguir Danilo Medina por una parte y los de la ¨mancha verde¨ por el otro.
El Presidente Medina se dirigió a los campesinos invitándolos a subirse al carro del progreso, de la estabilidad, de la producción de alimentos, del ingreso económico suficiente para ellos y sus familias, de la posibilidad de mejorar sus productos para la exportación, del rescate de los bosques que los circundan para beneficio de ellos y de todo el país.
Por el lado de la ¨mancha verde¨ el manifiesto que leyeron ante los que asistieron a escucharlos es claro, someter a la justicia a todo el que se les ocurra y este ocupando un espacio de poder, para producir un vacío a la cabeza de las instituciones, de modo que ellos sean llamados para ¨salvar la patria¨, como aquel Consejo de Estado que se repartió todo lo que dejó el dictador, solo que para que esa hoja de ruta se cumpla se necesitan ciertas condiciones y esas no existen en la República Dominicana de hoy.

Leave a comment